Don Juan Carlos conversa unos minutos en privado con Artur Mas

La Zarzuela presenta al Rey como el impulsor de una salida dialogada para Cataluña

El Rey defendió este miércoles en Barcelona la Constitución en presencia de Artur Mas al tiempo que la Zarzuela presentaba al Monarca como impulsor de un diálogo entre PP, PSOE y CIU para superar el desafío nacionalista.

El rey Juan Carlos y Artur Mas en el acto de este miércoles
El rey Juan Carlos y Artur Mas en el acto de este miércoles EFE

El Rey regresó a Cataluña después de veinte meses de ausencia para presidir el acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces titulados en la Escuela Judicial. En la visita anterior, el presidente de la Generalitat, en gesto descortés, buscó situarse en un margen alejado del Monarca para las instantáneas. Ayer fue todo lo contrario. Sonrisas, parabienes, y una fotografía de don Juan Carlos posando su mano derecha sobre el hombro de Artur Mas que se subió inmediatamente a la cuenta de Twitter inaugurada este miércoles por Zarzuela. Hubo tiempo también para unos minutos de amigable diálogo en privado.

Cerrado aplauso

En su breve discurso, el Rey declaró que prestará su apoyo a quien respete la Constitución, en clara alusión al desafío independentista lanzado precisamente por el hombre que tenía junto a él en la mesa presidencial. Mas, mucho más relajado en esta oportunidad, no dudó en sumarse al cerrado aplauso que recibieron las palabras del Monarca por parte del auditorio. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ejercía como notario testifical de la sesión.

A cuatro días de la cita electoral, el desplazamiento del Monarca a Barcelona ha sido muy bien recibido por el gobierno catalán, que lo ha entendido como una muestra de voluntad tolerante por parte de la Corona, en una línea muy diferente a la postura que ahora mantiene tanto Moncloa como el Partido Popular. De esta forma, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, había afirmado días atrás en un mitin de campaña celebrado en tierras catalanas, que Artur Mas "agita el odio" entre los catalanes, frase muy destacada por los medios de comunicación de la zona, casi todos dependientes de las ayudas públicas.

El embrollo secesionista

Precisamente 'El Periódico' de Cataluña anunciaba ayer la visita de don Juan Carlos con una pieza elaborada al hilo de una conversación con portavoces de la Zarzuela según la cual el Rey recibe desde hace tiempo a políticos de todas las tendencias y a empresarios de todo nivel con quienes conversa en busca de una solución para la disparatada deriva secesionista que impulsa Artur Mas.

Según mencionaba este medio, el Rey, dentro de las funciones de arbitraje y moderación que le atribuye la Carta Magna, impulsa con discreción un diálogo entre las dos grandes fuerzas políticas nacionales, PP y PSOE, con la coalición nacionalista CiU, a fin de superar el actual impasse de una situación que derivará en la celebración de un referéndum ilegal y separatista el próximo 9 de noviembre. La información no hacía referencia a si esa iniciativa Real está logrando algún tipo de frutos.

Es empeño de la Corona, según estas fuentes del equipo de la Zarzuela, rebajar la actual tensión y abrir canales de entendimiento. Así lo subrayó el Rey en su mensaje de Navidad del pasado año cuando propuso "la actualización de los acuerdos de convivencia". También el Príncipe de Asturias, que ya se ha desplazado en lo que va de año seis veces a Cataluña, insiste en sus mensajes en "lo que nos une", dentro de esta línea de suavizar el actual estado de cosas. Al concluir el año, don Felipe se habrá desplazado a Cataluña en torno a una veintena de ocasiones, de acuerdo con las agendas que se manejan en Palacio.

Doble ratificación

El Gobierno, sin embargo, optó ya hace tiempo por abandonar toda esperanza de alcanzar ningún tipo de acuerdo con Mas, entre otras razones bien conocidas, porque cada vez que lo ha intentado ha recibido mensajes intransigentes o muy negativos. El plantemiento de Mariano Rajoy es que el referéndum anunciado es ilegal, y así lo han ratificado tanto el Constitucional como el Parlamento español en pleno. Por lo tanto, es un asunto sobre el que no cabe ni diálogo ni negociación.

El presidente catalán, sin embargo, insiste en su voluntad de encontrarse con Rajoy para conversar sobre este asunto. "No hablar de la consulta sería de marcianos", vino a decir en una ocasión.

Don Juan Carlos observa con preocupación creciente la marcha de los acontecimientos en Cataluña. Ayer encontró un par de minutos para charlar discreta y amablemente con Artur Mas, una conversación sobre la que nada ha trascendido. Tan sólo la foto de la mano en el hombro, las sonrisas, y el 'buen rollo' imperante durante toda la visita, como lo describió uno de los asistentes. También se ha destacado la complaciente actitud del presidente catalán hacia Su Majestad, en un viraje espectacular con lo ocurrido hace veinte meses. Fuentes de los partidos que combaten decididamente el nacionalismo excluyente, como Vox o Ciudadanos, han contemplado con escaso entusiasmo estas imágenes tan relajadas de Su Majestad con el presidente catalán en fechas tan próximas a la cita electoral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba