Nacional

Los ladrones entran en cuatro quirófanos del Hospital Ramón y Cajal y se llevan las pantallas de plasma

Los monitores no tienen uso lúdico, se usan vía informática para ver las resonancias magnéticas y las radiografías durante una operación. Hace unas semanas ya desapareció otra de estas pantallas.

Los ladrones visitaron el pasado fin de semana cuatro quirófanos de Traumatología del Hospital Ramón y Cajal y se llevaron las pantallas planas que utilizan los médicos durante las operaciones. Estas pantallas, similares a las televisiones normales tienen un uso médico, nunca lúdico, y se utilizan para ver las radiografías o resonancias magnéticas antes y durante la intervención.

Los procesos de informatización permiten ver la documentación clínica del paciente en una pantalla o monitor, lo que da más definición que los clásicos soportes de neón donde se colocaban las placas y con una luz trasera permitía ver el hueso o la zona a operar.

El servicio de Traumatología del hospital madrileño tenía cinco pantallas para los trabajos de los médicos en otros tantos quirófanos. Hace algunas semanas fue robada una y el pasado fin de semana los ladrones volvieron para llevarse las cuatro que quedaban en otros tantos quirófanos.

Las personas que denunciaron a Vozpópuli estos hechos se quejaron de que nadie haya visto durante el fin de semana a estas personas trasladar unos objetos que no son precisamente pequeños. Durante el sábado y el domingo los quirófanos también son utilizados, aunque no con la misma frecuencia que durante el resto la semana.

La dirección del hospital presentó una denuncia ante la comisaría de distrito cuando se descubrió que faltaban estos elementos básicos para operar. De forma paralela se ha iniciado una investigación interna para intentar descubrir cómo se ha podido producir un robo de elementos médicos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba