El presidente, obligado a recibir antes a Pedro Sánchez

Artur Mas le impone a Rajoy la fecha del encuentro y altera la agenda de la Moncloa

Pretendía Rajoy verse primero con Artur Mas y luego con Pedro Sánchez. No ha podido ser. El presidente de la Generalitat le ha alterado la agenda a La Moncloa. Todo sea por 'el diálogo'.

El presidente de la Generalitat y el líder del Ejecutivo se saludan en una imagen de archivo
El presidente de la Generalitat y el líder del Ejecutivo se saludan en una imagen de archivo EFE

Artur Mas le ha marcado la agenda a La Moncloa. Pretendía Mariano Rajoy verse con el presidente de la Generalitat esta misma semana, pero desde la Generalitat rechazaron tal posibilidad dado que la agenda del president estaba muy ocupada el miércoles y el jueves.

-¿Y el viernes, tras el Consejo de Ministros?, plantearon desde Moncloa.

-Imposible, ese día tendría muy escaso eco mediático y no es fecha adecuada, respondieron amablemente desde Barcelona.

El viernes tampoco era día del agrado de Rajoy, pero las alternativas que ofrecía la Generalitat eran de todo punto imposibles. Por lo tanto, hubo que posponer el encuentro a la semana siguiente, ya lindando con el final de mes y en vísperas de la diáspora estival. Se propuso desde Cataluña la fecha del día 30, miércoles, y desde Moncloa se aceptó, por no 'embolicar'.

El encuentro con el líder socialista

Una vez señalada esta fecha en la agenda, hubo de buscarse un hueco para la entrevista con Pedro Sánchez, quien será refrendado como secretario general del PSOE en el Congreso extraordinario que se celebra este fin de semana.

La idea de Rajoy era recibir en primer lugar a Artur Mas y, unos días más tarde, hacer lo propio con el nuevo líder del PSOE para evitar que se contaminara un encuentro con otro, según la particular versión que recibió el gobierno catalán desde Madrid. No querían los dos encuentros muy seguidos, no querían que el asunto catalán se solapara con el del encuentro con el nuevo líder socialista. Pero no ha podido ser. Tan sólo habrá dos días de distancia entre uno y otro encuentro.

No le cuadraba, al parecer, el calendario de Artur Mas, quien rechazó la posibilidad de que tan anhelado y manoseado encuentro con Rajoy tuviera lugar esta semana. Al parecer el president estaba muy ocupado este miércoles y jueves, las fechas que habían sugerido desde la Moncloa. Por lo tanto, no hubo más remedio que posponer el encuentro hasta la semana siguiente.

Presiones por doquier

El equipo de Pedro Sánchez, más serio y cumplidor, había cerrado la fecha del lunes 28 para acudir a la Moncloa. Justo el día después de la ratificación del joven madrileño como secretario general de la formación socialista en sustitución de Pérez Rubalcaba. Los planes de Rajoy tuvieron, por lo tanto, que alterarse. Como no era cuestión de bailar las fechas, tuvo que aceptarse que Mas pasara por el Palacio monclovita después de Sánchez. Un contratiempo, algo que molesta mucho a Rajoy, hombre previsible y con las agendas ajustadas con mucho tiempo.

Nadie espera demasiado de la visita de Artur Mas a Madrid. La propia Generalitat se está encargando de bajar los decibelios de la expectativa. En el Gobierno y en el PP, la visita se considera un trámite, al que ha tenido que acceder Rajoy dadas las presiones de numerosas instancias, desde la Zarzuela a determinados ámbitos financieros y empresariales. Pero el precedente del baile de fechas por la imposición de la Generalitat no augura nada bueno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba