Sigue sin haber consenso en el partido sobre si conviene girar a la izquierda o a la derecha

Alerta en el PSOE: la unión de Podemos, IU y las mareas ciudadanas puede arrinconar a Pedro Sánchez

“Somos la izquierda que atrae al centro”, repite Pedro Sánchez cada vez que se le pregunta por el giro que puede protagonizar el PSOE para ganar poder territorial y, al mismo tiempo, no morir de éxito en las elecciones generales. Detrás de la frase, admiten fuentes socialistas, se esconden las dudas sobre si conviene girar a la izquierda o a la derecha.

Pedro Sánchez, durante un mitin de la pasada campaña electoral.
Pedro Sánchez, durante un mitin de la pasada campaña electoral. EFE

Los resultados del pasado 24 de mayo dejaron a los socialistas a dos puntos del PP en las elecciones municipales, dato que ha sido interpretado por la mayoría de los sociólogos como un claro corrimiento de los votantes hacia la izquierda, sustentado también en la irrupción de Podemos, imposible de precisar si se tiene en cuenta que concurrió a los ayuntamientos con otras marcas afines. El PSOE se dejó 672.264 votos con respecto a las municipales de 2011, fue incapaz de absorber los 2,5 millones que perdió el PP, pero se ha encontrado con la paradoja de que puede gobernar en seis comunidades autónomas, cinco de ellas recuperadas, gracias a la ayuda de Podemos. La gran pregunta que ahora se hacen en la dirección socialista es qué le ocurrirá al partido si Pablo Iglesias suma fuerzas con Alberto Garzón y ambos concurren juntos a las legislativas previstas para fin de año con el acompañamiento de otras fuerzas de izquierda y las mareas ciudadanas que el pasado 24-M triunfaron, sobre todo, en Galicia.

Pablo Iglesias puede convertirse en el centro de gravedad de la oposición al PP si aglutina a la izquierda radical

A juicio de veteranos dirigentes socialistas, lo que puede ocurrir si Podemos logra aglutinar en las generales a todo el espectro ideológico que se mueve a la izquierda del PSOE es, sencillamente, que se pierda la hegemonía y que Pablo Iglesias se convierta en la próxima legislatura en el centro de gravedad de toda la oposición al Partido Popular. “No es lo mismo que nosotros seamos la muleta de Podemos que al revés”, resume un parlamentario con varias décadas de militancia, alarmado por la incertidumbre que ha surgido después del 24-M sobre cual es el espacio que corresponde ocupar al PSOE, más allá de las frases huecas de su secretario general.

En vísperas de las municipales y autonómicas, el sociólogo José Félix Tezanos coordinó una gran encuesta, realizada de forma presencial a partir de una muestra de 2.024 entrevistas, en la que se refleja que el 65% de los votantes se sitúan en los distintos espacios que hay abiertos dentro de la izquierda. Las municipales revelaron después que el 45% del voto fue al PSOE, IU y las marcas afines a Podemos. En todo caso, según el estudio de Tezanos, el Partido Socialista tiene en estos momentos más votantes potenciales en su izquierda inmediata (31%) que en su derecha (22%), por lo que cualquier inflexión hacia una mayor moderación daría lugar, a juicio del sociólogo, a mayores pérdidas de votos. Son más los encuestados afines a esta formación que se manifiestan favorables a una cierta inflexión hacia la izquierda (35%) que hacia la derecha (23%). Los que apuestan por la primera opción son los jóvenes, estudiantes, profesionales de hasta 45 años y parados. Los que prefieren inclinarse hacia la derecha son jubilados y personas que suelen cambiar su voto con cierta facilidad.

Mejores resultados que la marca Podemos

Este tablero, según fuentes socialistas, puede moverse de aquí a las elecciones generales si Podemos consigue aglutinar en la misma lista a la mayoría de las fuerzas que operan a la izquierda del PSOE y que el pasado mes de mayo obtuvieron un buen resultado, mejor incluso que el de la marca Podemos en algunos territorios. En la capital de España, por ejemplo, Ahora Madrid consiguió, con Manuela Carmena de candidata, el 40% más de apoyos que los que cosechó Podemos en esta ciudad para elegir al candidato a la comunidad. Las listas formadas a la izquierda del PSOE están también en disposición de acceder a los gobiernos municipales de Barcelona, Zaragoza, Oviedo, La Coruña, Santiago y Cádiz. Siete grandes capitales, en total, donde los socialistas, como mucho, ejercerán el papel de muletas.

Somos la izquierda que atrae al centro”, repite Pedro Sánchez cada vez que se le pregunta por el giro que puede protagonizar el PSOE para ganar poder territorial y, al mismo tiempo, no morir de éxito en las elecciones generales. Detrás de la frase, admiten fuentes socialistas, se esconden las dudas sobre si le conviene girar a la izquierda o a la derecha, a la vista de la aspiración de Mariano Rajoy de copar el espacio de centro.

Los socialistas se debaten entre la conveniencia de virar a la derecha o ganar espacio por la izquierda

Otro sociólogo, José Juan Toharia, presidente de Metroscopia, lo tiene claro. En su opinión, lo que pase en las legislativas dependerá de cómo se gestionen ahora las alianzas postelectorales, de cómo se presenten y de cómo sean interpretadas por el electorado, teniendo en cuenta que una buena parte del mismo no las verá como un pasteleo al uso sino como una buena predisposición al pacto sin perder la identidad.

Otro experto, Narciso Michavila, considera que España no tiene por qué ser un país ingobernable ya que habrá nuevas motivaciones. Recuerda que los votantes de Podemos y de Ciudadanos, en su mayoría, son personas bien formadas y exigentes. Si, al final, Iglesias no contribuye a la gobernabilidad, perderá votos y el electorado buscará la estabilidad apostando de nuevo por los dos grandes partidos, razona. Por ello, si es inteligente, cerrará acuerdos más bien rápidos en ayuntamientos y comunidades para no ser castigado en las elecciones generales, vaticina el sociólogo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba