El presidente del Gobierno no quiere arriesgarse a cambiar las reglas de juego sin el aval del PSOE

Rajoy frena en seco la reforma de la ley Electoral y deja colgados a los barones y alcaldes del PP

Con la reforma de la ley Electoral, pasará como con la del aborto: es posible que no vea la luz en esta legislatura. El presidente del Gobierno ha reculado, dejando colgados de la brocha a los barones y a decenas de alcaldes de su partido preocupados por la situación de ingobernabilidad a la que tendrán que enfrentarse después de los comicios de mayo.

Primero fue un anuncio que arrancó con fuerza, más tarde la perdió tras constatarse el rechazo del PSOE y, finalmente, puede  quedar en nada. No habrá reforma de la ley Electoral en esta legislatura para garantizar que gobierne la lista más votada, se advierte en el Gobierno, a pesar del nerviosismo y la preocupación que invaden a no pocos presidentes autonómicos del PP y a decenas de alcaldes de grandes ayuntamientos. Mariano Rajoy les ha tomado a muchos de ellos la temperatura y a algunos ya les ha trasladado que sin el concurso de los socialistas, esta reforma tendría un efecto bumerán en las elecciones de mayo, pues sería percibida por la mayoría de la opinión pública como una cacicada motivada solamente por la sed de poder.

Las encuestas de Moncloa reflejan que Podemos le muerde más electorado al PSOE que UPyD al PP

Si se toman como referencia las municipales de 2011, algo obviamente cuestionable, y se garantizase la alcaldía a la formación más votada, el PP se consolidaría en la mayoría de las poblaciones de más de 100.000 habitantes, con grandes posibilidades de retener Madrid y Valencia. El PSOE solo gobierna en la actualidad en las comunidades de Andalucía y Asturias.

En las filas del PP se recoge la sensación de que el Gobierno, después de haber empleado a varios interlocutores para alcanzar un acuerdo con el PSOE, ha errado en sus cálculos de forma similar a como lo hizo con la reforma del aborto. En el caso concreto de la reforma electoral, en lugar de cocinar primero su propuesta con el principal partido de la oposición, la lanzó a los cuatro vientos sin calcular primero si estaría dispuesto o no a sacarla adelante sin su apoyo. El resultado ha causado una gran insatisfacción entre barones autonómicos y alcaldes, inquietos ante las expectativas que se les abre en mayo. “Nos hemos quedado colgados”, confiesa uno de los primeros.

Todo el foco sobre Madrid y Valencia

Fuentes del Gobierno admiten que no se supo medir bien la importancia que para el nuevo PSOE y, en concreto, para Pedro Sánchez, tienen en las próximas elecciones municipales y autonómicas las plazas de Madrid y Valencia. El partido que triunfe en la primera habrá dado la sensación de haber ganado en el resto de España. Y es en la comunidad madrileña y en la Alcaldía donde los socialistas quieren echar el resto, aun sabiendo que tanto Tomás Gómez como Antonio Carmona pueden verse instalados cómodamente de nuevo en los bancos de la oposición a poco que el PP sorprenda con candidatos de peso.

De todo ello han hablado largo y tendido en las últimas semanas los interlocutores que el PP y el PSOE han elegido para sondear esta reforma. En un primer momento, fue el Gobierno el que tomó las riendas de las conversaciones con los socialistas y, más tarde, se encomendó esta misión a María Dolores de Cospedal, quien ha terminado constatando que no hay agua en la piscina como para convencer al PSOE de las ventajas que puede reportarle alcanzar un acuerdo de esta naturaleza.

La principal inquietud procede del papel que pueden desempeñar Podemos y organizaciones afines en numerosos ayuntamientos y comunidades autónomas tras las elecciones de mayo. Incluso en territorios donde la organización que encabeza Pablo Iglesias carece de candidatos, le está pisando los talones al PSOE. La foto se verá con mayor claridad a nivel nacional en el barómetro que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicará en noviembre, donde el líder de la coleta avanza posiciones sin que el ‘efecto Pedro Sánchez’ le esté aportando resultados clarificadores al PSOE. A día de hoy, todas las encuestas que manejan en La Moncloa revelan que Podemos le muerde más electorado a los socialistas que la UPyD deRosa Díezal PP.

Dificultades para formar gobiernos estables

Pese a todo, el problema lo tendrán después de mayo los dos grandes partidos ya que allí donde no consigan mayorías absolutas les será muy difícil formar gobiernos estables. Los socialistas tendrán que optar en algunos territorios entre gobernar en minoría o coaligarse con Podemos y sus organizaciones afines, mientras que el PP confía  en la creciente debilidad de UPyD para forzar pactos de gobernabilidad, aun teniendo en cuenta las dificultades que ello representará a solo seis meses de unas elecciones generales.

El Gobierno cree que la reforma electoral verá la luz en el futuro, cuando se convenza al PSOE de entrar en el consenso

Las fuentes recuerdan que en la reconsideración de esta reforma que se ha hecho desde la Moncloa ha influido también la ventaja que reportaría en Cataluña y en el País Vasco tanto a Esquerra Republicana como a Bildu.

En el Gobierno se concluye que aunque el cambio de la ley Electoral no prospere en estos momentos, habrá tiempo para recuperar las conversaciones con el PSOE, admitiendo incluso la posibilidad de estudiar la conveniencia de introducir en el proceso una segunda vuelta en la elección de los alcaldes. De momento, todo ha quedado en suspenso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba