Nacional

El Supremo archiva la querella de Manos Limpias que comparaba a Pablo Iglesias con Hitler y Pol Pot

La resolución, que impone a Manos Limpias el pago de las costas, agrega que no existe "sustento alguno" en las acusaciones vertidas sobre el líder de Podemos.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias
El líder de Podemos, Pablo Iglesias Gtres

la querella presentada por Manos Limpias contra Pablo Iglesias al Tribunal Supremo ha sido archivada al considerar que las acusaciones que en ella se presenta se hicieron "sin sustento alguno". El sindicato acusaba al líder de Podemos de pertenecer a una organización criminal y de otros 9 delitos y le comparaba con Adolf Hitler, Vladimir Lenin, Pol Pot, Mao Zedong y Fidel Castro. En un auto hecho público este miércoles, la Sala de lo Penal precisa que el contenido del escrito -que imputaba a Iglesias delitos contra los derechos de los trabajadores, desobediencia, organización criminal, asociación ilícita, apropiación indebida, societario de administración desleal, tráfico de influencias, cohecho, corrupción entre particulares y contra la Hacienda Pública- es "confuso" y expone en un totum revolutum "hechos, opiniones y sospechas donde es difícil advertir elementos "dogmáticos" que sustenten la acusación.

El Supremo cuestina que se acuse de pertenecer a una organización criminal que sólo integraría él, ya que no imputa ese delito a otras personas

La querella indicaba que Iglesias empleó la Asociación Cultural Producciones con Mano Izquierda, como "pantalla" para "diversas y notorias irregularidades" tales como el empleo de trabajadores sin figurar dados de alta en el régimen de la Seguridad Social; el pago de comisiones en dinero B por prestaciones de servicio; la supresión de derechos de los trabajadores; el abuso de las condiciones fiscales que caracterizan a una asociación sin ánimo de lucro; y la obtención de subvenciones de entidades y personalidades internacionales, de sospechoso origen ilícito, como son La República de Venezuela y el Régimen Iraní, según recoge Europa Press.

La resolución, que impone a Manos Limpias el pago de las costas, agrega que no existe "sustento alguno" en la afirmación de que Iglesias es administrador de pleno derecho de la productora y no encuentra "indicio alguno de delito". Cuestiona también que se acuse de pertenecer a una organización criminal que sólo integraría él, ya que no imputa ese delito a otras personas. En cuanto al delito contra los derechos de los trabajadores destaca que ninguno de ellos ha reclamado ni denunciado este hecho. Los magistrados se muestran, además, sorprendidos por las acusaciones de fraude fiscal cuando "no se dice nada de las cantidades que debía haber ingresado a Hacienda.

"Hacer encallar España"

El colectivo Manos Limpias comparaba en la querella al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con Adolf Hitler, Vladimir Lenin, Pol Pot, Mao Zedong y Fidel Castro, entre otros, y advertía contra el peligro de hacer "encallar a España" por las "falsas promesas de un iluminado que predica cosas viejas con un envoltorio nuevo".

Manos Limpias advertía del peligro de las "falsas promesas de un iluminado que predica cosas viejas con un envoltorio nuevo"

Advertía que, a lo largo del siglo XX, multitud de políticos y líderes revolucionarios "se han disfrazado de demócratas, aprovechándose de las libertades y del Estado de Derecho, el cual persiguen destruir desde dentro". Agregan que la crisis económica ha convertido la legítima desesperación humana de aquel que no puede alimentar a sus hijos "en el combustible con el que prender el odio del que se nutren aquellos profetas del bien común". En opinión de Manos Limpias, la ideología de Iglesias "y sus apóstoles" sólo tiene como fin "eliminar las libertades en España" y "condenarnos a vagar por el desierto por al menos 40 años", como ya pasó en otra etapa "ya cerrada de la historia".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba