Nacional

Rajoy vuelve a confiar su discurso parlamentario a la persona más citada por Bárcenas, Pedro Arriola

Aparece en cerca de un centenar de apuntes como presunto receptor de 1,4 millones de euros de la supuesta contabilidad B del partido. El sindicato Manos Limpias ha pedido su imputación. Soraya Sáenz de Santamaría y Jorge Moragas conforman la terna en que se apoya el presidente del Gobierno para preparar su trascendental intervención del próximo jueves en el Parlamento.

El sociólogo de cabecera de Rajoy, pedro Arriola
El sociólogo de cabecera de Rajoy, pedro Arriola EFE

El presidente del Gobierno vuelve a confiar en Pedro Arriola las líneas maestras de su discurso parlamentario del próximo jueves, día en que comparecerá en la Cámara Alta ante los diputados, tal y como le habían reclamado todo los Grupos de la oposición. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones en que el sociólogo de cabecera ha trabajado mano a mano con Rajoy en sus intervenciones en el Congreso, esta vez el jefe del Ejecutivo comparece para dar cuenta del 'caso Bárcenas' y precisamente Arriola es uno de los nombres que más se repiten en la supuesta contabilidad B del PP como presunto receptor de grandes sumas de dinero en metálico. 

El que fuera gurú de José María Aznar y ahora de Rajoy es, por tanto, parte interesada y el primero que quiere que se alejen todas las sombras de sospecha sobre las cuentas del que es su principal y casi, de hecho, único cliente, el Partido Popular. Arriola no sólo interpreta para el PP las entrañas de los sondeos de opinión o de las encuestas sobre intención de voto. También tiene mucha influencia sobre las estrategias y los mensajes, para desesperación de muchos dirigentes populares, y hasta ha participado en procesos de tanto calado como la tregua terrorista de los años 98-99 en que formó parte de la delegación gubernamental que habló con los etarras en Zúrich. 

Alejado ahora de la sede nacional del partido, Arriola se deja ver más por Moncloa donde tiene acceso directo al presidente del Gobierno. Su posición no es cómoda pues aparece en un centenar de apuntes del extesorero --"Pedro A." y "Pedro Arr."-- como receptor entre los años 1990 y 1997 de cerca de un millón y medio de pesetas todos los meses, supuesto "sobresueldo" en negro que vendría a sumarse a sus emolumentos en A. De hecho, la abundancia de anotaciones sobre su persona ha llevado al sindicato Manos Limpias, personado en la causa de los papeles de Bárcenas, a reclamar al juez Ruz su imputación. Asimismo exige que presente sus últimas diez declaraciones de renta y de patrimonio, así como la lista de sociedades con las que tiene algún tipo de vinculación.

Hasta ahora, la única que ha hablado sobre las anotaciones que afectan a Arriola, ha sido su esposa, la diputada y vicepresidenta primera de la mesa del Congreso, Celia Villalobos, que despachó con un "no me interesa nada" todo aquello que tenga que ver con el extesorero, aunque lamentó que su partido haya tenido durante más de veinte años a alguien de "la calaña" de Bárcenas.

Santamaría está preparando papeles para Rajoy en un intento por evitar que el debate sea un monográfico sobre el extesorero

La terna con la que Rajoy cuenta para elaborar su intervención ante el Parlamento la completan la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el director del gabinete del presidente, Jorge Moragas, además del amplio equipo de éste último, entre los que destacan dos periodistas dedicados en exclusiva a dar forma a los discursos del presidente, José Sánchez Arce e Ignacio Peiró. Sáenz de Santamaría está preparando papeles para el presidente, que pretende evitar que el debate se convierta en un monográfico sobre el extesorero y hablar también del calendario de reformas, de perspectivas económicas y hacer balance del curso parlamentario ya terminado.

Este jueves iba a ser un día "dulce" para el Gobierno por los esperanzadores datos de la Encuesta de Población Activa, con 225.000 desempleados menos entre abril y junio, una de los mayores descensos de paro desde 2008; y por la declaración del exinterventor general de la Junta de Andalucía Manuel Gómez Martínez ante la jueza que instruye el caso de los ERE, Mercedes Alaya. Gómez reiteró que todas las irregularidades "eran de notorio conocimiento" por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y su antecesor en el cargo, Manuel Chaves. Lo que aparecía como un día de "tregua" para Moncloa se torció por la enorme tragedia de Galicia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba