Nacional

Podemos moviliza a 100.000 personas por las calles de Madrid pero no consigue amedrentar a 'la casta'

El partido de Pablo Iglesias congrega este sábado en la 'Marcha del Cambio' alrededor de 100.000 simpatizantes, lejos de las expectativas de los más entusiastas. El gesto de fuerza no alcanzó para pedir la dimisión en bloque del Gobierno de Rajoy ni emuló al 15-M. El eurodiputado avanza que si llega a La Moncloa activará un "plan de rescate ciudadano", destinando recursos a situaciones de "emergencia nacional" y reestructurando la deuda.

Hubo "tic-tac,tic-tac" -lema estrella- sobre la "cuenta atrás para el cambio", pero no hubo campanazo. La manifestación de Podemos este sábado en el centro de Madrid ha reunido alrededor de 100.000 simpatizantes, según estimaciones de fuentes de la Policía Nacional. Sin embargo, esta cifra queda lejos de las expectativas de los más entusiastas, aquéllos que incluso habían presagiado que el partido de Pablo Iglesias estaría en condiciones de pedir la dimisión en bloque del Gobierno Rajoy. Si bien los organizadores de la Marcha del Cambio habían comunicado a la Delegación del Gobierno que estaban preparados para acoger a 100.000 asistentes, pensaban que este número podía ser superado sobradamente. En el balance oficial, la cúpula de Podemos ha contabilizado "más de 300.000 participantes".

Asimismo, pese a las continuas alusiones al 15-M por parte de Pablo Iglesias y sus colaboradores desde el escenario en la Puerta del Sol, el gesto de fuerza de Podemos no ha alcanzado la trascendencia de aquella acampada de mayo de 2011 que creó alarma tanto en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como en los poderes fácticos. En este contexto, a los líderes de Podemos les ha quedado recurrir al discurso, al argumentario afilado contra el Ejecutivo del PP y contra la troika

"Basta de gobiernos cobardes que no defienden a sus pueblos. Ahora nos toca ser protagonistas", ha sentenciado Iglesias

"Hoy en Grecia hay un gobierno serio y responsable", con estas palabras ha evidenciado el líder de Podemos su sintonía con el Ejecutivo de Alexis Tsipras, sostenido por el partido de izquierda radical Syriza. Pablo Iglesias ha ensalzado cada una de las medidas de choque que acaba de tomar el nuevo primer ministro griego: electricidad gratutita para 300.000 familias, subida del salario mínimo interprofesional o cancelación de los procesos de privatización de puertos y aeropuertos.

En el mitin que ha puesto el broche final a la Marcha del Cambio, celebrada en el eje Cibeles-Puerta del Sol, Iglesias ha avanzado cuáles serían sus principales decisiones en caso de llegar al Palacio de la Moncloa tras las generales de este año. El secretario general de Podemos ha subrayado que aplicará un "plan de rescate ciudadano", destinando recursos a situaciones de "emergencia nacional" y reestructurando la deuda soberana.

Ha sido en este terreno, en el de quien se ve como Tsipras a finales de 2015, donde Iglesias ha cargado las tintas contra el Gobierno de Mariano Rajoy, la canciller alemana, Ángela Merkel, y la troika (Comisión Europea, BCE y FMI). Así, ha recordado al jefe del Ejecutivo que "ya ha perdido" con su apoyo al "Gobierno del fracaso" en Grecia, en alusión al gabinete saliente del conservador Antonis Samaras.

"La soberanía europea no es la de Merkel, es la de los ciudadanos", ha enfatizado el líder de Podemos entre gritos de "presidente, presidente"

En la misma línea, el eurodiputado ha incluso ironizado sobre el contexto en que queda la Unión Europea después de que el hombre de Tsipras para el área económica, Yanis Varoufakis, haya advertido de que Grecia no piensa colaborar con la troika, a la que no reconoce como interlocutora válida, en el pago de la deuda. Iglesias ha sentenciado que "quizás ahora es Merkel quien quedará aislada en Europa". "La soberanía europea no es la de Merkel, es la de los ciudadanos", ha enfatizado el profesor entre gritos de "presidente, presidente". "Basta de gobiernos cobardes que no defienden a sus pueblos. Ahora nos toca ser protagonistas", ha añadido.

Rodeado de sus principales colaboradores (Iñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre), el líder de Podemos ha acusado a los miembros de la Administración Rajoy de ser "los defensores del totalitarismo de la austeridad", de ser los que "están rompiendo España". "Ellos son los antisistema", ha remarcado. Metido ya en la precampaña de las municipales y autonómicas de marca, cuyo desenlace pesará y mucho luego en las generales, Iglesias ha afirmado que "vamos a ganar las elecciones al PP". "Hoy decimos a la casta que nos insulta y que miente: la igualdad y la libertad triunfarán", ha sentenciado.

En una manifestación donde las banderas republicanas han sido la principal nota de color -la tricolor ha lucido en mayor número que en las huelgas generales y otras gran marchas reivindicativas-, el eurodiputado ha apelado a hacer patria, "que no es ponerse un pin o una pulsera, sino soñar con un país mejor". En la Asamblea fundacional de Vistalegre, el pasado noviembre, la organización se encargó de retirar las banderas republicanas.

Monedero guarda silencio sobre sus cobros

Por su parte, el secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, también ha intervenido para captar apoyos entre electorado de los dos grandes partidos. Así, ha "tendido la mano" a los votantes del PP o PSOE que están "indignados" con lo que está ocurriendo en España. "No importa de dónde vengáis, sino hacia dónde caminamos", ha afirmado, en una invitación a sumarse a Podemos. Previamente, ha tenido la palabra el responsable de Programa del partido y posible alcaldable para Madrid, Juan Carlos Monedero, quien ha señalado que "la democracia no la trajo el Rey, ni Suárez, ni Fraga, sino vosotros que tenéis el pelo gris". El ideólogo de Podemos ha esquivado el caso que le salpica, el relativo a presuntos cobros irregulares a Venezuela, y se ha limitado a advertir que desde el Gobierno "nos amenazan y nos asustan". 

A diferencia de lo ocurrido en las Marchas de la Dignidad del 22 de marzo de 2014 (asistieron 50.000 personas, según Interior), en las que hubo 29 detenidos por altercados y 67 policías heridos, la manifestación de Podemos se ha saldado sin incidentes. Los servicios del Samur sólo han realizado un total de 21 atenciones, todas leves o muy leves, de las que sólo tres han precisado traslado hospitalario para realizar algunas pruebas diagnósticas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba