Nacional

Pablo Iglesias se refugia en el partido para eludir el fiasco de Syriza en Grecia

El líder de Podemos no ha dado todavía explicaciones públicas de cómo afectan a su proyecto las concesiones de Alexis Tsipras ante los acreedores. Varoufakis sugiere que los encendidos apoyos que recibían de Podemos tuvieron un efecto perjudicial.

El eurodiputado y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El eurodiputado y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, contempla el clima de incertidumbre en Grecia con más distancia de lo habitual. El eurodiputado apenas se ha pronunciado sobre los pormenores del tercer rescate al que se ha visto abocado el Gobierno de Alexis Tsipras, aceptando unas condiciones más severas que las contenidas en la propuesta previa al referéndum del pasado 5 de julio. Iglesias todavía no ha dado explicaciones públicas de cómo afectan a su proyecto las concesiones del primer ministro heleno y líder de la coalición de izquierda radical Syriza ante los acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

Desde el acuerdo alcanzado entre Grecia y los mandatarios europeos en la madrugada del domingo al lunes, Iglesias ha optado por un perfil bajo, sin grandes apariciones mediáticas. El último acto público en que intervino tuvo lugar el pasado domingo, horas antes de que hubiera fumata blanca en Bruselas. Participó en el Foro del Cambio organizado por Podemos en Madrid y lanzó entonces un último mensaje de ánimo al jefe del Ejecutivo heleno: "Espera Alexis que ya llegamos y vamos a ser más fuertes". "Sabemos que gobernar es difícil y llevamos un año y medio preparándonos", dijo el eurodiputado, como si estuviera presagiando la "claudicación" de Tsipras -en palabras del ala más beligerante de Syriza-, aceptando el tercer rescate, que rondará los 50.000 millones de euros.

Desde el acuerdo del lunes entre Grecia y los acreedores, Iglesias ha optado por un perfil bajo, sin grandes apariciones mediáticas

No es lo mismo gobernar que ser oposición, parecía sugerir Iglesias, aunque en ese momento desconocía el alcance de la transfiguración de su "hermano heleno". Una vez que Tsipras estrechó finalmente la mano de los acreedores, la primera reacción del eurodiputado fue la de calificar el acuerdo de "golpe de Estado" ("This is a coup"). "Todo nuestro apoyo al pueblo griego y a su gobierno frente a los mafiosos #ThisIsACoup de la troika", escribió Iglesias en la red social Twitter. Desde entonces, la mayoría de sus apreciaciones en esta plataforma han tenido relación con el proceso de primarias que vive su partido y el debate de la confluencia con otras fuerzas de izquierdas.

Asimismo, en la rueda de prensa que Podemos ofreció el lunes al término de la reunión del Consejo de Coordinación, el líder del partido tampoco compareció. Si bien la cuestión griega fue abordada en esta mesa, el elegido para dar la cara ante los medios de comunicación y explicar lo que allí habían tratado fue el responsable de Economía, Nacho Álvarez. Ni rastro de Iglesias, que sí salió una semana antes, en la misma sede, a aplaudir el 'no' ganador del referéndum griego. "Es un 'sí' a Europa, a una Europa de los derechos sociales, a una Europa de la prosperidad", subrayó entonces.

En aquella rueda de prensa, Pablo Iglesias también aprovechó para arremeter contra el Gobierno popular. El eurodiputado dijo que el Ejecutivo de Mariano Rajoy "debería ser más responsable" y cuestionó el "tono poco sensato" e "impropio" que, a su juicio, había mantenido durante la campaña del referéndum. Declaraciones previas de dirigentes de Podemos en esta misma línea, con encendidos apoyos al Gobierno de Tsipras, no pasaron inadvertidas, según se ha sabido ahora, para los negociadores griegos, por cuanto llegaron a tener un efecto perjudicial.

El exministro de Finanzas heleno Yanis Varoufakis ha revelado en una entrevista con el semanario británico New Statesman que cuanto más hablaban a favor de Syriza estos líderes de Podemos, "más contrario se mostraba el ministro de Economía español", en alusión a Luis de Guindos. Pese a la "buena relación" con Podemos, añade Varoufakis, Syriza no buscó alianzas con la formación morada porque "no había nada que pudieran hacer".

Reflejo inmediato en la apuesta programática

La distancia que ha tomado la organización de Iglesias respecto a sus "hermanos griegos" también se ha hecho visible sobre el papel, esto es, en cuestiones programáticas. En la comparecencia que protagonizó Nacho Álvarez el pasado lunes, matizó que Podemos ya no contempla una restructuración de la deuda pública (el partido incluso llegó a hablar de "impago" en sus inicios), como la de Grecia, sino que ahora aboga solamente por meter mano a deudas privadas.

El economista manifestó que la formación morada cree que lo prioritario en este momento es apostar por la reestructuración "de algunas deudas privadas" como la deuda hipotecaria "que mantiene lastrados a millones de hogares cada día". No obstante, ello no quiere decir, precisó Álvarez, que Podemos "no considere que la deuda (por la pública) sigue siendo un problema y que debe ser abordada de alguna forma".

Después de tres días sin escuchar a Pablo Iglesias analizar en detalle las consecuencias que tiene para Podemos el paso atrás de Tsipras, a escasos meses de las elecciones generales en España, el eurodiputado presenta este jueves la Universidad de Verano del Instituto 25-M Democracia, la fundación afín, y después participa en la puesta de largo de su lista -la candidatura oficialista- a las primarias internas, de las que saldrán los aspirantes al Congreso de los Diputados.

Podemos votaría 'sí' al rescate en el Parlamento

Antes de empezar el acto de la Escuela de Verano, el 'número dos' de Podemos, Íñigo Errejón, ha manifestado esta mañana que si estuvieran en la Cámara Baja votarían 'sí' al rescate solicitado por Grecia, "respetando" así lo apoyado por el Parlamento griego, ha enfatizado. Asimismo, Errejón ha cargado contra Rajoy tras su anuncio de someter dicho rescate a votación en el Congreso. Es una "maniobra electoral" y un "fraude", ha remarcado, recordado al mismo tiempo que "nadie discutió el rescate a los bancos". Por su parte, Iglesias se ha limitado a decir que Tsipras se enfrentó a una situación "límite" y que "el Gobierno (griego) ha ganado en estabilidad y ha logrado que se pueda hablar de reestructuración de la deuda", informó Efe.

Ya en la tarde de este jueves, Iglesias ha escrito en su cuenta de Twitter: "No vamos a dar la espalda a Tsipras en el momento más duro. No nos gusta el acuerdo, pero jamás un gobierno demostró tal valentía en Europa". El líder de Podemos vuelve a hacer equilibrismo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba