Nacional

El PP achaca su fiasco electoral a la caída de participación y al mordisco de Ciudadanos

Los populares creen que han fallado a la hora de movilizar a los votantes que confiaron en el partido hace cuatro años. Ponen como ejemplo Castilla-La Mancha, donde la abstención ha subido tres puntos con respecto a los comicios de 2011.

Luisa Fernanda Rudi y José Antonio Monago, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Luisa Fernanda Rudi y José Antonio Monago, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP. EFE

Un primer análisis desde Génova de los resultados cosechados el pasado domingo eleva dos cuestiones sobre las que hay unanimidad: la bajada de la participación en comunidades clave ha sido perjudicial y la irrupción de Ciudadanos ha provocado una inquietante pérdida de apoyos, aunque por debajo de lo que auguraban las encuestas. Desde el cuartel general de los populares, según fuentes de la dirección consultadas por este diario, hacen autocrítica y admiten que han fallado a la hora de movilizar a los votantes que confiaron en el PP hace cuatro años. "Toda la izquierda se ha volcado en la urnas, nuestros votantes no", lamentan.

Los populares ponen como ejemplo lo ocurrido en Castilla-La Mancha, una de las regionales donde el resultado final estuvo muy disputado. Aquí la abstención registrada este 24-M ha sido del 27,23%, más de tres puntos por encima del 24,04% de los comicios de 2011, cuando el PP de María Dolores de Cospedal consiguió gobernar en esta región después de 29 años ininterrumpidos de mandato socialista. Otro caso que citan es de Extremadura, donde también se produjo un vuelco en las anteriores autonómicas de la mano de José Antonio Monago. En esta plaza, donde los socialistas pueden recuperar el poder gracias a Podemos, la abstención ha sido del 26,64%, o lo que es lo mismo 2,87 puntos de incremento

La abstención en Baleares, donde el PP se ha dejado más de 70.000 votos y 15 escaños, ha sido la más alta de todas las comunidades en liza

Como tercer escenario significativo se refieren a Baleares, donde José Ramón Bauzá ha conseguido ganar las elecciones, pero tendrá prácticamente imposible gobernar ante la fragmentación del parlamento, con un ramillete de partidos de izquierda, En esta comunidad, en las que los populares se han dejado más de 70.000 votos y 15 escaños, la abstención ha sido la más alta de todas las regiones en liza, situándose en un 41,28%.

Bauza fue uno de los barones del PP que llamó este lunes a la reflexión a las puertas de la sede nacional de los populares, justo antes de asistir a la reunión del Comité Ejecutivo Nacional. El presidente balear subrayó que sólo se mejora "aprendiendo y asumiendo errores". "Si no somos conscientes de que en algo nos hemos equivocado no podremos mejorar", manifestó. Entre esas "equivocaciones" estaría, según las fuentes populares consultadas, no haber advertido al electorado afín que "su voto era esta vez más necesario que nunca para consolidar las políticas que llevan a la recuperación".

 "Toda la izquierda se ha volcado en la urnas, nuestros votantes no", lamentan en el cuartel general de los populares

Para hacer frente al efecto tan negativo que ha tenido la caída de la participación, el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, uno de los principales damnificados por dicha desmovilización, ha planteado a la dirección nacional del PP que busque un pacto de Estado con el PSOE para que en todo el país gobierne la lista más votada. Esto permitiría a los populares mantener el gobierno en Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón y Cantabria.

Por su parte, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, también tomó la palabra en el Comité Ejecutivo Nacional para apuntar que estos comicios autonómicos han puesto de manifiesto el rechazo que genera la marca PP a día de hoy. Con el propósito de revertir esa mala imagen, Rudi emplazó a su partido a adoptar un discurso más politizado, de mayor cercanía a los ciudadanos. Además, alertó del riesgo que supone quedarse en el análisis conformista de haber sido la fuerza más votada. "El mapa azul se va a convertir en rojo", vaticinó, si no se toman medidas.

El trasvase a Podemos, sin relevancia

Preguntadas las mismas fuentes de Génova sobre si Podemos ha resultado determinante en la pérdida de apoyos del PP, sostienen que la formación de Pablo Iglesias no ha arañado demasiados votos al electorado popular, "salvo algunos casos puntuales en Andalucía". En las elecciones europeas de hace un año, el partido del círculo arrebató a los populares 100.000 votantes, un 8,6% de quienes habían apostado por la lista de Mariano Rajoy en las generales de 2011. Habrá que ver ahora si ese porcentaje ha aumentado dado el descalabro general del PP, aunque desde la dirección popular insisten que este trasvase "no ha sido en ningún caso decisivo".

En cambio, la opinión no es la misma sobre la entrada en escena de Ciudadanos. Las fuentes antes citadas sí admiten un mordisco del partido de Albert Rivera, aunque enfatizan que el PP no ha sufrido la embestida de C's que auguraban los sondeos, fundamentalmente por el centro del espectro ideológico. De hecho, Podemos ha obtenido casi el doble de diputados que Ciudadanos: mientras los de Pablo Iglesias han sumado 119 escaños, convirtiéndose en la tercera fuerza autonómica, la formación naranja ha obtenido 61 representantes. Aun así, la irrupción de C's ha pasado factura al PP. Toca reflexionar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba