Nacional

Los reyes presiden el funeral por las víctimas del accidente de autobús de Cieza

Don Felipe y doña Letizia se han desplazado hasta la localidad murciana de Bullas para trasladar sus condolencias a las familias de las 14 víctimas mortales. El número de heridos graves en el accidente de autobús se ha reducido de once a ocho. 

Los reyes presiden desde poco antes de las 11:30 horas el funeral que se oficia en la localidad murciana de Bullas por las catorce personas fallecidas la noche del pasado sábado en el accidente del autobús en el que viajaban, tal y como recoge la agencia Efe.

Don Felipe y doña Letizia han llegado al pabellón Juan Valera de Bullas, donde se oficia la misa funeral, acompañados del ministro del Interior, Jorge Fernández, y del presidente del Gobierno murciano, Alberto Garre. Los reyes han sido recibidos en el exterior del pabellón por las autoridades autonómicas y locales y han conversado con el titular de Interior y el alcalde de Bullas, Pedro Chico, antes de acceder al interior del recinto.

Allí, con gestos de cariño, durante casi un cuarto de hora han saludado y trasladado sus condolencias uno a uno a los familiares de los fallecidos, que, situados en las primeras filas de la ceremonia y muchos de ellos con lágrimas, han agradecido el gesto de don Felipe y doña Letizia. También han trasladado sus condolencias a los familiares el titular de Interior, Garre y el alcalde de Bullas.

El funeral es oficiado por el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca, junto a numerosos sacerdotes de toda la zona, y desde primera hora de la mañana centenares de personas llenan el pabellón en el que se desarrolla la ceremonia. Otros cientos de personas se han congregado también en el exterior del pabellón, entre ellos algunos de los supervivientes del siniestro como la primera mujer que pudo abandonar el autobús, Ana María Álvarez.

La imagen de la patrona de Bullas, Nuestra Señora del Rosario, y los estandartes de las cofradías y hermandades de Semana Santa presiden el palco instalado en el pabellón, rodeado por completo de coronas de flores y a cuyos pies se instalan los trece ataúdes con los restos mortales de los vecinos de la localidad fallecidos en el accidente.

También perdió la vida el párroco de la localidad, Miguel Conesa, quien será enterrado en su localidad natal, el también municipio murciano de Espinardo.

El número de heridos graves se ha reducido de once a ocho. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba