Nacional

Críticas de Izquierda Anticapitalista al 'maquillado' programa económico de Podemos

El plan de choque diseñado por los catedráticos Vicenç Navarro y Juan Torres no convence a la formación trotskista que presta cobertura a Podemos desde su fundación. Recela de que el "giro socialdemócrata" pueda valer a largo plazo como política económica alternativa.

El documento base del programa económico de Podemos para las próximas citas electorales no sólo ha generado un intenso debate en la opinión pública. También lo ha provocado a nivel interno, donde el plan de choque diseñado por los catedráticos Vicenç Navarro y Juan Torres no ha convencido al sector crítico del partido, vinculado a Izquierda Anticapitalista (IA). Según afirman fuentes internas a Vozpópuli, en la formación trotskista que presta cobertura a Podemos desde su fundación se suceden las críticas hacia un ideario económico que entienden ha sido objeto de una "operación de maquillaje" con respecto al programa de las europeas y el argumentario de hace unas pocas semanas.

En este sentido, las fuentes de Izquierda Anticapitalista consultadas por este diario apuntan a un artículo que si bien no ha sido escrito por miembros que representan a esta organización, sí que recoge en buena medida el diagnóstico del mismo que hace la mayoría de sus militantes. Así, remiten al análisis firmado por Isidro López y Emmanuel Rodríguez, sociólogos del Observatorio Metropolitano, que lleva por título "Un proyecto económico, pero ¿para qué sociedad?". Estos autores han participados en las dos últimas ediciones de la Universidad de Verano organizada por IA en La Granja (Segovia).

El artículo de López y Rodríguez parte de que las propuestas de Navarro y Torres se pueden definir en términos económicos como "keynesianas" y en términos políticos como "socialdemócratas". Así, sostiene que "la cuestión de fondo está en determinar si socialdemocracia y keynesianismo pueden ser hoy formas de acercamiento siquiera adecuadas para tratar cuestiones como las del cambio del modelo productivo y las funciones del empleo".

Los sociólogos del Observatorio Metropolitano critican que la Renta Básica sale de escena para convertirse en un "dinerillo" que se da a los pobres, convirtiéndose así en una Renta Mínima de Inserción. Por contra, los autores defienden que "la opción por la Renta Básica tiene la voluntad de orientar los viejos asuntos de la igualdad social en términos de un cambio radical del modelo productivo y de la economía política de la financiarización".

Desde su punto de vista, "un plan de empleo, fundamentalmente público, como el que se desprende del documento de Navarro y Torres para alcanzar las dimensiones necesarias para compensar los niveles desorbitados de paro y precariedad generalizada, tendría muy posiblemente unos costes muy similares, o incluso superiores, a los de la Renta Básica", subrayan en el blog Contraparte de Público.es.

"La Renta Básica tiene la voluntad de orientar los viejos asuntos de la igualdad social en términos de un cambio radical del modelo productivo", afirman sus defensores

Asimismo, los firmantes del artículo se preguntan si un programa de empleo público como el que promueve Podemos no va a encontrarse rápidamente con "problemas de escalabilidad". De este modo, recalcan que en un escenario que requiera "fuerza de trabajo cualificado" es evidente que "en un año no se puede triplicar el número de médicos, profesores o cuidadores".

Otra cuestión que genera serias dudas a López y Rodríguez en el documento presentado por Pablo Iglesias es la que hace referencia a las continuas apelaciones al "sistema de crédito". Aquí, los sociólogos afirman que "no hay nada en contra del crédito en sí, pero para sostener esa posición central del crédito hay que asegurar que los niveles salariales crecen lo suficiente como para soportarlo y no generar una nueva especie de 'esclavitud por deudas' como la que estamos todavía viviendo".

Con todo, los miembros del Observatorio Metropolitano creen que "el problema central del documento Navarro-Torres está en su apuesta política". Y subrayan: "El keynesianismo nunca fue un programa de transformación económica, sino de conservación de un capitalismo en crisis atravesado por una fuerte lucha de clases". Para López y Rodríguez, estas clases ya no existen, pero "queda la memoria viva de la formación de la clase media en los años sesenta y setenta, con su prórroga en la década socialista de 1982-1995". Según los sociólogos, el plan económico de Podemos apela a esto, al felipismo, "sin añadir prácticamente nada nuevo sobre los problemas del capitalismo financierizado y la fragmentación social actual".

De esta manera, López y Rodríguez entienden que el modelo keynesiano de Torres-Navarro supone una vuelta a un "pasado de regulaciones y recetas económicas muy por debajo de las posibilidades del momento: una suerte de modelo sueco de inversión pública, Estado de bienestar y políticas de empleo a escala nacional", afirman. Así, echan en falta políticas de promoción de los tejidos cooperativos, una consideración de la financiarización como "meollo del capitalismo actual" y un refuerzo de la autonomía de los sujetos productivos frente al empleo precario. "El giro socialdemócrata puede valer un tiempo para atraer viejos recuerdos de voto, pero malamente como política económica alternativa", apostillan.

"Legitimando una deuda a todas luces ilegítima"

Otro aspecto que ha sido afeado a la cúpula de Podemos es su viraje de "impago de la deuda" a "reestructuración de la deuda". Esto ha hecho que le lluevan críticas, por un lado y por otro, al grupo que lidera Pablo Iglesias. Entre el electorado decepcionado se encuentran, por ejemplo, miembros de laPlataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda (PACD). Un integrante de este colectivo escribe en la web de la organización que la resolución del texto de Torres-Navarro es "mala" por cuanto al buscar "una reestructuración que aligere la carga, está legitimando una deuda a todas luces ilegítima". "Igual que no se cura a un enfermo de cáncer con morfina, esta resolución no ataca las causas y se conforma con aligerar el padecimiento", apostilla.

Este activista de la PACD asemeja el caso de Podemos, cuando ni siquiera ha terminado de constituirse, remarca, con "la transformación de los Verdes alemanes de un partido contestatario, pacifista, antinuclear y ecologista en una suerte de ecololiberales guerreristas", o con Die Linke (La Izquierda, en alemán), donde hay diversas tendencias entre los "realistas" y los más "dogmáticos".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba