Crece el malestar en el Grupo Socialista por los bandazos de Pedro Sánchez

Continúa la desbandada en el PSOE: el exministro Valeriano Gómez dejará su escaño a finales de mes

El malestar dentro del Grupo Parlamentario Socialista por los continuos vaivenes de Pedro Sánchez crece por días. En medio de la desazón, el exministro de Trabajo Valeriano Gómez ha tomado ya la decisión de abandonar su escaño después de renunciar a asumir responsabilidades en el equipo económico.

El que fuera ministro de Trabajo con José Luis Rodríguez Zapatero y portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, ha decidido dejar su acta de diputado en cuanto finalice el actual periodo de sesiones. Eso ocurrirá en Navidades, coincidiendo con la aprobación de los Presupuestos estatales para 2015. “Ha sido una decisión muy meditada que ya adelanté a Pedro Sánchez después del verano. No obstante, continuaré colaborando con el consejo encargado de elaborar el futuro programa electoral”, afirma el todavía diputado socialista. Gómez concurrió en las legislativas de 2011 como número tres por Madrid y ahora, recién cumplidos tres años de la legislatura, ha decidido retornar a su trabajo en la Fundación Ortega y Gasset.

Valeriano Gómez regresará a su trabajo en la Fundación Ortega y Gasset tras las Navidades

En declaraciones a EFE, el exministro ha asegurado este jueves que se trata de una decisión "meditada de carácter personal" y "para nada tiene que ver con discrepancias" con la dirección del partido. "Tengo mis propias opiniones, pero la dirección cuenta con mi pleno apoyo. Es una decisión que entra en la lógica política después de los cambios en el partido", ha señalado Gómez, quien lleva ligado al PSOE 40 años.

El dirigente socialista ha recalcado, en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso, el "orgullo" que siente por haber representado a los madrileños en la Cámara Baja y ha dicho que, pese a la despedida, se marcha contento por haber cumplido su papel.

Gómez volverá ahora a la actividad profesional que desempeñaba como economista en la Fundación Ortega y Gasset antes de acceder al Gobierno y antes de ser diputado, aunque ha precisado que no abandona el partido y que seguramente seguirá vinculado al PSOE "toda la vida". "Siempre he creído que de la política se deben ocupar muchos durante un periodo de tiempo y no unos pocos durante toda su vida", ha añadido el exministro.

En paralelo, Gómez ha dirigido una carta de despedida a sus compañeros parlamentarios en la que les ha agradecido la consideración y la amistad dedicadas durante estos años y en la que ha explicado de forma detallada las razones que le han llevado a tomar esta decisión. "Siento que ahora debo dejar que otros tomen el testigo", ha escrito en la carta en la que también ha insistido en el "humilde orgullo" de haber sido parte del Gobierno junto a figuras como José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba y Manuel Chaves, de los que, según ha destacado, aprendió mucho.

Primero Guerra, ahora Gómez

Su abandono llega tres semanas después de conocerse que el del exvicepresidente Alfonso Guerra también abandonará la política, en esta ocasión tras más de cuatro décadas de ejercicio. Estas dos bajas en el grupo parlamentario se producen en un momento en el que el malestar en las filas socialistas, por los bandazos de Pedro Sánchez, van en aumento. El último ha tenido que ver con su anuncio de que derogará si llega al Gobierno el artículo que dentro de la Constitución garantiza el principio de estabilidad presupuestaria, una improvisación que le ha generado duras críticas en buena parte de los parlamentarios del PSOE.

Gómez ha sido candidato frustrado a entrar en el regulador

En la preparación del debate presupuestario celebrado el pasado octubre en el Congreso, no se tuvieron en cuenta los criterios de Valeriano Gómez ni tampoco los de otros diputados que colaboraron codo con codo con Alfredo Pérez Rubalcaba. Y eso que Sánchez ha terminado optando por Juan Moscoso como portavoz de Economía, a pesar de que durante los meses que precedieron a la elección del secretario general apoyó la candidatura de Eduardo Madina. En parecidas circunstancias se encuentra la diputada catalana Meritxell Batet, casada con el actual secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ahora al frente del programa electoral del PSOE junto al exjefe de Gabinete de Zapatero, José Enrique Serrano.

Valeriano Gómez ha perdido en el último semestre varios trenes, aseguran fuentes socialistas. Estuvo a punto de ser nombrado consejero de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), pero Rubalcaba frenó la entrada del PSOE en este organismo por el estallido del ‘caso Bárcenas’, que le llevó a romper, aparentemente, relaciones con el PP. Con posterioridad, sonó como posible sustituto de Magdalena Álvarez en la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), vacante que el Gobierno acabó cubriendo con Román Escolano, hasta el pasado verano presidente del ICO. Finalmente, Valeriano Gómez se quedó también fuera de la lista europea, donde sí consiguieron enrolarse Elena ValencianoRamónJáureguiJosé Blanco e Inmaculada Rodríguez Piñero, entre otros diputados.

En la lista del Congreso se da como segura la baja de Diego López Garrido y Jesús Caldera, después de apoyar a Eduardo Madina

En el Grupo Socialista se da por descontado que habrá nuevas bajas y que de la candidatura para las próximas elecciones generales se terminarán cayendo parlamentarios que apostaron con entusiasmo por Madina en el congreso extraordinario de julio, entre ellos Diego López Garrido y Jesús Caldera. También está pendiente de decidir qué se hace con el expresidente andaluz Manuel Chaves si, al final, termina siendo imputado junto al senador José Antonio Griñán en la investigación del Tribunal Supremo sobre los ERE andaluces.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba