El líder socialista es cada vez más pesimista sobre el desenlace del proceso soberanista

Rubalcaba acusa a Rajoy de deslealtad: no le llama para pactar el debate parlamentario del año sobre Cataluña

El entendimiento básico que Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba mantienen desde hace tiempo sobre la batalla soberanista en Cataluña está encontrando sus límites. El presidente del Gobierno no ha llamado todavía al líder de la oposición para gestionar juntos el debate del próximo martes en el Congreso y éste se siente despreciado y acusa de deslealtad al inquilino de La Moncloa.

Que Rubalcaba es pesimista sobre la evolución del conflicto catalán es un secreto a voces. La novedad ahora es que empieza a ser muy crítico con Mariano Rajoy, pues cree que cuando intente reaccionar para sofocar el incendio, será tarde. A este convencimiento, el líder socialista suma el sentimiento de estar siendo despreciado por el presidente del Gobierno, pues la avenencia básica que ambos han compartido hasta ahora sobre el proceso secesionista, contrasta con una circunstancia a la que Rubalcaba concede cierta importancia: todavía no ha recibido una llamada de La Moncloa para pactar las reglas del debate que el martes se celebrará en el Congreso sobre la cesión a Cataluña de las competencias que le permitirían organizar el referéndum soberanista.

Rubalcaba espera que Rajoy le llame para acordar las reglas del debate sobre cesión de competencias a Cataluña para celebrar el referéndum

El resultado de este debate está cantado, pues habrá una amplia mayoría, encabezada por los dos grandes partidos, que rechazarán esta cesión de competencias. Por ello, su importancia es, sobre todo, mediática, pues será la primera tarjeta de presentación oficial en Madrid del referéndum anunciado para el 9 de noviembre. CiU, ERC e Iniciativa intentarán demostrar que el Tribunal Constitucional ampara el llamado ‘derecho a decidir’ mientras que al Gobierno, al PSOE y a UPyD, les corresponde evidenciar lo contrario. El duelo parlamentario no tendrá el morbo que rodeó hace nueve años la presencia de Juan José Ibarretxe en el Congreso, ya que Artur Mas ha escondido la cabeza bajo el ala y ha delegado la tarea en peones de tercer nivel. Pero los detalles tendrán su interés, ya que será el debate sobre el plan secesionista en Cataluña más profundo desde el arranque de la legislatura y tanto los asesores de Rajoy como los de Rubalcaba no se ponen de acuerdo sobre la estrategia a seguir.

En el Gobierno hay quien opina que si no viene Mas al Congreso, una intervención de Rajoy en el debate sólo serviría para hacer el juego al presidente de la Generalitat y amplificar el eco del conflicto. Por el contrario, hay voces de algunos ministros que advierten de que una ausencia del presidente en esta disputa de Estado sería interpretada por la mayoría de la población como una escapada irresponsable e, incluso, miedosa.

El PSOE da por hecho que Rubalcaba defenderá la reforma de la Constitución, haya o no acuerdo de última hora con el presidente

Con estas cartas juegan los dos grandes partidos el duelo del martes, a sabiendas también de que un hipotético acuerdo de última hora entre Rajoy y Rubalcaba para cocinar el debate tendría un perímetro bastante definido, según coinciden en señalar fuentes del PP y del PSOE. Mas todavía no ha comunicado con el presidente del Gobierno para solicitarle auxilio y poder salir de la trampa en la que él solo se ha metido, de ahí que Rajoy no vaya a mover, de momento, un solo dedo para cambiar el encuadre del objetivo. Desde el bando contrario, se consideraría una gran incoherencia por parte de Rubalcaba renunciar a su modelo federal y a su reforma constitucional, las dos grandes banderas con la que el líder socialista ha decidido recorrer en solitario el camino que también le separa de las tesis soberanistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba