Medio millar de antidisturbios llegan a Madrid para reforzar un dispositivo que superará los 1.500 agentes

Interior mete miedo al 15-M con un despliegue policial similar al de la visita del Papa

Fuentes policiales critican que sólo en la visita de Benedicto XVI o en la boda del príncipe Felipe y Letizia Ortiz los dispositivos policiales contaron con más agentes.

Despliegue policial en una manifestación del movimiento 15M el pasado junio, en Madrid.
Despliegue policial en una manifestación del movimiento 15M el pasado junio, en Madrid. GTRES

El Ministerio del Interior pretende poner firmes al 15-M y, para ello, no va a dudar en llenar de policías la ciudad más emblemática del movimiento: Madrid. Aproximadamente 1.500 agentes del Cuerpo Nacional de Policía serán desplegados en la capital durante el próximo fin de semana para vigilar las concentraciones previstas en la capital con motivo del primer aniversario del movimiento e impedir la instalación de nuevos campamentos en la céntrica Plaza de Sol, epicentro hace un año de las protestas pacíficas. Cerca de 1.000 de estos policías son integrantes de las llamadas Unidades de Intervención Policial (UIP), más conocidos popularmente como 'antidisturbios'. Son los integrantes de los 20 grupos de estas unidades destinados al operativo, nueve de los cuales, unos 450 agentes, deberán ser trasladados desde Barcelona, Sevilla, La Coruña, Vigo, Granada, Málaga y Oviedo para echar una mano a sus compañeros de Madrid. Sólo en acontecimientos como la visita de Benedicto XVI o la boda real del príncipe Felipe y Letizia Ortiz, Interior movilizó a un número tan elevado de agentes.

El ministro Fernández Díaz calificó hace dos semanas las acampadas de "actos ilegales"

El importante despliegue policial previsto por Interior sigue la línea marcada hace dos semanas por el titular del departamento, Jorge Fernández Díaz, quien, sin citar al 15M, calificó las acampadas como "actos ilegales" y avisó de que nos las iba a permitir. Ayer, un alto cargo del Ministerio atenuaba sus palabras y aseguraba a este diario que el amplio dispositivo sólo busca evitar incidentes y no reprimir al movimiento ciudadano -"nadie quiere alborotos, simplemente"-, aunque no dudaba en alardear del elevado número de agentes se iba a concentrar en la capital pese a que concentraciones similares están previstas en otras ciudades españolas.

Sin embargo, fuentes policiales calificaban ayer a este diario el despliegue de "desproporcionado y caro". "No tiene sentido que en un acto con desplazamientos y actos mucho más multitudinarios, como fue la reciente visita del Papa, se destinara un número de agentes sólo un poco superior. Está claro que quieren meter miedo para que la gente no acuda", concluyen. Estas mismas fuentes recuerdan que, precisamente, durante el viaje de Benedicto XVI Interior se gastó 1,7 millones de euros sólo en pagar dietas y horas extras a los policías. "Con unos presupuestos bajo mínimos, qué sentido tiene hacer un desembolso extra por unos actos que el año pasado no provocaron graves problemas de orden público", se preguntan.

De 96 horas de concentración a sólo 35 horas

Pese a las advertencias de Fernández Díaz, ya hay anunciada un concentración para el esos días en la céntrica plaza madrileña, donde deben confluir diversas manifestaciones que partirán de varios puntos de la ciudad. Un ciudadano comunicó a la Delegación del Gobierno en Madrid el pasado día 5 la convocatoria de una reunión entre las "las 00.00 horas del 12 de mayo a las 23.59 del 15 de mayo" en Sol. La delegada, Cristina Cifuentes, ha accedido a la misma, pero con importantes restricciones. A las 96 horas consecutivas de concentración solicitadas, Cifuentes sólo ha autorizado 35 repartidas entre los cuatro días: cinco el horas el sábado y 10 horas consecutivas para cada una de los tres días siguientes.

Desde varias cuentas de twitter, representantes del movimiento ya anunciaban ayer que éste seguía adelante con sus planes y que no pensaba acatar los términos de la autorización de la Delegación del Gobierno. También desde IU se criticó este martes la decisión de Cristina Cifuentes. El portavoz parlamentario de IU en el Congreso, José Luis Centella, denunció que el PP quiere “criminalizar” movimientos sociales y convertir el aniversario del movimiento del 15-M en un problema de orden público. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba