Nacional

El Gobierno libra del derribo a miles de viviendas y 3.000 chiringuitos en suelos públicos costeros

La reforma de la actual Ley de Costas afectará a unas 10.000 viviendas construidas en dominio público cerca de las playas.

Área de Veneciola, en La Manga del Mar Menor
Área de Veneciola, en La Manga del Mar Menor FLICKR / Jmiguel.rodriguez

Los cerca de 3.000 chiringuitos construidos en las playas españolas así como miles de viviendas asentadas en suelo de dominio público marítimo terrestre se salvarán de la demolición durante 75 años más, al haberse aprobado hoy en Consejo de Ministros un proyecto de ley que reforma la actual Ley de Costas. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado en rueda de prensa que la norma anterior, de hace 24 años, no ha cumplido "debidamente" sus objetivos de protección del litoral y del medio ambiente y ha creado "inseguridad jurídica".

La reforma está encaminada a proteger nuestra riqueza medioambiental, librar al litoral de atrocidades urbanísticas y además ha destacado que la Comisión Europea ha valorado muy positivamente este nuevo texto. Se estima que hay unas 10.000 viviendas construidas en dominio público, la mayoría con un derecho anterior a la Ley de Costas de 1988. En 2018 expirarían las primeras 1.100 concesiones, lo que obligaría a su demolición si no fuera por esta reforma. La nueva norma, ha asegurado por su parte el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, beneficia a quienes estaban legítimamente en la costa, pero "no es una amnistía de situaciones ilegales".

El proyecto, valorado por la Comisión Europea por la seguridad jurídica que da a los propietarios extranjeros pero criticada por las ONG, amplía las concesiones a otros 75 años más a todas aquellas propiedades ya construidas (casas, restaurantes, hoteles...) que se encuentran situadas en suelo de dominio público marítimo terrestre. Para los chiringuitos de playa desmontables la autorización será de 4 años cuando antes era solo de 1, informa Efe.

Polémica con Pedraz

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha rechazado pronunciarse sobre el polémico auto del juez Pedraz y no ha querido entrar en si es cierto que la clase política se encuentre en "decadencia", como aseguró el magistrado. La también ministra de la Presidencia ha priorizado el respeto institucional para no hablar así de su opinión sobre las palabras poco usuales del auto del juez. "No puedo entrar un viernes sí y otro también a las declaraciones, muchas de ellas contradictorias". Por tres veces ha sido preguntada sobre el tema, aunque ha reiterado que "tengo muy claro hasta donde puedo llegar".

"Democracia no hemos tenido siempre y es el mejor sistema político aunque sea mejorable", ha dicho Soraya, quien ha defendido la actuación de la Policía y sobre todo, al Congreso de los Diputados como sede de la soberanía popular.

Conferencia de Presidentes

Preguntada por la Conferencia de Presidentes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría no ha querido hablar sobre Artur Mas, que cuestionó algunos de los acuerdos alcanzados en esa reunión con los presidentes autonómicos y Rajoy.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba