El líder socialista reivindica la figura de Adolfo Suárez ante su Grupo parlamentario

Pedro Sánchez intenta reanimar al PSOE: "Vamos a ganar todas las elecciones"

Toca levantar el alicaído ánimo del PSOE y Pedro Sánchez ha aprovechado para hacerlo en la primera oportunidad que se le ha presentado este año. “Estoy convencido de que vamos a ganar las elecciones municipales, autonómicas y también las generales, este es nuestro reto principal”, les ha dicho esta mañana a sus parlamentarios.

El líder socialista, durante su intervención ante su grupo parlamentario en el Congreso.
El líder socialista, durante su intervención ante su grupo parlamentario en el Congreso. EFE

Pedro Sánchez se ha comprometido a “dejarse la piel” en la elección de los candidatos que están en mejores condiciones de ganar las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Hoy les ha trasladado a los diputados, senadores y europarlamentarios socialistas que el PSOE es el partido que está en la situación más ventajosa no solo para vencer en estos comicios, sino también en las elecciones generales previstas para fin de año. “Estoy convencido de que vamos a ganar”, ha insistido, y para ello quiere elaborar como programa electoral un “contrato ciudadano” de tinte socialdemócrata que se aleje de las propuestas del PP y de Podemos.

Sánchez identifica a Rajoy con la "derecha extrema" y a Pablo Iglesias con la "extrema izquierda disfrazada de oportunismo ideológico"

A Mariano Rajoy le ha definido como el líder de la “derecha extrema”, del voto “del miedo”, mientras que a Pablo Iglesias le ve como al prototipo de “una extrema izquierda disfrazada de oportunismo ideológico”. Entre medias, ha argumentado Sánchez, está el PSOE, un partido “con mucho pasado” y que, en su opinión, tuvo en Felipe González “a un gran presidente”. También lo fue, ha añadido, Adolfo Suárez, con un liderazgo político tan sobresaliente como el que tuvieron Santiago Carrillo, Alfonso Guerra o Josep Tarradellas. A todos ellos los ha citado con nombres y apellidos y cuando parecía que se olvidaba de José Luis Rodríguez Zapatero, ha tenido también un recuerdo para él como icono de la defensa de los derechos civiles. Ni una palabra más.

Pedro Sánchez no quiere pisar ningún callo ni dentro de su partido, ni tampoco fuera. Por eso se ha afanado en enterrar sus titubeos sobre la supresión del artículo 135 de la Constitución y ha reivindicado la estabilidad presupuestaria. Mensaje de tranquilidad a los mercados: el PSOE no es ni Syriza ni Podemos. “Defendemos el rigor en las cuentas públicas y el pago de intereses de la deuda”.

El PSOE no es Syriza ni Podemos: "Pagaremos los intereses de la deuda"

Sánchez también ha reconocido que el PSOE carece aun de programa electoral, pero, al mismo tiempo, ha colocado a su partido como piloto de un nuevo plan económico que ayude a cambiar las políticas de la UE y también “a salvar a Grecia”. El 21 de febrero, reunirá en Madrid a los principales líderes socialistas europeos para defender un modelo alternativo al de la canciller alemana, Ángela Merkel. Este y otros actos formarán parte de la campaña electoral del PSOE. Pedro Sánchez sabe que en los comicios de mayo se juega su liderazgo y corre el riesgo de que si no se cumplen sus pronósticos, la presidenta andaluza, Susana Díaz, le dispute el timón del partido y también el cartel electoral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba