Lo único que descarta el líder del PSOE es que el presidente suspenda la autonomía con el artículo 155 de la Constitución

Pedro Sánchez sale de La Moncloa sin saber qué hará Rajoy para resolver el problema de Cataluña

Pedro Sánchez pisó ayer por primera vez el Palacio de La Moncloa, donde estuvo reunido con Mariano Rajoy durante dos horas y media. En ellas no fue capaz de intuir los planes que el presidente del Gobierno tiene para Cataluña, pues lo único que descarta es la aplicación del artículo 155 de la Constitución, la vía más directa para suspender su autonomía.

Esas dos horas y media dieron mucho de sí, tanto como para hablar de la familia, del ciclismo y del baloncesto. Mariano Rajoy le recordó a Pedro Sánchez, un forofo de este último deporte, que él lo practicó en su juventud en León. Con estos temas de conversación desengrasaron  este primer encuentro, después de que el nuevo líder del PSOE clausurara el congreso del fin de semana vaticinando que jubilaría a Rajoy. La cita de ayer fue cordial y en ella se estableció, según la versión de ambas partes, una relación de “mutua confianza” en los grandes asuntos de Estado. Moncloa cedió para su comparecencia al líder de la oposición la sala desde donde todos los viernes, Soraya Sáenz de Santamaría informa de los asuntos tratados en el Consejo de Ministros.

Rajoy y Sánchez hablaron de la familia, de baloncesto y de ciclismo durante su primer encuentro en La Moncloa

Uno de estos asuntos de Estado es el catalán, pero Pedro Sánchez salió de La Moncloa sin saber qué va a hacer el presidente del Gobierno para encarar el reto soberanista. Su impresión personal es que está esperando a hablar mañana miércoles con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para tomarle la medida, sobre todo después del terremoto provocado por Jordi Pujol al dar a conocer su patrimonio en paraísos fiscales. De ello también habló el presidente con el líder de la oposición, que también prepara un encuentro con Mas. Quedaron claras solo dos cosas: Rajoy sigue creyendo que no se dan las condiciones políticas necesarias para reformar la Constitución, como viene pidiendo el PSOE desde hace un año, y Pedro Sánchez considera que en la cabeza del presidente no está ni mucho menos suspender la autonomía catalana a través del artículo 155 de la Constitución, entre otras razones porque el propio Mas ha advertido que no incurrirá en ninguna legalidad. “No creo que lleguemos a eso”, afirmó el secretario general del PSOE, quien asume que la única coincidencia que ayer compartió con Rajoy es que el referéndum soberanista previsto para noviembre no puede celebrarse.

Excluidos los pactos de Estado

Lo que está claro es que el PSOE quiere iniciar una nueva etapa y de ella están excluidos los pactos de Estado con el Gobiernoque tanto le gustaban acariciar a Alfredo Pérez Rubalcaba. La última entrevista pública de éste con Rajoy en La Moncloa se celebró en junio del año pasado y en ella se mantuvieron vivos los acuerdos no escritos sobre Cataluña, la Corona y la política europea. Este último se ha roto después del rechazo socialista a Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea y todo hace pensar que los otros se mantendrán vivos mientras el PSOE aplica lo que Sánchez calificó ayer como una “oposición activa e intensa” que tendrá como eje una batería de propuestas de carácter social para socorrer a las capas de población más castigadas por la crisis. El propio Sánchez se estrenó ayer con una de ellas: la ampliación de la cobertura por desempleo a todos los parados con hijos. En su opinión, eso costaría alrededor de 5.800 millones de euros y hay recursos para ello. Esta medida anticipa el cariz que el nuevo líder socialista dará al debate presupuestario de octubre, clave para el arranque de su carrera como secretario general.

Rajoy y Sánchez compartieron, en parte, el diagnóstico de la crisis económica, pero no sus vías de salida, pues el líder de la oposición ve al presidente demasiado optimista en sus previsiones. En lo que parece que tampoco van a coincidir es en las propuestas de regeneración que el Gobierno enviará al Congreso el próximo otoño, pues el PSOE descarta de forma rotunda apoyar una reforma de la ley Electoral que convierta en alcaldes a los cabezas de lista municipales más votados. La experiencia como concejal del Ayuntamiento de Madrid le ha valido a Sánchez para saber, argumentó ayer, que la iniciativa que defiende el PP no favorece la gobernabilidad en las corporaciones locales. Tampoco sabe si Rajoy se atreverá a dar este paso sin el concurso socialista. Todo un enigma.

El presidente del Gobierno ofreció al PSOE sumarse al acuerdo de competitivad que hoy negociará con los sindicatos

Rajoy se reunirá este martes con  los secretarios generales de UGT y Comisiones, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, así como con el presidente de CEOE, Juan Rosell. Le animó a Pedro Sánchez a sumarse al acuerdo de competitividad que negocia con los agentes sociales y la posibilidad ha quedado abierta. Tanto Méndez como Toxo tuvieron el pasado fin de semana el gesto de asistir sábado y domingo al congreso socialista y, quizás, el PSOE disponga aquí de menos espacio para el desencuentro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba