Nacional

La ambigüedad de Podemos arrasa en Cataluña: atrae votos de soberanistas y unionistas

El partido de Pablo Iglesias dobla al PSC en intención de voto en la comarca del Bajo Llobregat, la única donde ganaron los socialistas en las pasadas elecciones autonómicas. La nueva formación defiende el derecho a decidir, pero no contempla la independencia. Apoya la consulta alternativa que Artur Mas quiere celebrar el 9-N.

¿Funambulismo político? ¿Ambigüedad calculada? ¿O simplemente una posición integradora? El tirón de Podemos (o Podem) va aumentado en Cataluña y una razón fundamental hay que buscarla en que mantiene invariable su postura sobre el proceso soberanista de Artur Mas y socios (ERC, ICV y CUP). El partido de Pablo Iglesias apoya y promueve el derecho a decidir, al tiempo que rechaza la independencia de Cataluña. Esta postura le ha llevado a figurar en las encuestas como cuarta fuerza política, situándose por delante del PP de Alicia Sánchez-Camacho y muy cerca del PSC de Miquel Iceta. El éxito de Podemos está siendo el de arañar votos tanto a los partidos soberanistas como a las fuerzas unionistas (ya ha rebasado a Ciudadanos en intención de voto). Y es que el 69% de los catalanes que votaría a Podemos en las próximas autonómicas reconoce que no se siente independentista, según la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO).

Hay analistas que consideran que esta indefinición es toda una estrategia, bien trenzada y preparada de antemano, mientras que otros expertos atribuyen el argumentario de Podem, lisa y llanamente, al descontento ciudadano con una "casta política" y una corrupción que se cruzan en PP, PSOE y CiU. El estudio que ha elaborado el CEO, el CIS catalán dependiente de la Generalitat, constata que en la nueva formación conviven hasta tres marcadas sensibilidades cuando se somete a sus simpatizantes a la doble pregunta del 9-N ("¿Quiere que Catalunya sea un Estado?" y "En caso afirmativo, ¿quiere que Catalunya sea un Estado independiente?"). En concreto, un 26% de los que votarían a Podemos si hubiera mañana elecciones autonómicas responde 'Sí-Sí'; por su parte, un 32,2% se inclina por un 'Sí-No'; mientras que un 29,2% contesta 'No' a la primera cuestión e invalida la segunda. Un tercio, un tercio y un tercio.

El 69% de los catalanes que votaría a Podemos en las próximas autonómicas no se siente independentista, según el último sondeo de la Generalitat

Esta división no se da en ninguna otra fuerza política con posibilidad de tener representación en el Parlament. Los futuros votantes de CiU (79,8%), Esquerra (91,5%), ICV (44,9%) y CUP (87,8%) se decantan por el Sí-Sí. En cambios, los que elegirían a PP (79%), PSOE (54,5%) y Ciudadanos (65,9%) optan mayoritariamente por el 'No'. Sólo entre el electorado de Podemos se sitúa como primera opción el 'Sí-No', con un porcentaje (el 32,2% antes citado) muy similar al que registra el electorado de ICV (32,8%) como segunda preferencia.

A juicio de los analistas, en caso de que ERC ceda y acepte formar una lista conjunta con CiU en unas eventuales elecciones plebiscitarias, el partido de Oriol Junqueras podría acusar esta alianza con los nacionalistas, reprobados en la calle por sus "políticas neoliberales" en materia económica. Ello acarrearía una fuga de votos hacia Podemos. De momento, en la joven formación ya trabajan con un escenario de posible adelanto electoral. De hecho, han mantenido conversaciones con ICV, que baraja la constitución de un bloque de izquierdas con otras fuerzas como Procés Constituent o Guanyem.

Con apenas ocho meses de vida, Podemos ha conseguido arrebatar al PSC el liderazgo del discurso de la "tercera vía". Tal es así que, según el sondeo del CEO, el 47,5% de los encuestados que votarían a Podemos creen que Cataluña debería ser "un Estado dentro una España federal". En cambio, esta apuesta sólo tiene encaje en el 25,6% de los entrevistados que elegirían al PSC en las urnas. Para la mayoría de los votantes socialistas (57,5%), Cataluña tiene que seguir siendo "una comunidad autónoma de España".

Un dato revelador de cómo el partido de Pablo Iglesias va ganando terrero al PSC es la intención de voto que registra la zona del Bajo Llobregat. Esta fue la única comarca donde ganaron los socialistas en las elecciones regionales de 2012. Sin embargo, el estudio del CEO coloca ahora a Podemos con el doble de respaldo que la formación de Iceta.

Y todo esto, en teoría, lo ha conseguido la nueva plataforma sin un referente en Cataluña, sin una posición sobre el bilingüismo y sin que la cuestión catalana sea una de las principales preocupaciones de sus simpatizantes. Beatriz Rilova, Marc Bertomeu y Victor García, miembro del grupo más cercano al eurodiputado Pablo Echenique-Robba, son los principales portavoces de Podemos en Cataluña, pero su visibilidad y su presencia en los medios de comunicación no se ha producido al mismo nivel que los referentes nacionales del partido (Iglesias, Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejón, Luis Alegre o Carolina Bescansa).

La falta de criterio sobre la inmersión lingüística es tal que Podemos Barcelona suele recibir críticas cuando emite documentos informativos en castellano y catalán, y no sólo en la lengua cooficial como proceden los partidos soberanistas.

Dos propuestas de apoyo minoritario

La Asamblea fundacional Sí se puede evidenció que la ambigüedad de Podemos respecto al avispero catalán no genera especial inquietud en sus bases. Las dos propuestas de resolución más relevantes de esta temática no salieron aprobadas entre las 45 primeras. Uno de estos textos defiende el "derecho a decidir de Catalunya, impulsado y requerido por millones de ciudadanos de Catalunya". "El Parlament -continúa- sólo ha tenido que interpretar por mayoría esta voluntad en la consulta del 9 de noviembre".

Así, la propuesta dice que "Podemos anima a participar como derecho democrático a todos los ciudadanos convocados con su voto y votar según su voluntad o criterio". "Este derecho a decidir de Catalunya es inalienable y el pueblo de Catalunya tiene el derecho de mantener su consulta a pesar de los intentos de impedirlo", sentencia el documento. Esta propuesta, que sólo obtuvo el respaldo de 680 votos (el 1,78%) y quedó la número 47 de 97, sigue la línea oficialista. Desde Podemos se ha mostrado apoyo tanto al referéndum inicial que propugnó Mas como a la consulta alternativa que el presidente de la Generalitat espera celebrar el 9-N.

El otro texto lleva por título Derecho a decidir como libre determinación de los pueblos y está firmado por Enric Martínez Herrera y Thomas J. Miley, profesores en la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Esta propuesta, avalada por el círculo Podemos Intercultural, quedó en puesto 58 con 527 votos (el 1,44%). Su contenido, en cambio, señala que el denominado derecho a decidir es "una invención reciente del nacionalismo conservador" y considera que el uso de este concepto "forma parte de una operación de la maquinaria propagandística del independentismo catalán".

Además, sus impulsores entienden que "cuando de verdad acabemos con la tiranía que nos oprime y España viva libre de la aristocracia que la aniquila, entonces será el momentos de decidir". Con estas palabras, en alusión a CiU, denuncian que "la casta catalana dirige y capitaliza el proceso".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba