Jesús Caldera, defenestrado en la Fundación Ideas, Ramón Jáuregui y Marcelino Iglesias, en las quinielas para incorporarse a la candidatura

La crisis del PSOE dispara el número de aspirantes a refugiarse en las listas europeas

La candidatura europea del PSOE tiene muchos novios, entre ellos el exministro de Trabajo Jesús Caldera, que acaba de ser defenestrado de la Fundación Ideas, y el también exministro Ramón Jáuregui. La crisis por la que atraviesa el partido ha colocado también en la lista de espera a destacados miembros del equipo que rodea a Alfredo Pérez Rubalcaba.

La compleja situación interna por la que atraviesa el PSOE, con varias familias enfrentadas entre sí y un horizonte escasamente esperanzador para recuperar el Gobierno en las próximas elecciones, ha disparado el número de diputados y dirigentes del partido que aspiran a escapar de la política nacional para refugiarse en el sillón, mucho más cómodo y mejor retribuido, del Parlamento de Estrasburgo. La lista de parlamentarios y exministros que ya miran a Europa es cada vez más extensa ya que la mayoría interpreta que, a pesar del fuerte desgaste del PP en las encuestas, Mariano Rajoy no lo tendrá muy difícil para gobernar una segunda legislatura, aunque sea en minoría.

Numerosos diputados socialistas creen que, a pesar del fuerte desgaste del PP en las encuestas, Rajoy podrá gobernar una segunda legislatura

Según fuentes socialistas, entre quienes quieren refugiarse en la candidatura europea con la que el PSOE concurrirá en mayo a estos comicios y distanciarse de la pelea interna que dominará la vida del partido hasta las legislativas de 2015, figura el exministro de Trabajo Jesús Caldera, que acaba de ser defenestrado como responsable de Ideas, arrastrando consigo a la propia Fundación. También cuenta entre los aspirantes el expresidente de Aragón Marcelino Iglesias, ahora con escaño en el Senado. En el Grupo Parlamentario del Congreso hay una contestación cada vez más evidente hacia su actual portavoz, Soraya Rodríguez, enfrentada al joven diputado vasco Eduardo Madina, por lo que numerosos diputados la colocan también dentro de esta lista.

El exministro de Justicia Juan Fernando López Aguilar está haciendo todo lo posible y lo imposible para repetir como cabeza de cartel en estas elecciones, pero la falta de apoyos le ha hecho perder pie y dar nuevas oportunidades a dirigentes del entorno del propio Alfredo Pérez Rubalcaba, como es el caso de Elena Valenciano, ‘número dos’ en Ferraz y vicepresidenta del Partido Socialista Europeo, o del diputado Ramón Jáuregui, que ya estuvo sentado en los escaños del Parlamento de Estrasburgo antes de ser llamado por José Luis Rodríguez Zapatero al Ministerio de la Presidencia.

El exministro Juan Fernando López Aguilar está haciendo lo imposible por volver a encabezar la candidatura europea, pero la pérdida de apoyos ha dado alas a Valenciano y Jáuregui

Buena parte de los diputados socialistas ven en Jáuregui el aspirante más idóneo para encabezar la candidatura, aunque este paso sería interpretado, al igual que ocurre con Valenciano, en clave muy perjudicial para Rubalcaba. El primero es el coordinador principal de la conferencia política que se celebrará el mes que viene y la segunda ha sido el brazo derecho del secretario general desde la celebración del último congreso federal, en febrero del año pasado. La huida de cualquiera de los dos a la lista europea sería leída dentro y fuera del partido como una señal clara de la debilidad con la que Rubalcaba encara su futuro político inmediato, sobre todo después de la irrupción en escena de la nueva presidenta de la Junta andaluza, Susana Díaz.

Al margen de la tentación constatada en numerosos dirigentes socialistas de fugarse de la política nacional y refugiarse en Estrasburgo, la actual dirección del PSOE le da una cierta importancia a elecciones europeas pues, a pesar de su alcance limitado, ve en ellas una buena oportunidad para cambiar la tendencia a la baja que estrenó en 2011 con la pérdida de numerosos gobiernos autonómicos y municipales. Las encuestas anticipan una alta abstención y un serio varapalo para los dos grandes partidos, pero en la ejecutiva socialista se opina que será el PP el que pagará el precio de un mayor desgaste.

La cúpula del PSOE opina que las europeas pueden marcar un cambio de tendencia en el declive que comenzó en las municipales locales y autonómicas de 2011

En todo caso, ambas formaciones coinciden en que las elecciones de mayo pueden marcar un antes y un después en esta aparente tendencia del bipartidismo hacia el suicidio. Este temor explica, en parte, las convenciones que ultiman tanto el PP como el PSOE, el primero para acentuar la mejora de la política económica y el segundo para demostrar que ya tiene programa de gobierno alternativo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba