Nacional

Así revoluciona Podemos la vida del Parlamento Europeo

Avalancha de medios de comunicación para recoger declaraciones de Pablo Iglesias, asombro en el Grupo de la Izquierda, ‘espías’ del PP y del PSOE en las ruedas de prensa… La llegada de Podemos a Bruselas sin duda ha redoblado la atención puesta en las instituciones europeas. 

Pablo Iglesias suele decir que PP y PSOE utilizan el Parlamento Europeo como una forma de guardería o asilo en el que colocar a sus “viejecitos”, dirigentes de toda la vida que han hecho carrera política en sus respectivas filas y que al final son agraciados con un puesto en Bruselas. El profesor de la Complutense asegura, en cambio, que para él las políticas comunitarias -como los recortes - son esenciales, razón por la cual aterrizó un día en la capital de la cerveza y las patatas fritas. Aunque a nadie le escapa que Iglesias tiene todas las papeletas para regresar a España dentro de un año cuando se celebren las próximas elecciones generales, Podemos ha revolucionado la vida en la Eurocámara, acostumbrada a un trasiego menor al que se produce en los parlamentos nacionales.

El portavoz de la neonata formación y su tocayo, Pablo Echenique-Robba, así como la eurodiputada gaditana Teresa Rodríguez, concitan tanta atención en Bélgica como la que en Madrid despiertan Iñigo Errejón, Juan Carlos Monedero o Carolina Bescansa, cabezas pensantes de Podemos en España. Y eso atrae a las cámaras. Las tertulias políticas se han acostumbrado a la conexión en directo desde la Place du Luxembourg, pero la carga de trabajo y los frecuentes viajes tienen a Pablo Iglesias a punto de estrés.

“Ahora está físicamente menos presente en los debates televisivos porque necesita descansar. Aquí en el Parlamento nos tiramos 12 horas metidos” (el resto de partidos también defienden que se pasan toda la jornada trabajando dentro del hemiciclo). Jueves y viernes los eurodiputados suelen volar a España, de donde regresan normalmente el lunes. Así que meterse cuatro horas de plató se hace cada vez más raro para Iglesias.

Quienes están encantados son los trabajadores -funcionarios y contratados temporales- del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) en el que se integra Podemos. Nunca llenó las ruedas de prensa este grupo, formado por una veintena de partidos entre los que están IU, Bildu, la Syriza griega o el Sinn Féin irlandés. Ahora, en cambio, lo difícil es coger sitio en una sala a la que acuden no solo periodistas: durante las comparecencias de Iglesias ante los medios es normal ver a trabajadores del PP y PSOE en el Parlamento. Los partidos de la casta, según el líder de Podemos, envían espías, pero no a dirigentes para que debatan cara a cara.

Pablo Iglesias es el eurodiputado español que más interés suscita en Bruselas con diferencia, y no sería pretencioso extender la comparación a sus 751 señorías. El perfil de la Eurocámara es bajo: levantan interés euroescépticos y ultras que apenas se dejan ver por Bruselas, como Marine Le Pen (FN) o Nigel Farage (Ukip), y más bien lo consiguen por sus comentarios soeces y xenófobos contra la movilidad comunitaria y los inmigrantes. En España, solo el candidato a comisario Miguel Arias Cañete rivaliza, y por motivos que tienen que ver con su complicada carrera hacia la Comisión. “Tengo muchísimos problemas para atender a la prensa extranjera, porque solo los medios españoles ya me dan una carga de trabajo enorme”, confiesa uno de los responsables de prensa. La expectación ante un canutazo de Pablo Iglesias rivaliza con la que pueda suscitar cosa similar con Esperanza Aguirre de protagonista en cualquiera de los actos a los que la lideresa acuede en Madrid.

Podemos recurre a los medios audiovisuales del Parlamento, claramente “desaprovechados” en opinión de esta formación. Desde ahí lanzan sus vídeos por las redes sociales, los menean, sin necesidad de contar con un equipo de grabación propio. “Una intervención de Pablo Iglesias en un Comité o en la Cámara puede ser más seguida que la un presidente que acude al PE, ya se trate de Rajoy o Merkel. Recibe cientos de miles de visitas”, explica una fuente de esta institución.

En el Grupo de la Izquierda Europea se han acostumbrado al protagonismo del profesor de Ciencias Políticas, hasta el punto de que en el viaje a Gaza, a principios de septiembre, hubo miembros de la delegación del GUE que pidieron consejo a Podemos sobre la mejor estrategia de comunicación a seguir. Dentro del grupo, las relaciones son buenas con todos, incluida IU, que se ha visto rebasada en las encuestas y hoy discute internamente una eventual confluencia con Podemos.

Aunque existieron rencillas al principio, la salida de Willy Meyer y la entrada en su lugar de Javier Couso (hermano del cámara asesinado en Irak) mejoró mucho el trato de IU con Podemos. Couso e Iglesias conservan una lejana amistad y coinciden en el Comité de Asuntos Exteriores. “Se reparten las intervenciones. Y de noche, si tienen fuerzas, comparten alguna cerveza”, a la que a veces se une Marina Albiol (IU).

Algunos empleados de Podemos no ocultan su desamor por Bruselas: “La identificamos solo con trabajo, y de la ciudad apenas si conocemos cuatro cosas”. Continuamente en la lupa de todo el mundo por el destino de su sueldo, los asistentes fichados ganan 1.800 euros, prácticamente lo mismo que los cinco eurodiputados. Pero el periodo de contratación no ha terminado, y cuando se cierre presentarán ante el Tribunal de Cuentas todos los gastos de personal. La austeridad a cal y canto genera alguna incomodidad de puertas adentro: “Viajamos a los Plenos mensuales de Estrasburgo cinco tíos metidos en un coche. Y puedo asegurar que no ahorramos nada”, confía un miembro de Podemos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba