Pedro Sánchez encarga a su ejecutiva una estrategia potente que aglutine a los indignados

El PSOE ‘tomará’ la calle a partir de septiembre para rentabilizar la indignación y frenar el trasvase de votos a Podemos

Los 1,2 millones de votos obtenidos por la formación que dirige Pablo Iglesias en las pasadas elecciones europeas van a ser una preocupación permanente para el PSOE en esta nueva etapa. Este lunes, en la primera reunión de la nueva ejecutiva salida del congreso, ha decidido elaborar una “estrategia potente” para recuperar la calle y rentabilizar la indignación ciudadana a partir de septiembre.

Antes de reunirse con  Mariano Rajoy, Pedro Sánchez ha reunido por primera vez a su ejecutiva y la ha encargado que tenga listo para septiembre un plan de acción cuyo objetivo es recuperar la sintonía con las capas de población que más han sufrido la crisis y han mostrado mayor indignación en la calle. El voto de 1,2 millones de ciudadanos a Podemos en las pasadas elecciones europeas sigue preocupando y mucho a los socialistas, pues se les ha abierto un frente por la izquierda que podría llegar, incluso, a desbancarles como primer partido de la oposición en el supuesto de que la formación que dirige Pablo Iglesias sumara fuerzas con Izquierda Unida.

El PSOE quiere controlar desde el primer momento el frente que Podemos le ha abierto a su izquierda

Pedro Sánchez se ha comprometido a articular “una estrategia potente” para aplicarla el próximo otoño en la que el PSOE se vea más representado en los movimientos sociales y culturales –“aquellos que últimamente nos miran de reojo” – y en las protestas de los indignados. “Estaremos muy presentes en la calle y en las manifestaciones que lideran los ciudadanos más castigados por los recortes”, ha dicho el secretario general socialista tras reunirse con la dirección de su partido. Las secretarías de área más afectadas por la elaboración de esta estrategia son las de Movimientos Sociales que dirige Pedro Zerolo y la de Bienestar Social, en manos de la asturiana María Luisa Carcedo, aunque la intención de Sánchez es involucrar en ella a todo el partido.

La inquietud por el mordisco electoral que Podemos le ha pegado al PSOE se comprobó en los dos discursos que Pedro Sánchez hizo ante el congreso del pasado fin de semana. En el del sábado, advirtió a los delegados que los socialistas no pueden representar a una izquierda que se conforma solo con protestar, pues el Partido Socialista es una formación que aspira a gobernar. El riesgo de que el PSOE deje de ser un partido de gobierno y pierda su vocación mayoritaria ha sido advertido en reiteradas ocasiones por el expresidente Felipe González, inquieto también por la posibilidad de que su formación llegue a ser orillada en el Congreso y se quede con 40 diputados.

En el discurso de Pedro Sánchez se percibe la preocupación porque el PSOE pierda su vocación mayoritaria

El domingo, Pedro Sánchez fue más allá en esta misma idea y animó a los suyos a empujar a favor de la remontada electoral a partir de una alternativa de gobierno aún por elaborar que movilice a los 3,5 millones de votantes perdidos desde noviembre de 2011. “Nuestro proyecto es de mayorías, nuestro partido no es fruto de una torrentera, tiene 135 años de historia, el populismo solo es poner la vela en la dirección que sopla el viento y eso no lo vamos a hacer”, argumentó el líder socialista. También aludió al problema que Podemos ha creado al PSOE la presidenta andaluza,Susana Díaz, quien acusó implícitamente a Pablo Iglesias de dividir a la izquierda y ayudar a que el PP se perpetúe en el Gobierno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba