Nacional

Santamaría busca agentes para el CNI más profesionales y especializados

Mayor profesionalización y especialización serán los dos criterios que imperen a la hora de abordar la reforma del Estatuto del personal del CNI, según señalaron a Vozpópuli fuentes de Moncloa, decisión tomada tras las reuniones que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mantuvo nada más aterrizar en Moncloa con con el director y con la subdirectora del centro, Félix Sanz Roldán y Elena Sánchez, respectivamente, tal y como reveló este periódico.

Mayor profesionalización y especialización serán los dos criterios que imperen a la hora de abordar la reforma del Estatuto del personal del CNI, según señalaron a Vozpópuli fuentes de Moncloa, decisión tomada tras las reuniones que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mantuvo nada más aterrizar en Moncloa con con el director y con la subdirectora del centro, Félix Sanz Roldán y Elena Sánchez, respectivamente, tal y como reveló este periódico.

En la agenda de Sáenz de Santamaría está marcado en rojo la sustitución de Sanz Roldán, que aspira a no quedar desvinculado del centro, pero que da su cese por seguro. Además, la nueva responsable orgánica del centro, quiere un nuevo estatuto de personal necesidad que, en su momento, también planteó la ex ministra de Defensa y actual aspirante a la secretaría general del PSOE, Carme Chacón. De hecho, faltó muy poco para que ésta, ya en el tiempo de descuento de la anterior legislatura, aprobara el texto de un nuevo Estatuto que, al final se quedó en el cajón a pesar de haber pasado por el Consejo de Estado.

En su comparecencia del pasado martes ante la comisión Constitucional del Congreso, Sáenz de Santamaría anunció la aprobación en febrero de la directiva anual de inteligencia, destinada a marcar los principales objetivos del centro para modernizarlos, dijo, conforme a los necesidades del contexto mundial actual. Asimismo, señaló su intención de impulsar un nuevo estatuto de personal "para ampliar su contribución a los objetivos del país".

Sobre la mesa tiene ya el proyecto de Real Decreto del Gobierno anterior y el informe que sobre el mismo hizo el Consejo de Estado en noviembre pasado. El Departamento que entonces dirigía Chacón arguyó en su propuesta de reforma que el personal estaba necesitado "de una regulación moderna adecuada a los requerimientos actuales de eficacia y eficiencia del Centro Nacional de Inteligencia enfrentado a nuevos retos, riesgos y amenazas de naturaleza muy diferente a las existentes cuando se aprobó el actual Estatuto", que data de 1995.

Indemnización al CNI

Entre las novedades del Real Decreto socialista destaca el establecimiento de los principios generales que deben regir los procesos selectivos, con la prohibición expresa de acceso de nacionales de otros Estados o de personas con discapacidad. Además, introduce el concepto de evaluación del desempeño profesional y de las condiciones profesionales o el derecho del CNI a ser indemnizado por aquel personal que cause baja en el mismo por renuncia sin haber cumplido los tiempos mínimos de permanencia en el Centro.

Distingue el Real Decreto que elaboró en la legislatura pasada el Ministerio de Defensa, tres tipos de enseñanza para el personal del CNI: enseñanza general de inteligencia, enseñanza de especialización y enseñanza de perfeccionamiento. El hecho de cursar cualquiera de estas enseñanzas conllevará, de aprobarse este texto, la aceptación por el alumno de su posible destino a un puesto de trabajo de la especialidad cursada y la obligación de permanecer en puestos de dicha especialidad en la forma y condiciones que se determinen por normativa interna, imponiéndose en caso de incumplimiento de la mencionada permanencia la obligación del alumno de resarcir al CNI.

Como no podía ser menos, el texto del Departamento entonces encabezado por Chacón, se hacía eco de algunos de los sellos de identidad del "zapaterismo" como la igualdad de género también para el CNI. Además, se reconocía a los espías el derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar. Defensa poponía también la creación de un Consejo Asesor de Personal "que permitirá canalizar las inquietudes, propuestas y sugerencias en materia de personal de sus miembros".

Santamaría podrá aprovechar parte del trabajo adelantado por la ahora candidata a la secretaría general del PSOE. Curiosamente, parece que el Ministerio de Defensa no se ha enterado del cambio de adscripción orgánica de los servicios de inteligencia españoles. Así, podemos leer en la página web del Departamento que dirige Pedro Morenés que "dependen directamente del ministro los siguientes centros directivos", citando en primer lugar al CNI, luego la Guardia Civil y la dirección general de Relaciones Institucionales de la Defensa. Su actual dependencia orgánica del Ministerio de la Presidencia acrecentó el poder, ya por sí, enorme, de Soraya Sáenz de Santamaría.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba