Antiguos exministros socialistas creen que Susana Díaz acabará pegando el salto a la política nacional

Pedro Sánchez pone freno a su 'causa general' contra el zapaterismo

Por motivos de pura supervivencia, el secretario general del PSOE ha decidido suavizar sus críticas al último Gobierno socialista. El aviso que ha recibido de algunos exministros es claro: “No admitiremos que hagas una causa general contra el zapaterismo”.

Pedro Sánchez se abraza a José Luis Rodríguez Zapatero en el congreso extraordinario de julio.
Pedro Sánchez se abraza a José Luis Rodríguez Zapatero en el congreso extraordinario de julio. EFE

Su inexperiencia política, a decir de muchos en el PSOE, es lo que ha llevado a Pedro Sánchez a desautorizar o, cuando menos, a criticar, algunas de las decisiones que tomaron los gobiernos deJosé Luis Rodríguez Zapatero, sin pensar en que ello tendría como consecuencia duras reacciones y movimientos internos para desacreditar su liderazgo dentro del partido. “No admitiremos que hagas una causa general contra el zapaterismo”, le han avisado algunos exministros del último Gabinete de Zapatero, convencidos de que el actual secretario general tiene margen más que suficiente para reivindicar algunas de las políticas que entre 2008 y 2011 se pusieron en marcha, silenciando las que se aplicaron cuando las presiones de Bruselas arreciaron y España estuvo al borde del rescate.

Exministros de Zapatero a Sánchez: "No admitiremos que hagas una causa general contra el zapaterismo"

Las advertencias que antiguos ministros de Zapatero han trasladado a Pedro Sánchez han servido para que éste ponga el freno a lo que algunos de ellos no dudan en calificar de una “causa general” contra los últimos gobiernos socialistas. Primero comenzó criticando el nombramiento de Miguel Ángel Fernández Ordóñez como gobernador del Banco de España. “No fue, precisamente, un acierto por parte del anterior Gobierno. Hay que poner a personas cualificadas al frente de los organismos y el Banco de España es el primero. No me gustó su nombramiento”, confesó Sánchez en la pasada Fiesta de la Constitución.

Con anterioridad, el líder socialista había censurado también el indulto concedido al exconsejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, por el que, incluso, llegó a pedir perdón. Sáenz, condenado a tres meses de arresto e inhabilitación para ejercer como banquero por un delito de acusación y denuncia falsa, fue indultado por Zapatero en un consejo de ministros que presidió con el Gobierno en funciones, poco antes de que Mariano Rajoy cogiera las riendas del Gabinete después de su triunfo electoral de 2011.

El divorcio con el 'clan de Minnesota'

La gota que colmó el vaso llegó cuando, durante un acto en la sede madrileña de UGT, Pedro Sánchez abogó por eliminar el artículo 135 de la Constitución que consagra el principio de estabilidad presupuestaria, con el argumento de que supone un corsé para la deuda pública. Su propuesta fue matizada con posterioridad, a la vista de las reacciones adversas provocadas dentro del propio PSOE y no solo en los exministros que tuvieron relación directa con esta decisión tomada en agosto de 2011.

La respuesta más contundente llegó de la pluma del extitular de Industria Miguel Sebastián y también del exjefe de la Oficina Económica de Zapatero, Javier Vallés, miembros ambos del llamado ‘clan de Minnesota que, en un principio, facilitaron al propio Sánchez la llave de acceso a algunos de los principales bancos y empresas presentes en el Ibex. De este clan forman parte también la exdirectora general del Tesoro Soledad Núñez, esposa de Vallés, junto a la ahora eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero.

Sánchez ha empezado a hacer una apología tardía de los derechos sociales que defendió el expresidente

Las llamadas de atención al líder socialista, algunas de ellas compartidas desde la lejanía por la presidenta andaluza, Susana Díaz, son las que le han llevado no solo a amortiguar sus reproches a importantes decisiones avaladas en su día por su propio partido, sino a poner en valor algunos avances conseguidos por Zapatero en los derechos sociales., estrategia a la que se entregó con ahínco Alfredo Pérez Rubalcaba durante su etapa como secretario general. De esta forma se entiende los recientes elogios de Sánchez a la reforma de la ley del aborto, la ley de violencia de género y la regulación del matrimonio homosexual. “Miremos hacia atrás con orgullo de lo mucho conseguido”, se le ha oído decir al líder socialista en su tardía apología del legado de Zapatero, algo que sus fieles echaban desde hace tiempo de menos.

El gran error de Pedro [Sánchez] no es que quiera volar prematuramente en solitario, sino que lo esté haciendo renegando del pasado, de un pasado que, por cierto, el mismo avaló en gran medida desde su escaño del Congreso y que le invalida para dar lecciones”, comenta un exministro que respaldó su candidatura frente a la de Eduardo Madina en el congreso extraordinario de julio. La misma fuente sostiene, y en ello coincide con antiguos compañeros de Gabinete, que Susana Díaz acabará dando el salto a la política nacional. "Es cuestión de tiempo, pero hasta que no lo anuncie, ningún barón regional va a moverse de verdad" contra el secretario general".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba