La baronesa andaluza ha conseguido en días lo que Rubalcaba no ha podido en veinte meses

Susana Díaz pisa fuerte e impone al socialismo catalán un divorcio radical con la senda soberanista

Todavía no es secretaria general de la federación andaluza del PSOE y ya ha conseguido más que Alfredo Pérez Rubalcaba como líder nacional del partido. Susana Díaz ha sido determinante en la decisión del PSC de divorciarse del llamado ‘derecho a decidir’, el primer gran eslabón de la cadena con la que Artur Mas quiere construir el proceso soberanista en Cataluña.

Susana Díaz, Pere Navarro, Alfredo Pérez Rubalcaba y Javier Fernández toman café en la conferencia política del PSOE.
Susana Díaz, Pere Navarro, Alfredo Pérez Rubalcaba y Javier Fernández toman café en la conferencia política del PSOE. EFE

La presidenta andaluza ha empezado a ejercer su cargo con brío y eso que le quedan todavía unos días para auparse a la secretaría general del socialismo andaluz. Además de pacificar su partido en aquella comunidad, ha lanzado desde el principio señales claras de cómo quiere que el PSOE se presente ante sus electores en toda España, Cataluña incluida. En las filas socialistas se comenta que ha conseguido en pocos días con el PSC lo que Alfredo Pérez Rubalcaba no ha podido en veinte meses.

La presidenta andaluza no quiere ningún tipo de noviazgo con el nacionalismo ni tampoco ambigüedades en un asunto central como el proceso separatista

Susana Díaz ha mantenido una larga conversación con el líder de los socialistas catalanes, Pere Navarro, en la que desde el primer momento le ha dejado las cosas claras: no quiere ningún tipo de noviazgo con el nacionalismo ni tampoco ambigüedades en asuntos tan centrales como el proceso separatista emprendido por el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Fuentes socialistas informan que Navarro no solo la ha escuchado con atención, sino que ha tomado buena nota de lo que hay en juego: ni más ni menos que una ruptura total entre el PSOE y el PSC si éste último tontea con las tesis independentistas y le hace el juego a CiU y ERC. Todavía hay algo más: Navarro sabe que la federación que controla Susana Díaz será decisiva en la elección del futuro cartel electoral del PSOE, una cuestión del máximo interés para los socialistas a partir de los comicios europeos de mayo.

Susana Díaz se decanta por la postura de Felipe González, partidario de que el PSOE y el PSC caminen juntos, y no por el divorcio que defiende Alfonso Guerra

Susana Díaz no comparte la tesis de Alfonso Guerra sobre la conveniencia de que el PSOE se presente con marca propia en Cataluña si la dirección del PSC sigue coqueteando con el catalanismo y sí asume, en cambio, la opinión de otro andaluz, en este caso del expresidente Felipe González, partidario de que los socialistas catalanes ordenen sus ideas y empiecen a marcar, como han hecho casi siempre, perfiles propios en las zonas de colisión (economía y políticas sociales) donde pueden disputarle votos al nacionalismo. Así se lo ha dicho con todas las letras a Pere Navarro y la primera demostración evidente de que éste ha reaccionado ha llegado hace unos días con la decisión del PSC de desmarcarse del ‘derecho a decidir’ que CiU y ERC quieren trasladar con celeridad al Congreso de los Diputados. Los socialistas catalanes se han distanciado así del primer gran eslabón de la cadena con la que Artur Mas quiere construir el proceso soberanista en Cataluña.

La buena noticia para el PSOE ha llegado cuando aún estaba caliente el discurso pronunciado por Susana Díaz en la inauguración de la conferencia política, donde alertó del riesgo de un acelerado empeoramiento del problema territorial en España e hizo un llamamiento a su partido para que en el conflicto catalán recupere una política “reconocible”, con “ideas claras”, que defina “quienes somos y qué queremos”.

"Lo que hemos dicho son ideas muy evidentes, nada novedosas, pero que arrojan mucha luz en la madeja de confusión en que nos movemos", comenta un diputado andaluz del PSOE

La presidenta andaluza marcó así territorio en este contencioso que ha estado a punto de romper al PSOE, al tiempo que reclamó “un proyecto común para España”, en el que, a su juicio, tienen que estar todos los socialistas. En esta misma intervención, Díaz reivindicó también con urgencia un discurso que defienda “la unidad de España” y no siembre el desconcierto y la inseguridad entre los ciudadanos, con el objetivo de que nadie pueda echar al PSOE de la defensa de la Constitución. “Son ideas muy evidentes, nada novedosas, pero que en la madeja de confusión que está metido el partido han arrojado mucha luz”, comenta un diputado andaluz.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba