Nacional

“Me hubiera gustado más pluralidad en la dirección de Podemos, pero aquí manda la gente”

La eurodiputada Lola Sánchez, que apoyó el borrador alternativo de su colega en Bruselas Pablo Echenique, no cree que Podemos se haya convertido en un partido clásico. “Iglesias es un líder natural y tiene que estar ahí: los ataques van a ser más duros”.

La eurodiputada de Podemos Lola Sánchez
La eurodiputada de Podemos Lola Sánchez Podemos

La cartagenera Lola Sánchez (1978) era licenciada en Ciencias Políticas, pero trabajaba de camarera antes de ser elegida eurodiputada por Podemos. Fue una de los tres (de cinco elegidos) en Bruselas que apoyó la lista alternativa de Echenique, derrotada en primarias abiertas.

Sánchez asume el liderazgo de Iglesias y la estructura recientemente refrendados en las urnas aunque el modelo no sea el suyo, y rehúye, al igual que la eurodiputada gaditana Teresa Rodríguez, de cualquier dardo gratuito contra la actual dirección. La entrevista tuvo lugar antes de la polémica con el proyecto de Íñigo Errejón y la Universidad de Málaga, pero la representante de Podemos ya avisó de que “los ataques van a ser cada vez más duros”.

Podemos ya tiene un líder oficial, una dirección y una estructura organizativa elegidos los tres en primarias abiertas. ¿Cómo ve a la formación?

Era necesario tener una estructura fija para funcionar mejor viendo lo que tenemos por delante, las tres elecciones del año que viene. Estoy contenta con la participación de la gente, la implicación, el debate público y la transparencia, esas cosas que no acostumbramos a ver en otros partidos. Que las críticas vengan precisamente de esos partidos que deciden cosas a puerta cerrada me hacen gracia. Yo me había posicionado en otra corriente, pero soy de Podemos y acato lo que diga la gente.

¿Podemos se ha convertido en un partido más clásico?

Yo creo que no. Las bases seguirán teniendo un papel fundamental, por ejemplo ahora en las elecciones autonómicas y locales. Yo lo veo en mi círculo de Cartagena, donde la gente ya sabe cómo tiene que trabajar y organizarse para asaltar ayuntamientos y asambleas autonómicas. No hemos cambiado, pero nos hemos dotado de una estructura fuerte, y mejor que sea así porque los ataques van a ser más duros. Está también bien que tengamos un líder fuerte, que por otra parte ya teníamos antes de la votación. Pablo [Iglesias] tiene que estar ahí.

Usted apoyó el documento organizativo de Pablo Echenique. ¿La retirada de su lista fue un error?

No. Su razonamiento fue lógico, como físico que es [risas]. Él no quería plantear otro enfrentamiento, como aquel vociferado por los medios durante la votación de los documentos organizativos. Con muy buen criterio Echenique lanzó una candidatura para ocupar el 20% de la lista al Consejo Ciudadano, pero viendo que no había espacio decidió retirarse. Él ha sido bastante consecuente por evitar otro enfrentamiento, y eso le honra.

¿Le hubiera gustado más pluralidad en el Consejo Ciudadano?

Sí, me habría gustado ver a otras corrientes representadas. Pero la mayoría ha considerado otra cosa, y aquí en Podemos manda la gente. Somos obedecedores.

Tres eurodiputados apoyaron un borrador y dos el de Pablo Iglesias, incluido el propio Pablo Iglesias. ¿Hay más rencillas en el grupo de Bruselas?

No, no, para nada. Porque una cosa es cómo pensamos que debiera organizarse Podemos internamente y otra cosa es el trabajo en Bruselas. Aquí estamos coordinados, cada uno en sus comisiones y delegaciones. No somos enemigos, y en el Parlamento Europeo vamos todos a una.

¿Se siente uno útil en la Eurocámara? Pablo Iglesias ha criticado alguna vez la inoperancia de las instituciones europeas.

Es cierto que el Parlamento Europeo no tiene mucho poder de decisión, pero es igualmente importante. Puede parecer que solo hacemos un papel de denuncia, pero ojo: con tanto pataleo, me da la sensación de que hacemos virar la posición de diputados de otros partidos e incluso grupos, obligados a veces a desmarcarse de posturas tradicionales.

Ponga un ejemplo.

Con el tema del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) que negocian Estados Unidos y la UE. El pasado 17 de noviembre hubo un seminario en Madrid en la Oficina del Parlamento Europeo al que curiosamente solo fueron invitados un eurodiputado del PSOE y otro del PP, dos partidos a favor del tratado. Pero más allá de eso, parece que el PSOE se está desmarcando de algunos puntos del TTIP que están entre los que más denunciamos los compañeros del Grupo de la Izquierda Europea: el conflicto entre corporaciones y estados, por ejemplo. Creemos que al dar tanto el callo con este tratado los socialistas se alejan del PP. Solo por eso vale la pena estar en Bruselas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba