Nacional

Las ventas de armamento de España cayeron un 18% en 2014 por los Países del Golfo

Las ventas a la Península Arábiga se hunden y lastran las exportaciones españolas de material de defensa. Desde luego, el sector va a echar de menos la frenética actividad que desplegaba el rey Juan Carlos en la zona. 

Un A400M de Airbus en vuelo.
Un A400M de Airbus en vuelo. Airbus

Las exportaciones de material de defensa de España cayeron un 18 por ciento en 2014. Según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio, las ventas descendieron hasta los 3.203 millones de euros frente a los 3.907 millones de 2013.

A pesar de la caída, la trayectoria de esta partida ha sido claramente ascendente desde los 400 millones que se facturaban allá por el año 2005. El retroceso del año pasado más bien obedece al hundimiento de las ventas a los Países del Golfo, que en 2014 rondaron los 400 millones de euros y que en 2013 se habían disparado al entorno de los 1.200 millones. Los viajes del Rey Juan Carlos a la zona eran una moneda corriente. Desde luego, el sector va a echar de menos la frenética actividad que el monarca desplegaba como primer diplomático de España en la Península Arábiga. 

En cambio, las ventas de armamento a los países de la UE remontaron en 2014 hasta los 1.830 millones desde los 1.414 millones del ejercicio previo, gracias a la colaboración que España mantiene con sus socios europeos en la fabricación del caza de combate Eurofighter y del avión de transporte militar A400MReino Unido fue nuestro principal cliente al comprarnos artículos por valor de 862 millones, entre los que destacan tres aviones de reabastecimiento en vuelo, un avión de transporte militar y piezas y partes para el Eurofighter 2000 y el A400M. A continuación, Francia adquirió 520 millones de armamento, seguido de Alemania con 272 millones e Italia con 96 millones. Estos países se hicieron, sobre todo, con partes y piezas del Eurofighter y del A400M, de helicópteros, de misiles y de radares. Curiosamente, Grecia compró 47 millones destinados a combustible militar y tecnología para la fabricación de helicópteros.

El grueso de las exportaciones militares lo acapararon las aeronaves. España vendió el año pasado un total de 26 aviones, siete menos que en el curso anterior. Sin embargo, esta rúbrica sólo disminuyó de los 2.756 millones a los 2.598 millones. Por programas, los más relevantes fueron el A400M, el avión cisterna A3030 MRTT y el Eurofighter-2000, los cuales supusieron ingresos para España de 1.056 millones, 582 millones y 192 millones de euros, respectivamente.

Dentro de los países miembros de la OTAN, Turquía sobresale con 243 millones por haber comprado dos A400M. Fuera del ámbito de la OTAN y la UE, hay que resaltar las exportaciones a Arabia Saudí por valor de 292 millones al venderle un avión cisterna, repuestos de aeronaves y sistemas de contramedidas electrónicas y de vigilancia de perímetro. En el caso de Australia, los envíos ascienden a los 139 millones de euros, básicamente por la venta de bloques para la construcción de destructores y de lanchas de desembarco. La siguiente es Indonesia, cuyas expediciones sumaron los 112 millones debido a la adquisición de 2 aviones de transporte, repuestos y equipos de tierra.

Países complicados

Pese a las revueltas en Egipto y haber vetado una parte de las exportaciones militares a este país, España ha seguido comercializando material de defensa a los Gobiernos de El Cairo por cantidades sustanciales, en concreto 126 millones en 2013 y 107 millones en 2014, fundamentalmente por las ventas de aeronaves, motores y componentes de aviones y recambios de vehículos. Paradójicamente, al mismo tiempo que se vendía con alegría armamento, en 2014 se denegó a este país la venta de material antidisturbios.

Por el contrario, como parte de la ofesiva internacional en contra del Estado Islámico, el Gobierno ha aprobado ventas de armas a Irak por valor de 95 millones de euros. Todo con tal de apoyar a los iraquís y los kurdos a la hora de detener el avance del califato por la región.

En cuanto a Israel, España prácticamente no le exporta material militar desde la primera Intifada. Tan sólo vende componentes de tránsito hacia otros países o que vienen de vuelta luego a nuestro país, como es el caso de componentes de un misil de Tierra español o de los sistemas electro-ópticos de vigilancia, observación y detección de blancos que se usan para el Eurofighter. Y todo ello únicamente ascendió a los 3,4 millones de euros en 2014.

El Gobierno español rechazó además la venta de cuatro aviones de transporte a Sudán del Sur y como todos los países de la UE ha aplicado un embargo de importaciones y exportaciones de armas a Rusia, el cual no se extendió a los contratos ya suscritos porque Francia ya había obtenido un pedido de helicópteros.

En lo que respecta al material antidisturbios, España exportó un millón de euros de estos ítems a Venezuela antes de suspender las ventas al Ejecutivo de Caracas en marzo de 2014, justo en medio de las revueltas contra Maduro. De hecho, en 2013 se vendieron 2,7 millones de estos artículos como máscaras antigás, filtros, trajes blindados o colorantes empleados en las bombas de humo para marcar e identificar a los manifestantes. En total, en 2014 comerciamos con Venezuela armamento por importe de unos 10 millones de euros frente a los 16 millones del 2013. Además del equipo antidisturbios, a Caracas se le colocan también bloques para la construcción de un buque de vigilancia del litoral. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba