EL ESCÁNDALO DE LOS SMS EN EL CASO PUJOL

Moragas y la exnovia de Jordi Pujol Jr. abortaron un encuentro para evitar ser fotografiados juntos

El jefe de Gabinete de Rajoy y Victoria Álvarez acordaron encontrarse en Barcelona en diciembre de 2012, poco después de estallar el escándalo. Ella dio marcha atrás al sentirse "hipercontrolada". "No creo que sea conveniente para nadie y menos para ti que vengas a mi casa", le dijo. "Nos veremos de algún modo", fue la respuesta de la mano derecha del presidente.

El cruce de SMS entre Jorge Moragas, jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, y María Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, debían tener su continuación con un encuentro personal entre ambos. De hecho, ambos llegaron a fijar lugar y fecha para el mismo: el domicilio de ella en Barcelona y las Navidades de 2012, poco después de que saliera a la luz pública la denuncia contra el primogénito del expresidente de la Generalitat. Sin embargo, aquel encuentro fue abortado poco antes de tener lugar. Así lo relevan los mensajes que se intercambiaron uno y otro, y que obran en poder tanto de la Oficina Antifraude como de la Audiencia Nacional. En uno de ellos, a los que ha tenido acceso Vozpópuli, Vicky le dice a la mano derecha del presidente del Gobierno que no cree "que sea conveniente para nadie y menos para ti que vengas a mi casa". La exnovia de Jordi Pujol Jr. lo justifica en que está "hipercontrolada y lo que faltaba eran fotos". Moragas, que en ese momento se encuentra de viaje oficial junto a Rajoy en Afganistán, le manda "un besito" y le dice "nos veremos de algún modo".

El cruce de mensajes entre ambos se había iniciado el 20 de agosto de aquel año, cuando María Victoria Álvarez le remitió uno en respuesta a una llamada anterior del político que no había podido contestar. "Hola niñooo... aunque políticamente no estoy muy de acuerdo en cómo hacéis las cosas... siempre es agradable ver a un amigo". Tres meses después, ya en noviembre, ambos inicían el cruce de SMS relacionados con el caso Pujol y la denuncia que la exnovia del primogénito del expresidente de la Generalitat está dispuesto a presentar. "Sabes que sé lo suficiente como para saber que Suiza es la puntita de un gran Iceberg", le envía a las siete de la tarde del 20 de noviembre.

Un mensaje al que siguen ese mismo día otros dos de la mujer. En el primero le asegura que está "teniendo un acoso de Jordi. Uf... está acojonado de que hable... jejeje", para un minuto después, y ante la nula respuesta de Moragas, remitirle él tercer: "Y tú da señales de vida". Este SMS surte efecto, y cuatro minutos más tarde el jefe de gabinete de Rajoy le hiciera llegar el mensaje revelado hoy por Vozpópuli: "Si dieses una entrevista y contases todo salvarías a España y yo te haría un monumento. Besote". A partir de ahí, ambos cruzan numerosos mensajes sobre los pasos que María Victoria Álvarez ha dado para denunciar lo que sabe sobre los oscuros negocios de Jordi Pujol Ferrusola y la repercusión de todo ello en los medios de comunicación. Es ahí, cuando la mujer parece desbordada y busca consejo en el hombre de Moncloa. Son las tres de la tarde del 18 de diciembre de 2012:

María Victoria Álvarez: No has leído El Mundo?? Con la portada tienes de sobras. Sale en La Gaceta.

Jorge Moragas: No lo había leído. Estoy en una comida. Lo miro luego y te digo. Besos.

Dos horas y media después, la mujer vuelve a contactar con el político:

MVA: Pues estoy en todos los telediarios... joder!!! Están llamando periodistas a mis empresas, a mi hijo... preguntando

La respuesta no le llega hasta cerca de las diez de la noche:

JM: Mucho ánimo y fuerza. Me dicen que la filtración viene de la Audiencia Nacional lo que es impresentable... Un besote.

Pese a las palabras de ánimo, María Victoria se muestra en los siguientes mensajes muy nerviosa por la repercusión, ante lo que la mano derecha de Rajoy intenta calmarle y le ofrece encontrarse en unos días. "Los medios están desbocados. Espero tengas buen abogado/a. Duerme tranquila. Te intento ver en Barcelona el finde navideño si te ape[tece]. Besos", le ofrece Moragas, a lo que la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola acepta. "Gracias... si me aparecería verte un ratillo. Besos y gracias otra vez". Sin embargo, tres días después, María Victoria Álvarez le envía el mensaje en el que da marcha atrás a dicho encuentro.

MVA: Hola!!! No creo que sea conveniente para nadie y menos para ti que vengas a mi casa... estoy hipercontrolada, y lo que faltaba eran fotos.

JM: Ok. un besito desde Afganistán. Nos veremos de algún modo.

MVA: Gracias Besos.

En los días posteriores, ambos siguen intercambiando SMS. El mismo día de Nochebuena, María Victoria le remite un enigmático mensaje. "Con la iglesia hemos topado... Lo sabías??", le escribe al político, quien contesta integrado con un "no? Qué pasa?". "Te cuento cuando nos veamos", es la lacónica respuesta de ella. Tres días más tarde, María Victoria le informa que pasará Nochevieja y Año Nuevo fuera de Bárcelona. El hombre de Moncloa le recuerda que "esto va a ser muy duro para ti, retirate si no te sientes preparada para que te exhiban sin pudor. Todos mis respetos en todo caso. Besos". Ella, sin embargo, se muestra decidida: "Para eso ya es tarde. Si lees la prensa hoy verás que la Fiscalía ha pedido al juez [Ruz] que me tome declaración. Pero es que ya está bien de callarse ante barbaridades. Nos quejamos de la corrupción y si no ponemos algo de nuestra parte..."


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba