El Rey zanja también de un plumazo los rumores sobre las vacaciones de la Familia Real

Felipe VI da una lección al Gobierno con su batería de medidas de renovación y transparencia

Ejemplaridad y transparencia, prometió Felipe VI. Y así ha sido. En menos de seis meses la Zarzuela se abrirá de par en par a auditores y fiscalistas para controlar las cuentas de la Casa. En tres años, el Gobierno aún no ha logrado aprobar su ley de Transparencia.

La claridad y la transparencia empiezan ya a ser una realidad en la Zarzuela, tal y como anunció Felipe VI en su discurso de proclamación. Un paso por delante incluso de la propia ley de Transparencia que, por cierto, todavía se está tramitando en el Congreso y que está previsto que esté aprobada el año próximo. En enero entrará en vigor el paquete de medidas sobre las cuentas y las actividades de la Familia Real y su entorno que ha elaborado el equipo del rey en apenas cuatro semanas. Había ya trabajo adelantado de estos últimos meses, según fuentes de Zarzuela. Pero no se ha querido perder ni un minuto en algo que Felipe VI considera imprescindible y fundamental.

Buenas intenciones

Rajoy tiene anunciado para septiembre la puesta en marcha de un paquete de medidas de regeneración democrática que parece que no llegan nunca. Reducción de diputados, de aforados, elección directa de alcaldes... buenas intenciones sin concretar. Cierto que el Gobierno necesita el consenso de la oposición para concretar estas medidas, lo que entraña tiempo y negociación, pero tampoco se ha advertido demasiado entusiasmo a la hora de impulsarlas. Tan sólo después del batacazo de las europeas se ha percibido un cambio de mentalidad en el partido en el Gobierno, que todavía no se ha traducido en hechos palpables.

En Zarzuela se advierte un cambio de estilo radical. Era imprescindible si se pretendía salvar la Institución, que atravesaba por sus momentos más difíciles desde la restauración democrática. El paquete anunciado ayer era esperado pero ha ido más allá de lo esperado. "La Casa Real va un paso por delante del Gobierno en este aspecto, algo que hay que tomar en cuenta", comentaba un miembro del Ejecutivo.

Las cuentas de Palacio serán sometidas por primera vez a una auditoría externa, que realizará un cuerpo de interventores del Estado. Los miembros de la Familia Real no podrán tener ingresos privados, algo que, de haber estado en funcionamiento desde hace años, habría evitado el 'caso Urdangarin'.

Negocios en el exterior

La familia del rey, es decir, sus hermanas, no podrán participar en actos institucionales salvo por encargo específico del monarca y no cobrarán por ello. Habrá un código de conducta para todos los trabajadores de la Casa, así como un régimen jurídico que regulará los regalos a los miembros de la Familia Real y se anuncian más disposiciones internas para el próximo curso. También colaborará la secretaría de Estado de Comercio para coordinar las labores de apoyo a la presencia económica española en el exterior.

El rey ha sido el mejor embajador español, hasta ahora. Y lo seguirá siendo. Pero con la necesaria transparencia y la fiscalización del Gobierno. El papel de 'facilitador' de futuros negocios para empresas españolas quedará de esta forma estrictamente circunscrito a lo que oriente y señale el Gobierno de la Nación. Se acabó ya el 'ir por libre' sin explicaciones.

Quince días de vacaciones

Zarzuela toma la iniciativa y despeja todas las dudas en todos los frentes. Por ejemplo, las vacaciones de la Familia Real habían derivado en escenas y situaciones de tribulación y polémica. En los últimos días empezaban ya a florecer versiones sobre cómo serán las vacaciones de don Felipe y doña Letizia, las primeras de su reinado. Se hacían cábalas, quinielas y se aireaban planes sin confirmar.

Felipe VI ha decidido atajar esta ventolera estival y, al igual que ha hecho con las medidas de transparencia de la Casa, en especial la prohibición de los miembros de la familia del rey de participar en actividades económica privadas, ha hecho público el programa de vacaciones para este verano. Marivent y sólo Marivent. Ni escapadas a Almería ni viajes secretos a destinos ignotos. Falta tan sólo que Zarzuela conforme que, a partir de ahora, cada desplazamiento de los miembros de la Familia Real será comunicado oficialmente al Gobierno, algo que no necesariamente se hacía en la etapa anterior.

Regreso a Madrid

La Familia Real llegará a Mallorca, como todos los años, en torno al 4 ó 5 de agosto y allí permanecerá hasta la segunda quincena del mes, cuando regresará a Madrid, donde los Reyes se afanarán con sus equipos en redondear la organización de la Casa y preparar la larga agenda para la nueva temporada.

La reina doña Sofía se encuentra ya en Mallorca junto a su hija la infanta Elena y todos sus nietos, con excepción, claro está, de la princesa de Asturias, Leonor, y de la infanta Sofía. No hará aparición por Palma la infanta Cristina, pendiente aún de la resolución de la Audiencia sobre su futuro judicial en el caso Nóos. Tampoco se ha informado sobre los planes del rey don Juan Carlos, quien viajará el 8 de agosto a la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia en representación del Jefe del Estado.

Don Juan Carlos y don Felipe seguirán durante este año recibiendo los mismos emolumentos que hasta ahora. Esto es, el rey 'emérito' cobrará su asignación de 292.752 euros anuales y su hijo, la mitad. En septiembre, Felipe VI establecerá la agenda y la retribución de su padre para el ejercicio de 2015, tal y como se ha señalado.

En apenas un mes, el rey le ha dado la vuelta a la estructura de la Zarzuela. En seis meses, entrarán en vigor las medidas ayer anunciadas a un grupo reducido de periodistas. Una lección de celeridad en la adopción de medidas imprescindibles para sustentar tantas palabras que giran en torno al concepto de la transparencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba