Interior aún no sabe qué hacer con los 650 aparatos adquiridos para el nuevo centro de Pamplona

Prisiones quita la TV de las celdas en una cárcel que se utilizará para acercar etarras

El máximo responsable de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ya anunció que eran "inasumibles" las prisiones con ciertos equipamientos. El primer centro afectado será el centro de la capital navarra, donde el Gobierno planea recluir a una parte de los presos de la banda armada que decidan incorporarse al nuevo plan de reinserción.

Ángel Yuste, secretario general de Instituciones Penitenciarias
Ángel Yuste, secretario general de Instituciones Penitenciarias Ministerio del Interior

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ya lo anunció el pasado lunes en una entrevista en un diario de tirada nacional: "Las cárceles con piscina climatizada y televisión de plasma en las celdas son inasumibles". Días antes, ya había dado orden a la directora de la nueva prisión de Pamplona, uno de los centros de reciente construcción que iba a contar con estas comodidades, de suspender la instalación de 650 aparatos LCD de 19 pulgadas en celdas y en zonas comunes. Las televisiones, ya adquiridas, se arrumbaban aún ayer en un almacen del centro sin conocerse cuál va a ser ahora su destino final. La piscina climatizada del centro tampoco se pondrá en marcha. Este centro es uno de los que baraja el Ministerio del Interior para acoger un número importante de presos de ETA si finalmente se produce un acercamiento, según fuentes políticas cercanas al ejecutivo conservador.

Interior ha decidido mantener cerrada la piscina para ahorrar en socorristas y mantenimiento

De hecho, la cárcel navarra tiene unas dimensiones muy por encima de las necesidades actuales de esta comunidad. Con capacidad para albergar entre 800 y 1.000 reclusos, será inaugurada el próximo 5 de junio, aunque en un primer momento no se ocupará ni la mitad de la misma. En esta primera fase sólo estarán operativos dos módulos para hombres, uno para mujeres, el centro de régimen abierto, el módulo de ingresos y la enfermería. En total, serán trasladados en los próximos meses unos 300 reclusos, procedentes la mayoría del antiguo centro penitenciario de la capital Navarra, un edificio con más de 100 años y serios problemas estructurales. En estos momentos, en este antiguo centro sólo hay un recluso con antecedentes por kale borroka.

Lo que se encontrarán él y los otros reclusos al llegar será un centro de última generación al que, sin embargo, le faltarán algunos de los equipamientos con los que iba a contar. Por ejemplo, la piscina, que ya se había llenado en los últimos meses varias veces para hacer las pruebas de funcionamiento, no podrá ser utilizada. Instituciones Penitenciarias ha decidido ahorrar las gastos de socorrista y de mantenimiento, por lo que al final permanecerá cerrada para los internos. Fuentes penitenciarias denuncian, sin embargo, que hay instrucciones para que esté llena el día en el que se inaugure el centro, acto al que asistirá el propio Yuste y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Luego, aseguran, se vaciará y quedará sin uso. La pileta contaba con un moderno techo retractil para que pudiera ser utilizada también en verano.

Más de 130.000 euros

Donde Interior no se podrá ahorrar nada es en la partida de televisiones. No se instalará ninguna en las celdas, pero los aparatos, 650 en total, ya han sido adquiridos. De hecho, la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP) adjudicó todo el equipamiento relacionado con el sonido y la imagen del centro, y que incluye otros dispositivos además de las televisiones, por un importe total de 132.153,33 euros. Fuentes de la prisión confirmaron a este diario que los aparatos, de hecho, ya estaban en el centro, pero que la orden era dejarlos en sus embalajes en un almacén de la prisión hasta que se decida su destino. Una portavoz oficial de Instituciones Penitenciarias aseguraba ayer a este diario que "no sabía" qué se iba a hacer con las mismas.

De este modo, los presos que quieran disfrutar de televisión en su celda, deberán adquirirlos en el economato del centro o llevarse los aparatos de los que dispongan en su prisión actual. Para darse un chapuzón en una piscina, sin embargo, tendrán que esperar a salir en libertad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba