La formación de Pablo Iglesias se apodera del debate parlamentario sin haber llegado al Congreso

El PSOE dispara contra la financiación extranjera a Podemos bajo la sombra del 'caso Flick'

Los socialistas creen haber encontrado una pieza de caza mayor en su ofensiva contra Podemos. Ya no prestan atención al patrimonio personal de Juan Carlos Monedero, su tesorero, sino que han elevado sus disparos contra la supuesta financiación ilegal de su organización, a pesar de que el PSOE arrastra la sombra del ‘caso Flick’.

El tesorero de Podemos, Juan Carlos Monedero.
El tesorero de Podemos, Juan Carlos Monedero. Europa Press

Este martes se reunió la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados y los principales grupos en ella representados se afanaron en explicar a los periodistas las sospechas que apuntan a la supuesta financiación ilegal de Podemos. Todavía es una organización sin asiento en el Parlamento, pero ya se la trata como si estuviera dentro. El PSOE fue el que disparó más alto, al recordar el diputado Antonio Hernando que Juan Carlos Monedero, tesorero de la formación que lidera Pablo Iglesias, recibió más de 425.000 euros de Venezuela dos meses y medio antes de fundar Podemos. En realidad, a lo que se refería Hernando era a su presentación en sociedad, hecha en enero del año pasado, ya que el registro de la marca en el Ministerio del Interior no fue formalizado hasta dos meses después. En todo caso, Hernando está convencido de que los cimientos de Podemos se han levantado sobre financiación ilegal y ha exigido a Pablo Iglesias todo tipo de explicaciones.

El PSOE espera cobrar una pieza de caza mayor demostrando que Podemos se ha financiado ilegalmente

El PP no le ha ido a la zaga en estas exigencias. Su portavoz parlamentario, Rafael Hernando, ve obligado que Pablo Iglesias publicite los estudios que ha elaborado Podemos para acceder a tantos recursos del extranjero, enseñe las facturas y detalle de qué países se ha valido para engordar sus arcas, teniendo en cuenta que desde la ley de financiación de partidos de 2007 se prohíbe la recepción de dinero procedente de gobiernos extranjeros. “Al final se va a demostrar que los Torquemada de la decencia van a ser los encubridores de la indecencia”, señaló. Ya hay una querella contra la supuesta financiación ilegal de Podemos presentada por Manos Limpias y el PSOE y el PP han decidido encauzar su ofensiva a través del Parlamento.

Ni Flick ni Flock, dijo González

Ambos partidos lo hacen con sombras en su pasado ya que está documentada la financiación que recibieron del extranjero. El caso más sonado fue el del consorcio alemán pilotado por el empresario Friedrich Karl Flick que regó de dinero a buena parte de las formaciones presentes en el Bundestag entre finales de los setenta y principios de los ochenta. Parte de estas entregas llegaron al PSOE a través de la FundaciónFriedrich Ebert, próxima a la socialdemocracia germana, lo que obligó a Felipe González a encarar una investigación parlamentaria que acabó exonerándole de toda responsabilidad política. “No he recibido ni un duro, ni una peseta, ni de Flick ni de Flock”, se defendió el expresidente, después de que un diputado del SPD declarara en 1984 a la prensa alemana que se le había entregado un millón de marcos para que sufragara a su partido.

En el nuevo Código Penal será delito que un partido reciba más de 100.000 euros de un Gobierno extranjero

La vieja Alianza Popular también se abrió a la financiación extranjera en la etapa de Manuel Fraga, a través de la democracia cristiana alemana, con Franz Josep Strauss como primer ministro de Baviera. Tanto en el caso del PSOE como en el de la marca que precedió al PP, la legislación española sobre financiación de partidos no prohibía las ayudas provenientes de formaciones o gobiernos extranjeros. Esto llegó hace ocho años, con la última reforma de la ley de financiación, en la que se considera una falta administrativa, sancionable con el doble de lo recibido. El PP proyecta dar una vuelta de tuerca a esta legislación en la reforma del Código Penal que se tramita ahora en el Congreso, multiplicando por cinco esta multa y tipificando como delito estas entregas de dinero, siempre que excedan de los 100.000 euros. Las penas podrán oscilar entre uno y cinco años de cárcel. Por debajo de esa cantidad, seguirán siendo faltas administrativas.

A favor del PP y del PSOE y en contra de Podemos, enfatizaban este martes algunos diputados, puede decirse que recibir dinero de la Alemania democráticano es lo mismo que hacerlo de países como Venezuela o Irán, donde las libertades brillan por su ausencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba