Nacional

Podemos, más patriota que nunca: no peleará el voto nacionalista en País Vasco y Cataluña

El partido de Pablo Iglesias cree que ahora no es el momento de adentrarse en cuestiones regionalistas e identitarias y da prioridad a propuestas de "rescate ciudadano". El 'comando electoral' del 24-M aboga por "nacionalizar" la campaña pensando ya en las generales de noviembre.

El secretario Político de Podemos y 'número dos' del partido, Iñigo Errejón.
El secretario Político de Podemos y 'número dos' del partido, Iñigo Errejón. EFE

Podemos no dará la batalla nacionalista durante la campaña de las elecciones municipales y autonómicas del 24-M. Sus dirigentes saben que tendrán que administrar bien sus escasos recursos y evitarán gastar energía en cuestiones regionalistas e identitarias, que, a su juicio, no suponen ahora una prioridad. Así lo entiende el jefe del comando electoral constituido para definir la estrategia, Iñigo Errejón. Según sostiene el número dos del partido de Pablo Iglesias, Podemos se ha propuesto "hablar con la misma voz, tono y propuestas en todos los territorios" y para ello está dispuesto a sacrificar apoyos, de corte soberanista, en comunidades como País Vasco o Cataluña.

La formación del círculo mantiene que su plan pasa por "nacionalizar" la campaña electoral del 24-M, dado que, en su opinión, la contienda no sólo se librará en cada región, sino también, y de manera significativa, a nivel nacional. Podemos afrontarán estos comicios con la vista puesta en las generales, la gran oportunidad de cambio, "una ocasión histórica", remarcan sus dirigentes. "Es fundamental la primavera para que haya un otoño de cambio político", es la frase con que Errejón resume esta idea. 

Los comicios regionales y municipales del 24-M "se enmarcan en un ciclo de cambio", sostiene el secretario Político de Podemos. "Es el primer paso de una disputa decisiva para la posibilidad de que haya un cambio político en España", añade. Para llevar a cabo esta hoja de ruta, la formación morada está dispuesta a romper con una "cierta dinámica casi cantonalista o de regionalización extrema" que, a su entender, se da en el mapa autonómico español. "Lo que une a los territorios y a la gente es la posibilidad de construcción de un futuro más digno y no enarbolar identificaciones de un sitio o de otro para enfrentar ciudadanos entre sí", subraya Errejón.

El futuro de casi 1.000 ayuntamientos en Cataluña y de 250 consistorios en el País Vasco, además de las Juntas Generales, se dirimirá en las urnas el próximo mayo. En ambas regiones, Podemos, que ha exhibido una posición de ambigüedad en torno al nacionalismo, ha conseguido, no obstante, penetrar en la masa social y arañar apoyos a las fuerzas soberanistas, según recogen las encuestas de opinión. En el caso del País Vasco, los sondeos han convertido a Podemos en el principal rival del PNV, situándolo por delante de EH Bildu. Sin embargo, la formación de Iglesias no peleará por el voto nacionalista, pues considera que hay otros asuntos que requieren mayor atención como poner freno a los desahucios, desprivatizar la sanidad, mejorar la educación o poner en marcha un plan que "rescate ciudadano", que garantice el derecho a vivienda, la alimentación, el agua o la luz, entre otras necesidades.

"Lo que une a los territorios y a la gente es la posibilidad de construcción de un futuro más digno y no enarbolar identificaciones de un sitio o de otro para enfrentar ciudadanos entre sí", sostiene Errejón

Podemos hará público a lo largo de la próxima semana el programa marco con que concurrirá a las elecciones del 24-M. Errejón asegura que no habrá contradicciones entre este documento y las propuestas que redacten las delegaciones del partido a nivel autonómico. "Vamos a velar por que ambos textos sean coherentes y estén bien engrasados", afirma el número dos de Podemos, dejando así escaso margen a reivindicaciones soberanistas, como la que sobrevuela, por ejemplo, la federación de Navarra, donde hay partidarios de celebrar un referéndum sobre la anexión al País Vasco. Asimismo, la dirección de Podemos en Navarra tampoco ha cerrado la puerta a un pacto de gobierno con Bildu. 

En Cataluña, el comando electoral ha previsto un mitin de campaña donde su secretario general, Pablo Iglesias, estará apoyando a la candidata de Barcelona en Comú al Ayuntamiento de la ciudad, Ada Colau. Podemos forma parte de la coalición que agrupa a Guanyem, ICV-EUiA, Procés Constituent y Equo, formaciones que no van más allá del derecho a decidir en su ideario. Ello será aprovechado por CiU y ERC, fuerzas que apuestan abiertamente por un plan hacia la independencia. Ambas exprimirán en campaña la identificación de Podemos como partido "españolista" por no abrazar el proceso independentista, argumento que vienen empleando nacionalistas y republicanos desde hace meses.

Los episodios de Cantabria y La Rioja pasan factura

A falta de encuestas, donde el crowdfunding no está funcionando, la dirección de Podemos ha recurrido a otro termómetro para medir sus posibilidades de éxito en cada comunidad autónoma: el nivel de microcréditos concedidos para la financiación de la campaña. La tabla la encabezan Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón y Asturias. Por contra, en la parte baja se encuentran Extremadura, Cantabria y La Rioja. En estas dos últimas regiones, Podemos ha vivido sonados episodios de conflictos internos. Esta misma semana, Podemos anunció la anulación de las primarias en La Rioja y la suspensión de su líder regional, Raúl Ausejo, por irregularidades en la votación telemática.

Las cuatro autonomías que lideran la citada lista serán "prioritarias" en el despliegue humano y técnico que hará Podemos en las semanas previas al 24-M. Hasta la fecha, en apenas 10 días, el partido de Iglesias ha reunido 700.000 euros en microcréditos. No obstante, el equipo económico no prevé gastar más de 2,4 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba