El comité federal del PSOE orilla la estrategia de pactos postelectorales para evitar conflictos

Pedro Sánchez rinde pleitesía a la presidenta andaluza y colma de elogios a Felipe González

Dos de las personas que más pueden influir en su descarrilamiento como secretario general, Susana Díaz y Felipe González, han recibido este sábado por parte de Pedro Sánchez los principales elogios en la reunión del comité federal del PSOE.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por Micaela Navarro y Cesar Luena, al inicio de la reunión del Comité Federal
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por Micaela Navarro y Cesar Luena, al inicio de la reunión del Comité Federal EFE

La reunión del máximo órgano de gobierno del PSOE entre congresos ha estado precedida de un anuncio importante por parte de la presidenta andaluza, Susana Díaz: será neutral en las elecciones primarias de julio donde su partido elegirá el cartel electoral. Nadie conoce a estas alturas el alcance real de este compromiso, teniendo en cuenta que los socialistas andaluces, la federación más importante, tendrán que retratarse cuando llegue el momento de la votación, siempre que haya más de un candidato en liza. En la carrera pueden estar la exministra Carmen Chacón, que no pierde comba, y el diputado vasco Eduardo Madina, obsesionado últimamente con sus clases de inglés. “Resistir es vencer”, ha soltado Pedro Sánchez como frase suelta en su discurso, quizás traicionado por el subconsciente. A estas alturas, nadie es capaz de vaticinar su futuro a medio plazo, teniendo en cuenta la trascendencia de las elecciones municipales y autonómicas, pues unos resultados adversos pueden reabrir las luchas internas por el control del partido.

Susana Díaz promete neutralidad en las primarias, pero todavía es pronto para medir el alcance de este compromiso

En la intervención de Pedro Sánchez que ha inaugurado este comité federal, el líder socialista ha centrado sus elogios en las dos personas que más pueden influir en estas primarias y, por extensión, en su continuidad o no como principal referente de su partido. A Susana Díaz la ha rendido  reconocimiento por su reciente triunfo en las elecciones andaluzas,una victoria clara que permitirá un Gobierno fuerte”. Sánchez ha dicho que se siente orgulloso del PSOE andaluz, “un partidazo”, y ha pronosticado que su éxito del pasado domingo será la antesala de la recuperación del poder territorial en las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo.

El expresidente Felipe González,confesor habitual de Susana Díaz y otro de los principales iconos del PSOE, también ha merecido grandes loas por parte del secretario general. “¡Qué orgullo tener entre nuestras filas a un expresidente que defiende la libertad de los presos políticos de Venezuela!”, ha llegado a decir.

Después de rendir pleitesía a las dos personas que más pueden condicionar su continuidad al frente del partido, Pedro Sánchez ha vendido las excelencias del “cambio seguro” que defiende el PSOE, en contraposición a Podemos, una marca que no ha mencionado pero que estaba en su cabeza cuando ha asegurado que “quien no tiene proyecto de sostenibilidad del Estado del bienestar no es de izquierdas, aunque diga lo contrario”. La paradoja es que, precisamente, Susana Díaz confía en el auxilio de Podemos para ser investida presidenta de Andalucía el mes que viene.

En este programa de cambio seguro que enarbola Sánchez, ha insertado todas las críticas que ha hecho a la política económica del Gobierno. Sin mencionar la herencia que dejó José Luis Rodríguez Zapatero, el líder socialista ha defendido que la recuperación que se percibe en la economía española es mérito solo del Banco Central Europeo, de la depreciación del euro y de la reducción del precio del petróleo. A su juicio, el grueso de las medidas tomadas por Mariano Rajoy solo ha servido para empeorar la situación y aumentar la desigualdad.

Pedro Sánchez no se arriesga a debatir la estrategia de pactos postelectorales, consciente de su débil autoridad

Sánchez ha finalizado su discurso haciendo un llamamiento a la ilusión y al ánimo por las altas posibilidades que, en su opinión, tiene el PSOE de ganar las próximas elecciones, desde la premisa de que el PP solo ha gobernado “para el 10% de los españoles”.

En este comité federal se aprobarán las candidaturas a las elecciones de mayo y se ha orillado lo más comprometido y conflictivo: la estrategia de pactos postelectorales que se abrirá después del 24-M, en la que Pedro Sánchez es consciente de que tendrá poco que pinchar y menos que cortar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba