El ministro de Exteriores no se ha sumado a la comitiva en esta ocasión

El Rey bloquea su agenda internacional a la espera del inminente fallo del juez Castro sobre la Infanta

La Zarzuela no ha cerrado aún las fechas de la visita de Rey a Arabia Saudí, prevista para mayo aunque sin concretar fecha, a la espera de la decisión del juez Castro sobre el futuro de la Infanta Cristina, imputada por el 'caso Nóos'.

El Rey junto al sultán Qabus bin Said, este martes en Omán
El Rey junto al sultán Qabus bin Said, este martes en Omán efe

El Rey llegó ayer a Omán en el marco de su segunda ronda por los países del Golfo. El jueves se traslada a Baréin, donde termina este periplo. La idea de Su Majestad es visitar los seis países que integran el denominado Consejo de Cooperación del Golfo antes del verano. Abrió la serie con Abu Dabi y Kuwait, y tras Omán y Baréin seguirá por Arabia Saudi y cerrará con Qatar. Seis países en mes y medio.

El desplazamiento a Arabia Saudí, seguramente uno de los más interesentes de este periplo arábigo del Monarca, está pendiente aún de ponerle fecha. Desde Zarzuela confirmaron ayer a este periódico que será en mayo, tal y como inicialmente se había anunciado, pero no se ha concretado ni día ni semana. Su Majestad, según fuentes familiares, está a la espera de conocer el futuro judicial de su hija, la infanta Cristina, actualmente imputada por el 'caso Nóos'.

Auto de procesamiento

El juez Castro cerrará la instrucción tras el puente de Mayo. Tiene la pieza de resolución casi concluida, redactada ya en su mayor parte, pero está a la espera de algunos trámites pendientes que le impiden dictar el auto de transformación de las diligencias previas en el Procedimiento Abreviado, especie de auto de procesamiento.

La gran incógnita del caso es si el instructor mantendrá la imputación de la infanta Cristina, a la que tomó declaración en febrero por delito fiscal y blanqueo. Tanto los informes de Hacienda como la abogacía del Estado y la Fiscalía se han inclinado por apartar definitivamente a la Infanta de este caso. Sin embargo, en las últimas fechas ha trascendido en fuentes judiciales que el magistrado sopesa mantener la imputación de doña Cristina por presunto delito fiscal pero no por blanqueo.

La inquietud y los nervios no se disimulan en la Zarzuela en estas jornadas previas a conocerse la decisión final del juez. La infanta Cristina atraviesa seguramente el momento de mayor tensión desde que empezó todo este oscuro asunto, y así lo traslada insistentemente en sus conversaciones con Zarzuela, donde aún se confía en una resolución favorable a la duquesa de Palma. Fuentes próximas a la familia comentan que Cristina está pasando por una de las temporadas más duras desde que estalló el escándalo, con momentos particularmente tensos, en especial cuando le llegan determinadas informaciones desde el juzgado de Palma. No obstante y aunque el auto resulte finalmente de imputación, se da por hecho que la Fiscalía planteará inmediatamente un recurso ante la Sala para evitar que se lleve a efecto.

Margallo se quedó en Madrid

Ante este panorama, el Rey, que también se ha mostrado en privado ostensiblemente nervioso por la evolución de los acontecimientos, ha decidido dar instrucciones de bloquear su agenda internacional, últimamente muy activa, a la espera de las noticias del juzgado palmesano. La visita a Arabia Saudí, seguramente la más interesante de toda la gira, habida cuenta de su potencia económica y los vínculos con empresas españolas, está a la espera de un cierre de fechas por parte de la Zarzuela. Si, como está previsto, la resolución judicial se conoce en la primera quincena del mes entrante, el Rey se desplazaría a Riad a finales de mes.

La visita que ayer comenzó en Omán y que concluirá el sábado en Baréin es de formato casi idéntico a la que abrió la serie, en Emiratos y Kuwait. La única diferencia es que esta vez no viaja acompañado del ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que ha optado por quedarse en Madrid para asistir al Consejo de Ministros de este miércoles.

La comitiva está formada de nuevo por la denominada 'troika del Rey', es decir, los titulares de Fomento, Defensa e Industria que se desplazan con el monarca a lo largo de todo este periplo arábigo. Tres ministros con los que Su Majestad se encuentra muy cómodo, y con quienes conversa relajadamente en alguna ocasión, luego de concluida la jornada oficial. También en esta ocasión viajan directivos de una quincena de empresas del Ibex como ACS, Ferrovial, Gas Natural, Fenosa, Indra, Sacyr, todas ellas con intereses en la zona. El sultanato omaní es un territorio poco trabajado por las compañías españolas, ya que tan sólo cinco de ellas han puesto el pie en ese país.

Baréin, la segunda escala, es un país de mínima extensión, muy vinculado a los saudíes y denunciado insistentemente por las organizaciones de derechos humanos por la persecución constante de que son objeto los militantes de la oposición.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba