Nacional

El exsuegro de Pujol Ferrusola admite que pidió una mordida del 3% en una operación inmobiliaria

La declaración de Ramón Gironés Pagés confirma la información adelantada por 'Vozpópuli' en julio según la cual pidió una comisión por intermediar en un pelotazo urbanístico, en el que -según ha aclarado al juez- no participó su exyerno. Finalmente solo percibió el 1% de la operación.

El exsuegro de Jordi Pujol Ferrusola, Ramón Gironés Pagés, ha admitido ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que pidió un 3 por ciento por intermediar en una operación urbanística en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) que se llevó a cabo en 2005, como ya adelantó este diario a finales del mes de julio. Sin embatgo, ha aclarado que el hijo del expresidente de la Generalitat no participó en ella en ningún momento, según fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Gironés Pagés, que ha sido uno de los siete imputados que ha declarado este miércoles en la causa en la que se investiga a Jordi Pujol Ferrusola y su esposa, Mercè Gironés, por el cobro de comisiones ilegales a cambio de la mediación en adjudicaciones públicas, ha admitido su participación en este negocio, que ha calificado de "puntual y excepcional", y ha aclarado que finalmente cobró un uno por ciento del precio de venta.

Según la UFEF, el exsuegro de Pujol Ferrusola obtuvo a raíz de la operación un total de 300.000 euros

Según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), los terrenos fueron comprados por Novensauro Inmobles, filial de la constructora Copisa, a la sociedad Focio y reportaron al exsuegro de Pujol Ferrusola un total de 300.000 euros (el 1 por ciento) después de que los hijos del propietario de la empresa, que falleció el mismo mes que se cerró el acuerdo, se negaran a pagar el 3 por ciento solicitado.

Pagés Gironés, que era director de Servicios en el Ayuntamiento de Barcelona y miembro del Consell Comarcal, ha explicado que se repartió esta comisión con Xavier Corominas, que trabajaba en el Departamento de Obras Públicas del Ayuntamiento de Barcelona y ayudó al propietario de Focio en los trámites técnicos y jurídicos que tenían que hacer para cerrar la operación.

Tras señalar que se le "abrió el cielo" al saber que le iban a ofrecer un 3 por ciento, el imputado ha dicho que "por elegancia", ya que trabajaba en la Administración, pidió que la factura fuera a nombre de su esposa, Mercè Riera, también imputada en el procedimiento. "Yo soy una señora de mi casa dedicada a mi familia. Firmé lo que me dijo mi marido", se ha limitado a explicar la mujer.

Sin relación desde 2004

El exsuegro de Pujol Ferrusola, que ha asegurado que le dijo a Corominas que se repartirían la comisión que le habían prometido, ha apuntado que no tiene relación con su exyerno desde 2004 y que sus contactos se limitaban a las comidas de los domingos a las que acudía con su hija.

Corominas, por su parte, ha reconocido su participación en el negocio aunque ha negado que se fuera a repartir la comisión con su amigo porque siempre le dijeron que iba a cobrar un 1 por ciento de la operación, lo que le supuso unos ingresos de 300.000 euros que percibió en cuatro talones. "Jordi Pujol Ferrusola no apareció en el negocio por ningún lado", ha asegurado.

También ha declarado el excuñado de Pujol Ferrusola, Ramón Gironés Riera, que aparecía como administrador de una de las empresas del matrimonio. Según ha dicho, asistía a las reuniones que le decía su hermana pero no tomaba ninguna decisión y firmaba los documentos que le decían que tenía que firmar.

La mujer del exsuegro: "Firmé lo que me dijo mi marido" 

Asesoró a los Sumarroca

Por su parte, Carlos Sumarroca Claverol, que ha declarado como consejero delegado de la constructora EMTE entre 2003 y 2009, ha admitido ante el juez que Pujol Ferrusola se ofreció en 2008 para facilitar la expansión de la compañía y la búsqueda de inversores en México, y que este contacto se concretó en la firma de un contrato de asesoría y en la creación de una empresa filial denominada Desinema.

El contrato de asesoría tuvo un coste de 132.800 euros más IVA, según EMTE, y consistió en "el establecimiento de contactos con clientes potenciales, la identificación de empresas competidoras y la evaluación de requisitos formales para la implantación de una empresa en México". De ellos, 121.800 euros consistían en los honorarios del asesor y el resto eran gastos de desplazamiento y gestión.

Tras apuntar que esta fue "la única ocasión en la que EMTE contrató a Jordi Pujol Ferrusola", el directivo ha asegurado que las adjudicaciones de la Generalitat sólo supusieron el 5 por ciento de los contratos públicos que obtuvo la compañía, es decir, 25 millones de euros sobre un total de casi 800.

En un punto del interrogatorio, Sumarroca Claverol se ha negado a responder a las preguntas de la acusación popular, que ejerce Unión Progreso y Democracia (UPyD), al señalar que no quería facilitar "la politización del procedimiento", según las citadas fuentes jurídicas. Su padre, Carlos Sumarroca Coixet, ha declarado que lleva treinta años fuera de la empresa y que delegó todas sus funciones en su hijo.

Los contratos no eran escritos, se limitaban a acuerdos verbales, en donde Ferrusola solía llevarse comisión

Tauler: contratos verbales

De igual modo, ha declarado como imputado el directivo de Copisa Xavier Tauler, que ha asegurado que Pujol Ferrusola, amigo desde la infancia, asesoró a su empresa en varios negocios inmobiliarios en Madrid, Hospitalet, Terrasa y Albacete y la venta de tres plantas solares de Ciudad Real.

Por estos trabajos, que no solían reflejarse en contratos escritos y se limitaban a acuerdos verbales, según ha detallado, el primogénito del 'expresident' solía llevarse una comisión que oscilaba entre el uno y el dos por ciento. "Nos daba teléfonos y nos ponía en contacto pero era todo verbal", ha admitido Tauler a preguntas de la teniente fiscal Anticorrupción, Belén Suárez.

Tres delitos imputados

En un auto notificado el pasado 22 de octubre, Ruz atribuía indiciariamente a los nuevos imputados delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y falsedad en documento mercantil por su "presunta participación y cooperación" con el primogénito del exjefe del Gobierno catalán en "determinadas operaciones mercantiles que han venido siendo investigadas".

Ruz investiga, en concreto, las transacciones de hasta 8,5 millones de euros que 17 empresas del ámbito de la construcción y los servicios que "directa o indirectamente" declararon "ingresos procedentes de distintos organismos públicos de Cataluña" realizaron a cinco sociedades propiedad de Pujol Ferrusola y su esposa (Iniciatives, Marketing i Inversions, Project Marketing Cat, Inter Rosario Port Services, Active Translation e Iberoamericana de Business and Marketing).

Según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que obra en el procedimiento, Pujol Ferrusola y su esposa habrían recibido estas "millonarias comisiones no justificadas" por intermediar supuestamente en operaciones urbanísticas e inmobiliarias, participar en la compra y venta de participaciones mercantiles y ofrecer asesoramiento sobre distintos negocios.

El hijo mayor del expresidente de la Generalitat de Cataluña declaró el pasado 15 de septiembre ante el juez y negó la acusación de su exnovia María Victoria Álvarez de haber llevado bolsas repletas de billetes de 500 euros a bancos de Andorra. "La gente no va por la vida así", aseguró, según fuentes de su defensa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba