Nacional

Guerra civil en UPyD: los diputados Irene Lozano y Anchuelo dejan la dirección enfrentados con Díez

Las voces críticas aumentan en la formación y hay quienes abogan por aliarse con Ciudadanos. Los cargos electos más mediáticos atacan a una líder que no hace autocrítica y pretende ser la candidata en las generales... 

Rosa Díez ve cómo se tambalea su liderazgo en UPyD.
Rosa Díez ve cómo se tambalea su liderazgo en UPyD. EFE

El nefasto resultado de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en las elecciones andaluzas ha desatado una guerra interna de consecuencias demoledoras. Durante el Comité de Dirección que se celebraba en la tarde del lunes, al menos cuatro miembros han presentado sus dimisiones. Entre ellos están los diputados Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, según ha podido confirmar Vozpópuli. Se marchan enfrentados con Rosa Díez, a quien culpan de graves errores estratégicos. 

El Comité de Dirección de UPyD de este lunes por la tarde se antojaba más que complicado. Llegaba tras un descalabro electoral, las posteriores críticas al liderazgo de Rosa Díez y la comparecencia en que esta última se enrocaba frente al fuego amigo del partido. Han sido horas y horas de tensión entre unos y otros. Finalmente, casi al filo de la medianoche cuatro miembros de la dirección de la formación magenta han presentado su dimisión. Según fuentes de UPyD, se trata de los mencionados Irene Lozano, Álvaro Anchuelo, Rodrigo Tena y David Andina. Varios medios apuntaban que Luis de Velasco, portavoz en la Asamblea de Madrid, también habría renunciado, aunque no hay confirmación oficial al respecto. 

Entre los motivos está la ruptura de las negociaciones con Ciudadanos para una entente electoral y la posterior cerrazón de Díez a volver a intentarlo, así como el "inmovilismo político" de su jefa

Entre los motivos de esta sorprendente decisión está la ruptura de las negociaciones con Ciudadanos para una entente electoral y, sobre todo, la posterior cerrazón de Díez a volver a intentarlo, así como el "inmovilismo político" de su jefa. A ello hay que sumar, claro está, el fracaso en los comicios andaluces, que ha prendido la mecha de esta crisis sin precedentes. 

Sin duda, esta es la peor crisis interna en la historia del partido magenta. Hay varios frentes abiertos en esta pelea intestina. Así, quienes han renunciado a última hora del lunes como miembros de la dirección poco o nada tienen que ver en sus postulados con otros grupos críticos del partido. Eso sí, todos coinciden en que el liderazgo de Rosa Díez es insostenible para la buena marcha de la formación. Fuentes de UPyD insisten en que habrá más movimientos relevantes en las próximas horas. 

Críticas muy diversas

Además de las citadas renuncias, es la primera vez en la historia del partido en que algunos de sus dirigentes han cuestionado tan abiertamente el liderazgo y la estrategia de su santo y seña. Los diputados Toni Cantó, Irene Lozano y Álvaro Anchuelo, cada uno con diferente intensidad, han vertido críticas a la portavoz y fundadora. Su diputado en Asturias, Ignacio Prendes, acusa a la líder de "desconexión con la realidad". Los eurodiputados Fernando Maura y Enrique Calvet son aún más duros. Incluso, hay movimientos entre bambalinas para moverle la silla como única solución para revertir el rumbo del partido. Sin embargo, ella, que también cuenta con fuertes apoyos, no hace demasiada autocrítica, pretende ser la candidata en las elecciones generales y ni quiere oír hablar de un pacto con Albert Rivera y los suyos. 

La fractura entre los diferentes cargos de UPyD se ha hecho evidente en los últimos dos días. El domingo, nada más conocerse los resultados en las elecciones regionales, abrieron el fuego Álvaro Anchuelo e Irene Lozano, con un mensaje crítico publicado en Twitter por el primero y retuiteado por la segunda: "El resultado de @UPyD es malo sin matices y habrá que extraer de una vez las consecuencias. Ya no se trata de opiniones, ni de encuestas". Después, la diputada hacía varias declaraciones en esa misma línea. Por ejemplo, decía a El País que "ha sido un fracaso absoluto". "Ante los fracasos hay que tener reacciones claras. La reacción clara es que hay que cambiar de estrategia y hay que renovar el partido"

Piden su dimisión, pero se enroca

Además, el sector más crítico con Díez en el partido, un grupo que encabeza el eurodiputado Enrique Calvet, pedía directamente la dimisión de la fundadora y de otros miembros de la dirección. Así, durante la mañana del lunes se empezó a especular, y así lo publicaron algunos medios citando a fuentes de la dirección, con una posible renuncia o paso atrás de Rosa Díez. Ni una cosa ni otra. Ella compareció para reconocer un resultado "inapelablemente malo" en Andalucía y para anunciar que no pensaba dimitir, que tampoco se lo habían pedido y que seguía con su intención de presentarse a las primarias para ser la candidata en las elecciones generales de noviembre

Durante la multitudinaria comparecencia de Díez, Toni Cantó publicó un mensaje demoledor contra ella y pidió "responsabilidades" a la dirección

La fundadora de la formación magenta se mostraba "orgullosa" de lo conseguido hasta ahora y de su liderazgo. Y, por supuesto, descartaba cualquier tipo de acercamiento o alianza con Ciudadanos. "No dejaremos de ser UPyD, no mientras los ciudadanos quieran que seamos un partido independiente, honesto y autónomo del poder financiero o mediático. Somos un partido insobornable". Es decir, se enrocaba ante cualquier posible cambio de estrategia. Durante la rueda de prensa, aparecía en escena Toni Cantó con un tuit demoledor para su jefa: "Decepcionante rueda de prensa de @rosadiezupyd. La dirección del partido debe responsabilizarse de las decisiones que nos han traído aquí". Una crítica inaudita hasta ese momento. 

Los apoyos

Rosa Díez no está sola, ni mucho menos. El diputado Carlos Martínez Gorriarán, el abogado Andrés Herzog o el candidato a la comunidad de Madrid, Ramón Marcos, son algunos delos apoyos más sólidos que puede contar la fundadora de UPyD. Estos dos últimos fueron los únicos que se dejaron ver este lunes junto a ella durante su multitudinaria comparecencia ante los medios para valorar lo ocurrido en los comicios autonómicos. Asimismo, es sabido que Gorriarán y Díez mantienen una estrechísima relación que parece irrompible. De hecho, ambos fundaron este partido y caminan juntos desde los tiempos de la plataforma Basta ya. Sin ir más lejos, los dos han compartido el final de la campaña andaluza junto al candidato Martín de la Herrán

No por casualidad, en su comparecencia de este lunes la portavoz insistió en que "seguiré al servicio de UPyD mientras tenga el apoyo de quienes me eligieron"

No cabe duda de que los respaldos más importantes son los militantes y simpatizantes del partido, no sus cargos electos. Y ahí, en la militancia, es donde Díez considera que tiene el apoyo para seguir al frente de la nave. Fueron ellos quienes la eligieron por un resultado abrumador tiempo atrás. No por casualidad, en su comparecencia la portavoz insistió en que "seguiré al servicio de UPyD mientras tenga el apoyo de quienes me eligieron". Y remarcó que "en este partido la dirección es elegida por sus militantes". Claras referencias a las bases que siempre han apoyado sus pasos. No puede perderse de vista que Díez sí ha sido situada en su puesto por dichas bases mientras algunos de sus críticos han llegado a sus cargos gracias precisamente a ella, como señalan fuentes del partido.  

Más críticas

Los mensajes y movimientos de los diputados nacionales son los más sorprendentes por ser más novedosos. Pero no son las únicas críticas contra las decisiones de Díez. El eurodiputado Fernando Maura aboga directamente por una "tercera vía" junto a Ciudadanos. Este lunes, en un artículo publicado en El Español, el político insistía en las tesis que lleva defendiendo desde hace medio año: el camino actual de UPyD es totalmente equivocado, la falta de acuerdo con Rivera fue un error clamoroso y ahora es Ciudadanos quien mejor representa esa "tercera vía" frente al bipartidismo

Prendes irrumpe para decir que un político debe "escuchar las voces de los ciudadanos" y para pedir que se replantee el pacto con el partido de Albert Rivera

Por si todo esto fuera poco, también irrumpió en este acalorado debate el diputado de UPyD en el Parlamento asturiano, Ignacio Prendes, que lamentó la actitud de Díez por no aportar "la autocrítica necesaria" ni asumir responsabilidades tras el resultado en Andalucía. A juicio de este hombre con peso en el partido, el comportamiento de la fundadora refleja "cierta desconexión con la realidad y eso es muy peligroso y muy preocupante" para un político que, a su juicio, debe ser capaz de escuchar "las voces de los ciudadanos, que hablan claramente". Reiteró su petición de "cambiar el rumbo de UPyD" con el objetivo de construir "mayorías fuertes". En su opinión, los magentas deben replantearse la posibilidad de "confluir" con Ciudadanos y apostar por construir "en positivo y dejar de exaltar tanto las diferencias con los más próximos", recogió Efe. 

En este clima casi insoportable y desde luego insólito en la historia de UPyD, este lunes por la tarde, después de la comparecencia de la portavoz, se celebró un Consejo de Dirección en el que Díez y sus apoyos se vieron las caras con algunos de los más críticos con su gestión. No fue una reunión sencilla ni agradable, según algunas fuentes del partido. Ahora, el futuro es una enorme incógnita, con una formación más dividida que nunca, erosionada por lo ocurrido en tierras andaluzas y maltratada por las encuestas a nivel nacional. Se esperan más movimientos en los próximos días. Y Albert Rivera tiende la mano a aquellos que no se sientan cómodos junto a Díez


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba