Nacional

Arriola y Serrano, los ‘fontaneros’ del PP y PSOE, desbrozan el camino para posibles acuerdos de Estado

Dos grandes ‘fontaneros’ de la política, el sociólogo Pedro Arriola, por parte del PP, y el abogado José Enrique Serrano, por el PSOE, mantienen desde hace semanas conversaciones muy discretas para sondear la posibilidad de llegar a futuros acuerdos de Estado entre las dos formaciones mayoritarias.

José enrique Serrano y Pedro Arriola, dos de los grandes 'fontaneros' de la política.
José enrique Serrano y Pedro Arriola, dos de los grandes 'fontaneros' de la política. EFE

Dos grandes ‘fontaneros’ de la política, el sociólogo Pedro Arriola, por parte del PP, y el abogado José Enrique Serrano, por el PSOE, mantienen desde hace semanas conversaciones muy discretas para sondear la posibilidad de llegar a futuros acuerdos de Estado entre las dos formaciones mayoritarias. Según ha sabido Vozpópuli de fuentes próximas a ambos, de momento no son más que ‘conversaciones’ casi de mantel, pero están dirigidas a un fin muy específico a medio y largo plazo.

Se trata de analizar con precisión la nueva situación política y estar preparados, en todo caso, para cualquier contingencia político-electoral que pudiera presentarse

Se trata de analizar con precisión la nueva situación política existente en España, ver el posible ascenso de fuerzas como Podemos y Ciudadanos, el hundimiento de otras como UPyD e Izquierda Unida y estar preparados, en todo caso, para cualquier contingencia político-electoral que pudiera presentarse, de tal manera que a partir de las municipales y autonómicas de mayo se puedan empezar a perfilar estrategias que acaso pudieran culminar después de las generales de noviembre o diciembre en acuerdos entre ambos partidos mayoritarios.

Dos grandes expertos de la ‘fontanería’ política

Estas reuniones –que no negociaciones, matizan mucho esta palabra las fuentes citadas- no deberían resultar sorprendentes. Pedro Arriola es uno de los hombres de la máxima confianza de Mariano Rajoy. No sólo es un experto electoral, en cuyas previsiones confía plenamente el presidente del Gobierno y el PP, sino que también ha llevado adelante encargos muy peculiares y personales ya desde los tiempos de José María Aznar. Su discreción es a prueba de bombas y tiene fama de llevar adelante desde la sombra los más complicados encargos que le encomienda el líder del PP.

La discrección de Arriola es a prueba de bombas y tiene fama de llevar adelante desde la sombra los más complicados encargos que le encomienda el líder del PP

José Enrique Serrano, por su parte, es el más acreditado ‘fontanero’ socialista de todos los tiempos. Fue director de Gabinete de Zapatero siendo éste presidente del Gobierno, pero siempre ha tenido gran influencia cerca de la dirección del PSOE y en la Moncloa. Serrano le debe mucho su ascenso inicial en la política a Narcís Serra, con quien fue director general de Personal del Ministerio de Defensa (1987) y luego, al ser nombrado Serra vicepresidente del Gobierno, pasó al entorno de la Presidencia como subdirector (1991), primero, y director, después, del Gabinete de Felipe González. A partir de ahí, su poder en la sombra no hizo más que incrementarse.

Tan es así, que Serrano quedó más tarde encuadrado en el equipo de Joaquín Almunia, el antecesor de Zapatero en la dirección del PSOE, y después de 2004, estuvo con Zapatero. Serrano, que en el fondo siempre ha sido un hombre de González y de Pérez Rubalcaba, sigue conservando ahora con Pedro Sánchez esa labor de zapa en la sombra para los trabajos más complicados.

Negociaciones de mantel y café

Es en ese punto donde se encuadran los actuales contactos entre Arriola y Serrano. El PP no se resigna a no poder imponer que gobierne el partido más votado tanto en los municipios como en las autonomías. Desde Génova no pueden cambiar ahora la ley electoral para los comicios de mayo, pero están sondeando a los socialistas para ver la posibilidad de llegar a acuerdos verbales y de forma acaso puntual. Son varias las vías utilizadas, pero una es de la Arriola y Serrano.

El PP quiere que los (im)posibles acuerdos se amplíen a los municipios mayores de 100.000 habitantes, lo que incluiría a todas las capitales de provincia. Pero el PSOE ya le ha dicho que ni hablar. La verdad es que cualquier acuerdo de ese tipo –formal o informal, por escrito o verbal- estaría condenado al fracaso, ya que provocaría una revuelta en las organizaciones socialistas de Madrid –Antonio Miguel Carmona se ve ya como alcalde, para lo que está dispuesto a pactar con quien sea- y en la Comunidad Valenciana, donde creen, por ejemplo, que Rita Barberá tiene los días contados como alcaldesa de Valencia. Lo mismo ocurre en Extremadura y Castilla-La Mancha.

Así que las conversaciones entre Arriola y Serrano no son tanto para acuerdos simples de este tipo, sino para ver qué podría ocurrir después de las elecciones generales, que ése es el auténtico problema. La preocupación es máxima en la sede del PP en la calle Génova, pero también en la socialista de Ferraz.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba