Nacional

El PSOE de finales de los 70 y Podemos, una convergencia de ideas 37 años después

Las declaraciones de Willy Toledo comparando al PSOE de la Transición con Podemos han desatado un torrente de críticas. Comparando el programa electoral de los socialistas en 1977 y el de Podemos en 2014 los resultados reflejan su semejanza.

“La clase política del régimen anterior ha servido a este capitalismo de rapiña sin tener en cuenta el interés general de la población. Ellos nos han conducido a la situación actual”. Cuando uno lee estas palabras cabría preguntarse si no están en boca de alguno de los representantes de Podemos, pero estas líneas u otras como “es necesario sanear la vida política española, terminando con la corrupción, una de las lacras heredadas del régimen anterior” en realidad son fragmentos del programa electoral del PSOE de 1977, y es que en ese año se puede observar un PSOE que no está lejos de las posiciones de Podemos.

Hace unos días, el actor Willy Toledo equiparó en su Twitter al tridente de Podemos en 2014 con el del PSOE en 1978, algo que después explicó en una carta donde criticaba a la formación por su intención de renunciar a planteamientos de la izquierda clásica y acercarse a la socialdemocracia con el fin de sacar votos.

Comparando el programa de 1977 y el de Podemos en 2014, ambos en un periodo preconstituyente según sus objetivos, no se encuentran demasiadas diferencias en los planteamientos e incluso en las medidas que se proponen, es más, el discurso del programa del PSOE es más parecido a las declaraciones de los portavoces de Podemos; aunque éstos en su programa de las europeas moderan bastante el lenguaje.

Reducción de la jornada laboral -el PSOE a 40, Podemos a 35-, Incorporación de viviendas deoscupadas a "stock" o "parque público", alquileres y viviendas sociales, reducción de la edad de jubilación a los 60 años, igualdad total entre hombres y mujeres, reforma fiscal progresiva, medidas contra empresas con beneficios-los socialistas plantean impuestos, Podemos prohibir despidos-, persecución del delito fiscal –el PSOE aboga por perseguirlo creando esa figura-, aumento de la inversión en enseñanza, que será laica y gratuita, y sanidad, gratuita, defensa del medio ambiente, cooperativismo agrícola, expropiación de grandes fincas o negarse a firmar tratados militares –Podemos plantea salir de los existentes- son solo algunas de las medidas en las que están de acuerdo, solo con algunos matices debido al momento histórico; en muchas otras se parecen bastante.

Hay que tener en cuenta dos puntos clave antes de adentrarse en los textos: el programa de Podemos está destinado a las elecciones europeas y a las dos hojas de ruta les separa una diferencia de 37 años, por lo que muchos de los problemas que plantea solucionar Podemos no eran latentes en 1977 y por tanto hay muchas medidas de de la formación liderada por Pablo Iglesias que el PSOE no contiene, pero una gran parte de las medidas del PSOE las defiende Podemos.

Los dos programas son cortos y directos, el del PSOE tiene 30 páginas y el de Podemos 36, aunque el de los socialistas es mucho más reducido, dado que presenta una letra bastante grande. Los dos plantean un texto de crítica con el sistema económicoy político del “régimen” anterior, los socialistas del sistema que prevaleció durante la dictadura y Podemos respecto al “régimen del 78”, en donde se propone en ambos casos un proceso constituyente que cambie el modelo social, económico y político.

En ambas hojas de ruta la obtención de derechos y libertades -a través de un proceso constituyente-, la reforma fiscal progresiva, la vivienda, el paro, la emigración y la corrupción son temas capitales. Además, respecto a la obligatoriedad de cumplir con el programa electoral, el PSOE apela a un argumento de ethos (autoridad) y lo defiende como promesa, mientras que podemos lo hace como norma.

Misma oposición

Los socialistas hablan de nueva política, de acabar con aquellos que se llaman “demócratas” o “socialistas” y  no lo son. El PSOE escribe en su programa “LA DEMOCRACIA LA TIENEN QUE CONSTRUIR LOS DEMÓCRATAS” y suena mucho al discurso de Iglesias: “Nosotros, los demócratas” y a la “nueva y vieja política”.

Diferencias

PSOE (1977): “La democracia interesa a todos, menos a aquellos que pretenden mantener sus privilegios por la fuerza”

Pero entre los dos programas también existen discordancias, relacionadas con el momento histórico o con la forma de plantear sus propuestas. Entre otras, por ejemplo, el PSOE defiende la inversión en materia urbanística, algo que Podemos no trata, los socialistas defienden las nacionalidades y regiones dentro del Estado, así como la autonomía de los municipios, mientras que Podemos defiende el derecho a decidir.

Además, el partido de Iglesias defiende la auditoría pública de la deuda del país, una renta básica universal o una mayor participación ciudadana. Estas medidas no son tratadas por los socialistas, que en participación defienden ésta de forma local a través de consejos ciudadanos en los municipios.

Contra los privilegiados

“La democracia interesa a todos, menos a aquellos que pretenden mantener sus privilegios por la fuerza” explica la primera frase del primer capítulo del programa del PSOE, y perfectamente encaja con los enunciados de la formación de Iglesias, que repite la necesidad de acabar con los privilegios de la “casta”.

Los dos programas tienen una vocación similar a la hora de proponer cambios a la sociedad, existen matices y existen también diferencias. Los socialistas han cambiado su discurso y Podemos ha retomado algunos de los conceptos de entonces; medidas que movilizaron también a la población hace no tantos años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba