Una ayuda con un coste considerablemente mayor que el actual

El PSOE estudia una Renta Mínima de Inserción con un coste “menor de 11.000 millones”

Ferraz se plantea incorporar en su programa económico una renta mínima de inserción para paliar, sobre todo, las “situaciones de pobreza infantil”. No especifica de momento la cuantía.

Mucho más barata que la de Podemos; del orden de, pero inferior, a la de los sindicatos; y “más igualada” entre comunidades que la actual… Ferraz se plantea incluir en el programa económico para las generales, que ultima estas semanas, un plan de ayudas a los hogares más vulnerables en la forma de Renta Mínima de Inserción. Ya hay un plan en marcha de este tipo en España, con un coste de 1.000 millones de euros. El PSOE dice que quiere ampliarlo y, sobre todo, aproximar las cantidades entre comunidades. El orden de magnitud del gasto final no superaría los 11.000 millones, en referencia al coste de un plan similar presentado por los sindicatos CCOO y UGT.

Se manejan distintos escenarios y la decisión final, advierten, la tomará Pedro Sánchez. Desde Ferraz no especifican, de momento, ni el origen de los fondos ni el detalle de la partida. Subrayan que habrá una memoria económica adjunta a su programa en el que estará detallado el escenario marco. Este asunto dividió al partido de cara a las autonómicas del 24M, informa Federico Castaño.

El debate sobre las rentas mínimas o básicas, ya sean universales o sólo para los más necesitados, se ha situado en el epicentro de la campaña electoral por la extrema debilidad de las clases más empobrecidas por la crisis. Uno de cada tres menores en España está por debajo del umbral de la pobreza y uno de cada diez sufre de pobreza extrema, según el informe Infancia, pobreza y crisis económica de los Estudios Sociales de la Caixa.

Podemos no tiene claro si la incluirá; los sindicatos han presentado una Iniciativa en el Congreso

Los sindicatos CCOO y UGT han presentado una Iniciativa Legislativa Popular en el Congreso de los Diputados pidiendo una renta mínima para todas las personas sin recursos y sin prestación por desempleo, de al menos 426 euros. El coste total estimado, aseguran, sería de unos 11.000 millones de euros, alrededor del 1% del Producto Interior Bruto español. Pretenden conseguir las 500.000 firmas necesarias para que sea debatido en la Cámara baja. Se verían beneficiados, según los cálculos sindicales, unos dos millones de hogares. Hay que ser parado inscrito, de entre 18 y 65 años, y ganar menos de tres cuartos del salario mínimo interprofesional, actualmente en los 648 euros. Las mejoras por hijos y de otro tipo tendría que determinarlas el Parlamento.

Podemos arrancó el debate proponiendo la versión más generosa de este tipo de prestación no contributiva en su programa para las elecciones europeas de 2014. Entonces pedía una Renta Básica Universal “para todos y cada uno de los ciudadanos por el mero hecho de serlo” y, como mínimo, con un valor equivalente al del umbral de la pobreza. Algunos analistas estimaron su coste por encima de los 160.000 millones de euros. Sin embargo, esa Renta Básica Universal “no va a estar incluida en el programa para las generales”, confirma Luis Giménez, de Podemos. Ni siquiera está claro que vayan a llevar una propuesta concreta de Renta Mínima de Inserción, aunque sí habrá “algún tipo de fórmula” para ayudar a los parados y gente excluida. Algunas de sus propuestas de Renta Mínima de Inserción han rondado la cifra de 11.000 millones de euros. Sobre la propuesta del Círculo Podemos de Renta Básica Universal, con un coste de varias decenas de miles de millones de euros, Giménez asegura que es tan sólo una propuesta de “un círculo activista”.

Una ayuda que ya existe

La propuesta que estudia el PSOE incluirá condiciones restrictivas a la percepción: será sobre todo para parados de larga duración y situaciones de pobreza infantil. Se compondrá de un escenario base más unos incrementos por hijos o mayores, en un esquema muy similar al ya aplicado en las distintas comunidades autónomas. Desde Ferraz dicen que la diferencia de su plan a los ya vigentes está en la cuantía y en su intención de igualar las cantidades percibidas entre las distintas comunidades autónomas, gracias a complementos nacionales.

Todas las regiones tienen una ya Renta Mínima de Inserción (RMI), pero la cuantía oscila drásticamente y los perceptores son pocos

Todas las regiones tienen una ya Renta Mínima de Inserción (RMI), pero la cuantía oscila drásticamente y los perceptores son pocos. Desde los 300 euros de mínimo de RMI de Murcia (con un máximo de 682 euros) o los 423 de Cataluña (máximo 645 euros) hasta los más de 660 del PaísVasco (con un máximo de RMI de 945 euros), todo según la memoria del MinisteriodeSanidad, Servicios Públicos e Igualdad con datos de 2013. De media los alrededor de 258.000 receptores de estas ayudas cobraron 418 euros. Esto son 257 euros menos que el umbral de la pobreza, situado en los 676 euros por persona al mes. El gasto total en Renta Mínima de Inserción fue ese año 1.040 millones de euros, muy lejos las propuestas de sindicatos, PSOE o Podemos.

Gobierno en la sombra

La propuesta socialista se enmarca dentro del programa económico que pretende tener listo para finales de mes. Se está elaborando de forma conjunta entre la ejecutiva de Ferraz y el llamado “Gobierno en la sombra”, un grupo de expertos y caras públicas seleccionado por el candidato del PSOE a las generales, Pedro Sánchez.

Jordi Sevilla encabeza el equipo económico de ese “Gobierno”. Otros nombres claves en el programa económico son Maurici Lucena para Industria, Mariluz Rodríguez para Empleo; o, ya dentro de la Ejecutiva, Manuel de La Rocha, secretario de Economía del partido; Juan Moscoso, portavoz de Economía en el Congreso; y el portavoz adjunto, Pedro Saura.

La presencia de Jordi Sevilla, insisten fuentes del partido, pretende ser un mensaje de que el PSOE no es un “partido anti-empresa”

La presencia de Sevilla, insisten fuentes del partido, pretende ser un mensaje de que el PSOE no es un “partido anti-empresa”. Y refuerzan esta idea subrayando que Sevilla ha dejado ya su trabajo como asesor en la consultora estadounidense PwC. Él ya ha abandonado ese puesto y se encuentra, desde el pasado 1 de julio, en su despacho de la sede de Ferraz 70. Sevilla fue ministro de Administraciones Públicas desde 2004 a 2007, en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Anteriormente había sido secretario de Política Económica y Ocupación del partido desde el año 2000.

A pesar de que él es un histórico del partido, el programa resultante, dicen, será “moderno y reformista”. Y tratarán de acercarse al centro del tablero político: no van a hacer “tabla rasa” con las leyes del PP, algunas de las cuales, reconocen, han sido acertadas. Van a distanciarse de Podemos presentando un programa “de izquierda responsable, moderno y reformista”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba