EL FINAL DE LA VIOLENCIA TERRORISTA

La Justicia ordena excarcelar el lunes al etarra arrepentido Valentín Lasarte, asesino de Ordóñez

El preso abandonará la cárcel después de cumplir 19 de los 340 años a los que fue condenado por siete crímenes. Desde hace meses disfrutaba de permisos periódicos de salida tras haber renegado en 2008 de la banda y acogerse a la 'Vía Nanclares'.

Lasarte pasea por la localidad navarra de Lodosa durante el primer permiso que disfrutó en mayo de 2013.
Lasarte pasea por la localidad navarra de Lodosa durante el primer permiso que disfrutó en mayo de 2013. EFE

El próximo fin de semana será el último que el etarra Valentín Lasarte pase en prisión. La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dictado una resolución por la que aprueba el "licenciamiento definitivo para el penado con efecto desde el día 16 de marzo de 2015". La decisión del tribunal se conoce después de que el Tribunal Supremo ordenará el reingreso en la cárcel de otro preso de la organización, Alberto Plazaola, excarcelado tras aplicarsele en primera instancia una normativa europea que permitía acumular penas por condenas cumplidas en cualquier país de la UE. El caso de Lasarte es, sin embargo, muy diferente, ya que disfrutaba desde hace tiempo de permisos ordinarios de salida tras haberse acogido a la vía Nanclares de reinserción y haber mostrado públicamente su arrepentimiento por los crímenes cometidos, incluido con encuentros 'restaurativos' con familiares de sus víctimas. También abonaba pequeñas cantidades de dinero para afrontar las responsabilidades civiles derivadas de sus condenas.

Condenado a 340 años de cárcel, estaba a punto de cumplir 19 años en prisión. Desde 2008 estaba alejado de la organización terrorista

Condenado a 340 años de cárcel por su participación en siete asesinatos, entre ellos el del dirigente vasco del PP Gregorio Ordóñez y el socialista Fernando Múgica, permanece encarcelado desde el 25 de marzo de 1996, cuando fue arrestado por la Ertzaintza. Estaba, por tanto, a punto de cumplir 19 años en prisión. Su distanciamiento de las directrices de la banda se produjo a finales de 2008, cuando empezó a mostrarse a favor de acabar con la violencia terrorista. En febrero de 2010, el autodenominado Colectivo de Presos Políticos Vascos (el EPPK en sus siglas en euskera) lo expulsó del mismo junto a otros cuatro reclusos etarras.

"Su inmediata puesta en libertad"

Su salida se produce días después de que el Juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro, diera luz verde a un nuevo permiso carcelario con el objetivo de "preparar su inmediata puesta en libertad". No era el primero. De hecho, en los últimos años este magistrado había autorizado media docena, aunque el recluso no había podido disfrutar de todos ya que la Fiscalía de la Audiencia Nacional se había opuesto sistemáticamente a ellos. Y cuando finalmente salía, estos permisos se veian rodeados de polémica. Así, el primero que disfrutó, en mayo de 2013, estuvo precedida de numerosos recursos por parte del propio preso después de que Instituciones Penitenciarias, en primera instancia, y el juez De Castro, después, se lo negaran. Fue la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por el magistrado Fernando Grande Marlaska, quien finalmente dictó un auto con el que no sólo daba luz verde a la salida del recluso sino que también fijaba claramente los criterios legales que debían regir a partir de aquel momento para que aquellos presos que hubieran abandonado la violencia y reconocido el daño causado pudieran acceder a dichos beneficios.

Las salidas de Lasarte siempre han contado con la oposición de Instituciones Penitenciarias y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional 

Sin embargo, no acabó ahí la polémica. Cuando finalmente salió de prisión, Lasarte se alojó junto a su pareja en la localidad navarra de Lodosa después de que la Audiencia Nacional le fijara en su auto como condición que lo disfrutara fuera del País Vasco para evitar coincidir con familiares de sus víctimas. Aquellos días tuvo que acudir a firmar a diario al cuartel de la Guardia Civil en el municipio, en el que estaban destinados algunos agentes que antes habían estado en puesto de la localidad riojana de Arnedo que sufrió un atentado en el que participó el propio Lasarte junto con otros miembros del 'comando Donosti'. Tras conocer por la prensa la presencia de esos agentes, Lasarte envió una carta al sargento jefe del cuartel lamentando "el daño que les causé en su día a ellos y a sus familiares".

Fiscalía, opuesta a sus permisos

En agosto de ese mismo año, el juez Central de Vigilancia Penitenciaria le autorizaba a salir de nuevo de prisión con un permiso ordinario de seis días. Sin embargo, los recursos presentados por la Fiscalía de la Audiencia Nacional impidieron que pudiera hacerlo efectivo hasta el mes de octubre. El representante del Ministerio Público se oponía al entender que el preso había incumplido las condiciones impuestas para su primera salida de prisión y se había acercado en exceso a las víctimas de la organización, en referencia a los guardias civiles de Lodosa. Además alegó que Lasarte no había cooperado "en ningún momento" con la Justicia a esclarecer atentados cometidos por ETA. El fiscal también criticaba "el automatismo, la premura y la rapidez" con la que se le había concedido esta segunda licencia. El magistrado desoyó estos argumentos y autorizó finalmente el permiso al considerar que el etarra cumplía todos los requisitos fijados por la ley y por el auto de sus colegas de la Audiencia Nacional.

El pasado mes de junio disfrutó de su tercer permiso. El mismo fue autorizado por el juez De Castro en un auto del 21 de mayo, después de que la Junta de Tratamiento de la prisión de Zaballa lo rechazara en primera instancia. La decisión del magistrado fue recurrida por la Fiscalía de nuevo, lo que retrasó que el interno pudiera disfrutarlo hasta el verano. De nuevo el titular de Vigilancia Penitenciaria hizo constar en su decisión la condición de arrepentido del etarra y el hecho de que llevase entonces encarcelado 17 años, más de la mitad de los 30 años de condena efectiva que cumplirá.

En la actualidad contaba con varios permisos concedidos por el juez de Vigilancia Penitenciaria que estaban pendientes de que la Audiencia Nacional resolviera los recursos presentados contra ellos por la Fiscalía. Sobre uno de ellos se pronunció el pasado 13 de noviembre la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en sentido positivo para el recluso. En aquel auto, los tres magistrados insistían que Lasarte ya "rompió con la organización terrorista, reconoció la responsabilidad de sus delitos, asumió el daño causado, pidió perdón a las víctimas e intervino en procesos de justicia restaurativa". "Acepta de buen grado las normas de régimen interno, no genera problemas de convivencia, participa y colabora en actividades", rezaba el escrito en el que, precisamente, se destacaba que estas salidas de la cárcel tenían como finalidad, en su caso, "preparar su inmediata puesta en libertad". El lunes será un hombre libre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba