En las filas socialistas se reconoce que Pedro Sánchez actúa a ciegas en la ofensiva por el 'caso Rato'

El PSOE maniobra para hacerse con la lista de sospechosos de blanqueo y saber hasta dónde puede cargar contra el PP

El PSOE quiere dejar de caminar a ciegas en el escándalo que ahora azota a Rodrigo Rato y está moviendo todos los resortes que tiene a su alcance en el Banco de España y también en el Gobierno para hacerse con la lista de los 705 presuntos defraudadores cuyo nombre ha sido enviado por Hacienda al Sepblac para que investigue un posible blanqueo de dinero.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido públicamente explicaciones a Mariano Rajoy por el “escándalo” que protagoniza el exvicepresidente Rodrigo Rato, detenido ayer en su domicilio de Madrid. Su grupo parlamentario volverá a pedir una comisión de investigación en el Congreso, a sabiendas de que lo intentó cuando el ‘caso Bárcenas’ estaba en la cresta de la ola y no lo consiguió. Ahora opina que pueden tener posibilidades. Pero, en el fondo, señalan algunos diputados, esta ofensiva que Sánchez quiere dirigir contra Rajoy y el ministro Cristóbal Montoro, es una acometida “a ciegas” ya que todavía desconoce los nombres que integran la lista de 705 supuestos defraudadores que Hacienda ha remitido al Sepblac, en la que el líder socialista podría llegar a encontrar sorpresas desagradables.

El PSOE tiene en el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, su principal contacto para llegar a la lista

Fuentes socialistas consideran “imprescindible” el acceso a esta lista para saber hasta dónde puede llegar el PSOE en su ofensiva y de qué margen dispone para erosionar al Gobierno en pleno ciclo electoral sin luego tener que comerse sus argumentos. Con esta intención, ha decidido mover todos los resortes que tiene a su alcance en el Banco de España y también en el Gobierno para hacerse con la lista de los 705 presuntos defraudadores cuyo nombre ha sido enviado por Hacienda al Sepblac para que investigue un posible blanqueo de dinero.

La principal terminal que la cúpula del PSOE tiene en el Banco de España es el subgobernador, Fernando Restoy, a quien Alfredo Pérez Rubalcaba logró colocar a mediados de 2012 en esta responsabilidad gracias a un pacto con Mariano Rajoy. Restoy había sido hasta entonces vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El gobernador, Luis María Linde, junto a Restoy, tienen a dos altos cargos del Banco en el Servicio de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales: el secretario general del organismo, Javier Priego, y el director general de Supervisión, Mariano Herrera. El Sepblac lo preside el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa.

Otra vía que está intentando utilizar el PSOE para acceder a la lista de supuestos defraudadores está en el propio Gobierno. La relación del equipo económico socialista con el ministro Luis de Guindos también es fluida, aunque no tanto como cuando en el Grupo Parlamentario Socialista llevaba la portavocía el exministro Valeriano Gómez, con quien Guindos mantenía una estrecha relación.

Hace tiempo que se rumorea que algún alto cargo del PSOE ha tenido acceso a la lista, algo que fuentes del partido desmienten de forma categórica. Ayer, su portavoz de política fiscal, Pedro Saura, pidió no solamente sus nombres, sino también “la de los 30.000 que se acogieron a la amnistía fiscal”. Fuentes socialistas insisten que, pese a esta aparente contundencia, no se conoce muy bien todavía hasta donde se quiere llegar.

EL PSOE FUERZA AL CONGRESO A VOTAR

El PSOE forzará el próximo martes al Congreso de los Diputados a votar si pide al Gobierno la publicación de la lista con los nombres de las 705 contribuyentes que se acogieron a la amnistía fiscal de 2012. En la moción, los socialistas también reclaman la reprobación del propio Montoro a la vista de los resultados de la regularización fiscal a la que se habría acogido el extesorero del PP Luis Bárcenas y quien fuera su "superior jerárquico" en los gobiernos de José María Aznar, Rodrigo Rato.

Según el PSOE, se confirma que este procedimiento de regularización fiscal extraordinaria habría beneficiado a los defraudadores, permitido el blanqueo de capitales y amparado la corrupción, al mismo tiempo que se incrementaba de forma notable la carga impositiva al resto de los contribuyentes. De este modo, añade la moción, se actuó en contra de los principios de capacidad económica y justicia del sistema tributario y en contra de la conciencia fiscal de los españoles. 

El debate y votación de la moción el próximo martes por la tarde en el pleno del Congreso se producirá horas después de la comparecencia ante la Comisión de Hacienda del director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, para informar sobre la lucha contra el fraude fiscal. Una comparecencia a petición propia, que solicitó este jueves el Gobierno después de conocerse la actuación judicial contra Rodrigo Rato por los presuntos delitos de fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba