Nacional

El sector crítico de UPyD enumera los diez errores de gestión de Rosa Díez

El eurodiputado Enrique Calvet encabeza este grupo que lucha por cambiar la dirección del partido. En una carta denuncian, entre otras cosas, la ausencia de militantes, la "pérdida de materia gris" y el control que ejerce la líder de la formación...

La líder de UPyD tiene que lidiar con un sector crítico.
La líder de UPyD tiene que lidiar con un sector crítico. GTRES

Un grupo de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) lleva varias semanas mostrando en público fuertes críticas a la dirección que encabeza Rosa Díez. Se trata de un sector de la formación magenta encabezado por el eurodiputado Enrique Calvet. Recientemente, más de 120 miembros de este grupo firmaron un documento llamado "Diagnóstico" que enviaron al Consejo de Dirección del partido. En dicho texto, al que ha tenido acceso Vozpópuli, aparece, entre otras cosas, un listado de los diez grandes errores de gestión y estrategia que, a su juicio, han cometido en los últimos tiempos tanto Díez como los responsables más cercanos a ella. Eso sí, la dirección sigue contando con el respaldo mayoritario de los militantes.

Cuando se presentaron como sector, pedían un congreso extraordinario; ahora consideran que este cónclave llegará por el inminente desastre electoral

A finales de 2014 algunos componentes del grupo ofrecieron una comparecencia en la que se presentaron en sociedad y, de paso, reclamaron a Díez que dimita como presidenta del partido y convoque un congreso extraordinario. Precisamente por esa petición de un cónclave se hacen llamar Iniciativa Cex. En el citado acto, el mencionado Calvet, el concejal de UPyD en Villanueva de la Cañada (Madrid) Juan Rubio y Aurora Sotos, integrante del Consejo Territorial de Madrid, dieron a conocer algunos de sus puntos de vista sobre el presente y el futuro de un partido que, según dicen, pretenden "regenerar, no abandonar".

En el documento remitido a la dirección denuncian, entre otras cosas y a modo de introducción, la ausencia de militantes, la "pérdida de materia gris" en el partido y el control que ejerce la líder de la formación merced a la imposición de "una cultura de empresa". Aunque, sin duda, lo más llamativo son los diez errores que incluyen en este diagnóstico tan severo. Se trata de un decálogo cuyas afirmaciones más destacas son estas: 

1. Total desenfoque y desaprovechamiento de nuestra presencia en las Instituciones, (de cualquier nivel, pero más grave cuanto mayor caja de resonancia), de los recursos y de las plataformas de visibilidad que proporcionan para hacer política al servicio de nuestro Manifiesto Fundacional (MF), paradifundir, reforzar y universalizar los mensajes esenciales de UPyD y atraer militantes y votantes. 

2. Dilución, cuando no desaparición, de una de las dos o tres ideas torales por la que UPyD existe, nace y pide el voto: Su defensa de un modelo de España como unidad de Ciudadanos libres e iguales y la sumisión a ese principio de cualquier organización territorial. Esa dilución viene por la incapacidad de explicar, actualizar y hacer creíble nuestra propuesta de “federalismo de baja intensidad cooperativo”. 

3. Una política errática en nuestras políticas de relación con otros Partidos que sólo llevan a confusión y banalización de nuestros mensajes singulares: Desde el muy innecesario pacto firmado en Asturias, que acaba inevitablemente como el rosario de la Aurora que ya se avisó, pasando por rendiciones de pleitesía recientes e inoportunas al Partido Popular, o exigiendo modos de funcionamiento personal a cada militante de determinado Partido a la vez que se solicita la condición de observador (previa a al ingreso) en un Partido Europeo donde Arturo Mas es party leader. 

4. Apoyo más o menos tibio, más o menos vergonzante, a Leyes que van directamente, en su contenido real, contra las transformaciones que nuestros electores piden para la España del futuro (la LOMCE, o la Ley del Mercado Único), leyes de enorme calado político y no técnico.

5. Recientemente (y por ende detonante de la crisis que hace aflorar nuestros errores estructurales y hace necesario el Congreso Extraordinario revivificador), una disparatada lectura de los resultados de las Europeas de este año, absolutamente ajena a la realidad, al reconocimiento del "tsunami político" que supone para la Historia de España, al mínimo nivel exigible de conducción política de un Proyecto fundamental. 

6. Tras esas elecciones, se ha procedido a una aberrante gestión de nuestra entrada en las Instituciones europeas, sin debate ni asesoramiento, es decir sin conocimiento por los que decidieron, con un efecto de ridículo, confusión y debilitamiento que se tardará mucho en arreglar (de hecho se sigue más bien ahondando en él). El resultado es que nuestros potenciales votantes que prefirieron la abstención (nuestra debacle), se felicitan de haberlo hecho.

7. A esa crisis que ya demandaba un replanteamiento estratégico global y de nivel se añade otra de peor gestión imposible para los objetivos de nuestro MF. La crisis abierta por la gestión de la idea de posibles acuerdos electorales con C’s, globalmente considerada desde su inicio, es un manual diáfano de cómo no gestionar estrategias en política. Una catástrofe que se lleva por delante, imagen, votantes, ideas y motivación. 

8.Error permanente en confundir la regeneración democrática, indispensable, con la persecución individualizada de la corrupción. Como la corrupción es sistémica, UPyD, que es un Partido Político, y no cualquier Partido friki al uso, tiene el deber absoluto de transformar y regenerar el sistema. Eso es muy distinto a tener por objetivo el convertirse en la fiscalía o en una agencia de detectives para llevar a individuos a la cárcel y aparecer como un Partido sin mensajes profundos. 

9. Una política pública excesivamente personalista, sin creación de una red de cuadros de nivel suficientes para difundir la radicalidad y profundidad de nuestros mensajes y objetivos, con una reciente política de gestos “ahuyentadora” del votante del MF: ¿Criticar el himno nacional por ignorancia? ¿Presentar jocosamente un libro de un secesionista con otros partidos del “bipartidismo” banalizando el mal cuando pedimos la aplicación de la Ley?, etc.

10. Finalmente una de las políticas de comunicación más “desafortunadas” de la Historia, no sólo por ser, realmente, una política de control asfixiante y primario más que de comunicación, sino por haber sido incapaz de poner en relieve lo que nos hace únicos e importantes para los españoles, de prestigiar nuestra imagen y de movilizar a la sociedad alrededor de mensajes claros y sin confusión

"Es una mujer honesta y como símbolo es indisociable del partido, queremos que sea la presidenta de honor eternamente, pero consideramos que la gestión y la estrategia del partido deben estar en manos de otras personas"

En conversación con Vozpópuli, el propio Calvet remarca que "los promotores de esta iniciativa compartimos la ideología y la finalidad del partido". Además, apunta, "creemos que Rosa Díez ha hecho cosas muy buenas, como la propia proeza de crear este partido". "Es una mujer honesta y como símbolo es indisociable del partido, queremos que sea la presidenta de honor eternamente, pero consideramos que la gestión y la estrategia del partido deben estar en manos de otras personas".

Este grupo crítico ya ha renunciado a su idea inicial de que la dirección del partido accediera a la celebración de un congreso extraordinario. Pero sus integrantes creen que los datos de afiliación, con 6.000 militantes y 10.000 simpatizantes, así como los últimos resultados electorales y las encuestas para las próximas citas, evidencian que "la situación actual es mala, ya se está tocando fondo" porque "vamos camino de la irrelevancia política". De hecho, creen que habrá un congreso extraordinario tras "el previsible desastre electoral en las elecciones autonómicas y municipales de mayo". Es decir, un cónclave por la inercia del partido. Y, por ello, ya están trabajando en una alternativa para el futuro, con la intención de regenerar la formación magenta antes de las próximas elecciones generales. 

Además de Calvet, otro eurodiputado de UPyD cada vez más crítico con la dirección del partido es Fernando Maura. Él no está en esta iniciativa del congreso extraordinario, pero su visión sobre los errores de la formación magenta coincide en muchos puntos con las denuncias de este grupo crítico. 

Las fuentes oficiales de UPyD consultadas por este diario aseguran, en cambio, que "el verdadero sector crítico no son 120 personas, sino que lo forman los 10.000 afiliados y simpatizantes del partido, representados por el Consejo Político, que es la voz de esos afiliados y simpatizantes y que hace unos días, en diciembre, ha respaldado la gestión de la dirección con el 95% de los votos". Así puede leerse en la página web de la formación magenta


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba