Nacional

Los partidos nacionalistas pasan a la ofensiva contra Podemos: es un "producto de Madrid"

Las fuerzas soberanistas, a diferencia de hace escasos meses, ya no ven con buenos ojos la irrupción de la formación de Pablo Iglesias como azote del bipartidismo. Coinciden en atacar al pasajero inesperado aludiendo a su carácter estatal.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su último mitin en Barcelona.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante su último mitin en Barcelona. EFE

Con sólo un mitin en Barcelona y sin pisar siquiera el País Vasco (sí lo ha hecho su número dos, Juan Carlos Monedero), el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha desatado el nerviosismo de los nacionalistas en estas semanas. Lejos parecen quedar ya las palabras de bienvenida que hace escasos meses dedicaban al nuevo partido por su irrupción como azote del bipartidismo. Los últimos barómetros oficiales, dependientes del gobierno autonómico de turno, han espoleado a los partidos soberanistas, que han comenzado a engrasar su maquinaria para no ceder ni un milímetro al pasajero inesperado, al invitado sorpresa. ¿Acaso no habría convocado ya elecciones el president Artur Mas de no existir Podemos y su acecho a los máximos órganos de decisión?

Si bien la encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat catalana sitúa a la formación del círculo como la fuerza más votada (CiU ganaría en escaños), el Euskobarómetro que elabora la Universidad del País Vascole coloca a sólo un diputado del PNV (desplazando a Bildu como segunda opción con mayor respaldo). Dos datos que ya traen de cabeza a los gurús de la autodeterminación.

Tales sondeos han coincidido en el tiempo con el proceso de primarias municipales de Podemos, que ha permitido al partido de Iglesias dotarse de una estructura orgánica y unos líderes territoriales. Estos representantes han puesto a los soberanistas frente al espejo ya desde sus primeras intervenciones públicas. Con pies de plomo en toda declaración que tenga que ver con cuestiones identitarias -la dirección de Podemos aspira a ocupar la centralidad del tablero-, a los portavoces de Podemos les ha bastado con señalar al nacionalismo como "cómplice" de PP y PSOE en llevar al país a la "resignación". CiU y PNV, a ojos del partido de Iglesias, forman parte de la "casta", del poder establecido, del sostenimiento gracias a unas "redes clientelares", y así lo han recalcado en estos días los secretarios generales de Podemos en Barcelona, Marc Bertomeu, y Bilbao, Lander Martínez.

La estrategia de los nacionalistas pasa por atacar la "indefinición" de Podemos en la cuestión soberanista, por retratar lo que califican de "ambigüedad calculada"

Frente a ello, la estrategia de los nacionalistas pasa por atacar la "indefinición" de Podemos en la cuestión soberanista, por retratar lo que califican de "ambigüedad calculada" de los profesores universitarios con tal de conseguir votos a diestra y siniestra. Así, desde CiU no han tardado en tildar de "casposo" el discurso de Iglesias sobre el proceso secesionista en Cataluña. El eurodiputado manifestó en una entrevista con El Periódico que "para defender la soberanía es un error aliarse con el partido de Pujol, Mas y las sedes embargadas", en alusión al caso Palau. Iglesias reiteró que la posición de su partido es la de defender el "derecho a decidir sobre todo".

Este planteamiento "ambiguo", como lo ven los nacionalistas, es el que quiere aprovechar CiU para obligar a Podemos a significarse, una táctica que el partido de Artur Mas seguirá de aquí a las próximas citas electorales. El portavoz convergente en el Parlament, Jordi Turrull, ha pedido a los dirigentes de Podemos que digan "si están a favor o no de un referéndum sobre la independencia, sí o no".

Asimismo, en el argumentario de los nacionalistas para contrarrestar a Podemos en los próximos meses figura el artificio de presentar a la formación del círculo como un "producto de Madrid", como una fuerza de laboratorio engendrada en la Universidad Complutense, sin arraigo "en nuestro país", sin lazos identitarios. Es por ello, por lo que ya se oyen invectivas que cuelgan a Podemos el epíteto de "españolista".

De esta forma, los partidos soberanistas quieren ir abonando ya el terrero del voto nacionalista de cara a las municipales para evitar futuras sorpresas en los comicios generales de finales de año. Y es que ya han detectado un electorado que si bien se considera nacionalista y así votaría en las elecciones locales, estaría dispuesto luego a votar a Podemos en las generales con el propósito de que el palo, el revés al bipartidismo sea contundente, histórico, mortal.

En una línea similar a CiU, el PNV ha criticado en los últimos días que el partido de Iglesias aún no haya concretado su postura sobre "el conflicto vasco". "Hasta ahora no han definido detalladamente cuáles son sus propuestas y parece que, o no tienen opinión sobre el conflicto vasco, o pretenden ocultarla, por lo que tendrán que definirla a medida que se acerquen las elecciones", ha señalado el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban.

El BNG también juega sus cartas

También desde Galicia se han lanzado ataques a la cúpula de Podemos por considerar que el nacionalismo no es una cuestión prioritaria en esta región. En concreto, ha sido el Bloque Nacionalista Galego (BNG) el que ha reprochado a la responsable de análisis político, Carolina Bescansa, que manifestara que "la gente sabe muy bien lo que somos y no se levanta por la mañana preguntándoselo". En una entrevista en El País, la dirigente de Podemos afirmaba que la ciudadanía gallega lo que se pregunta es "si va a poder poner la calefacción o no va a poder pagar la factura, si va a tener que marcharse de su país para trabajar o si la van a desahuciar".

Los soberanistas replicaron que "la idea de nación, en Galicia, está íntimamente ligada a la supervivencia como país, y a la supervivencia de las personas que viven aquí". Por su parte, el portavoz del BNG, Xavier Vence, también ha remarcado que los intereses de los partidos gallegos y los de las formaciones de ámbito estatal, donde incluye a Podemos, son "antitéticos". Los sondeos sitúan a Podemos como tercera fuerza en el Parlamento gallego, muy cerca del PSOE y con amplia ventaja sobre el BNG y AGE.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba