Nacional

Vox elige como coordinador en Madrid a uno de los 'padres políticos' de Ángel Carromero

Antonio Escudero coincidió en la dirección del PP del distrito madrileño de Salamanca con el ahora secretario regional de Nuevas Generaciones. Ambos capitanearon una corriente interna que reclamaba la celebración de primarias en las filas populares. Llegaron a compararse con los sublevados del Dos de Mayo de 1808.

Ángel Carromero, a la salida del centro penitenciario de Segovia tras la obtención del tercer grado.
Ángel Carromero, a la salida del centro penitenciario de Segovia tras la obtención del tercer grado. VALENTÍN GONZALO (EFE)

Después de su puesta de largo el pasado enero, Vox se está expandiendo por la geografía española y nombrando coordinadores territoriales con la vista puesta en las próximas elecciones europeas y generales. Una de las últimas designaciones ha sido la de Antonio Escudero como responsable de la formación en la provincia de Madrid. Al igual que el camino seguido por otros compañeros de partido como el vicepresidente del Parlamento Europeo y expresidente del PP catalán, Alejo Vidal-Quadras, el exdiputado vasco Santiago Abascal o el exfuncionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA durante 532 días y militante popular entre 1987 y 2008.

En la hoja de servicios de Escudero sobresale su historial como secretario general del PP en el distrito madrileño de Salamanca, el barrio burgués de la capital, y como portavoz del partido en la respectiva Junta Municipal, cargo que ha desempeñado hasta el año pasado. Licenciado en derecho, especializado en gestión de patrimonios, abogado y empresario, Escudero coincidió en el Comité Ejecutivo del PP del barrio de Salamanca --la que ha sido la agrupación con más afiliados de toda España y uno de los principales caladeros de votos de la capital-- con el ahora secretario general de Nuevas Generaciones de Madrid, Ángel Carromero.

El coordinador de Vox es uno de los padres políticos de este joven, junto al presidente del PP en el distrito desde 1997, Íñigo Henríquez de Luna, ahora portavoz en la Asamblea de Madrid, y, por supuesto, la presidenta de los populares madrileños, Esperanza Aguirre, firme defensora de su inocencia.

El dirigente novel fue condenado en Cuba en 2012 a cuatro años de prisión por el accidente de tráfico en el que murieron los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero. Todavía se encuentra cumpliendo el tercer grado en España, lleva una pulsera de control telemático y está a la espera de que el Gobierno le conceda el indulto. Colocado como asesor en el Ayuntamiento de Madrid, la actual presidenta de Nueva Generaciones en la región, Ana Isabel Pérez, le nombró el pasado octubre su mano derecha. Está previsto que presente este mes su libroMuerte bajo sospecha. La verdad sobre el caso Ángel Carromero, de la editorial Anaya, donde narra su versión de las muertes de Payá y Cepero.

Escudero y Carromero entendían que el PP de Mariano Rajoy se había "replegado en un inmovilismo y una autocomplacencia que muy pocos entienden" tras su segunda derrota ante Zapatero

Sin embargo, esta trayectoria tuvo unos inicios, que se remontan a 2006 cuando fue nombrado presidente la rama juvenil del PP en el distrito de Salamanca. Allí, Carromero, entonces un mancebo de la política que aspiraba a lo más alto, compartió mesas de trabajo y reuniones de partido con Escudero, que ejercía de número dos de Henríquez de Luna. 

De hecho, ambos, el hoy coordinador de Vox y Carromero, junto a otros compañeros, capitanearon una iniciativa --finalmente no vería la luz-- para presentar una enmienda en a favor de las primarias en el congreso nacional del PP que se celebró Valencia en junio de 2008. Fueron dos de los once compromisarios del PP en dicho distrito (contaba entonces con casi 5.500 militantes) que amenazaron con este movimiento en pro de una "mayor democracia interna". Llegaron a compararse con los sublevados del Dos de Mayo de 1808. 

Denunciaron que el PP de Mariano Rajoy, tras su segunda derrota electoral frente a los socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero, se había "replegado en un inmovilismo y una autocomplacencia que muy pocos entienden", por lo que exigían aplicar el "principio demcrático" para salir de la "situación de desconcierto".

Pretendían que los militantes del PP pudieran "elegir de forma universal, directa, libre y secreta a los presidentes" del partido y a los candidatos de las listas nacionales, autonómicas y municipales. Este reclamo, seis años después, todavía no ha sido atendido por Génova. En cambio, Aguirre sí autorizó las primarias en el último congreso de NNGG de Madrid. 

Buesa y Bustelo también se unen

Escudero se hace ahora cargo de la coordinación de Vox en Madrid con "la ilusión de iniciar un proyecto liberal, para defender la libertad, la unidad de España y la regeneración democrática". Ostentará el cargo hasta el próximo octubre cuando se celebre la primera Asamblea General Ordinaria. De momento, este sábado tiene lugar una reunión extraordinaria para elegir al Comité Ejecutivo provisional.

El expresidente del Foro de Ermua Mikel Buesa, que llegó a ir en las listas del PP en las municipales de 2007 y después participó en la fundación de UPyD (se desligó después), y Carlos Bustelo, exministro de Industria y Energía con Adolfo Suárez, han sido los últimos en sumarse a este proyecto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba