EL PATRIMONIO DE LOS CANDIDATOS SOCIALISTAS A LA SECRETARÍA GENERAL

De los 73.000 € del plan de pensiones de Pedro Sánchez al millón de Madina en activos financieros

El diputado vasco, que obtuvo una indemnización de tres millones como víctima de ETA, reclama en su progama para las primarias "extremar los requisitos de las sicav". Alberto Garzón (IU) va más allá y marca distancia con el PSOE: cuestiona también los planes de pensiones privados.

La dimisión del eurodiputado Willy Meyer, cabeza de cartel de Izquierda Unida el 25-M, por tener un fondo de pensiones gestionado por una sicav, en contra de su programa electoral, ha reabierto el debate sobre la posesión de estos productos financieros por parte de los políticos. En el caso de los dos principales candidatos que optan a la Secretaría General del PSOE, es Pedro Sánchez quien, con 42 años, posee un fondo de pensiones privado -que no es canalizado vía sicav- por valor de 73.443,95 euros a 12 de enero de 2013, según consta en su declaración de bienes y rentas presentada en el Congreso de los Diputados.

Además de ello, el diputado del PSM cuenta con activos financieros que, a la fecha antes indicada, suman 12.289,09 euros. Sánchez manifestó la semana pasada, en relación a la dimisión de Meyer, que personalmente "no me reconozco" con gestionar un fondo de pensiones mediante una sicav y afirmó que eso "no representa el sentir" de los votantes y militantes del PSOE. Acto seguido, matizó que, una vez se prescinde de la mediación de la sicav, hay que tomar las decisiones oportunas para que ese fondo de pensiones sea gestionado "como los que tienen los demás ciudadanos".

Por su parte, Madina no hace referencia a la posesión de plan de pensiones alguno en la última versión de su declaración parlamentaria, registrada el pasado 25 de noviembre en la Cámara Baja. En cambio, sí declara "diversos productos de ahorro e inversión" por valor de 1.002.136 euros. Esta cantidad es ligeramente inferior a la que reveló en septiembre de 2011, meses antes de las pasadas elecciones generales, cuando afirmó ser el titular de acciones de Telefónica por 163.000 euros; de BBVA por 510.000 euros y de otros "productos de inversión" por 601.557 euros.

Garzón (IU) llama a "profundizar la defensa del sistema de pensiones público y revelar el carácter antisocial de los planes de pensiones privados"

El secretario general del Grupo Parlamentario Socialista ha explicado que tanto estos activos como los tres pisos que posee en propiedad han sido adquiridos, fundamentalmente, con la indemnización que recibió tras ser víctima de un atentado de la banda terrorista ETA. En 2006, la Audiencia Nacional condenó a 20 años de prisión a los etarras Iker Olabarrieta y Asier Arzallus por el intento de asesinato de Madina y concedió al diputado socialista una indemnización de tres millones de euros, la más alta dictada por el tribunal. En su declaración de bienes y rentas para la X Legislatura, el propio Madina incluye el siguiente comentario en el apartado de observaciones: "El origen de mi patrimonio se encuentra en la indemnización concebida en sentencia firme por un atentado terrorista de ETA, además de los ahorros procedentes de rentas del trabajo y del ahorro".

Respecto a la polémica que ha costado el puesto a Meyer, Madina pidió a todos los europarlamentarios socialistas que renunciaran al fondo de pensiones vinculado a una sicav. "Lo lógico es que renuncien a esos fondos; los que lo han hecho me parece muy bien, los que no lo han hecho me parece mal", señaló. El diputado vasco no quiso entrar, a diferencia de Pedro Sánchez, en si los adscritos a este fondo tenían o no que conservar dicho fondo fuera de una sicav (la tributación con la sociedad que operaba en Luxemburgo era del 0,01%).

La batallas de ideas en la izquierda

Con estas reacciones los dos candidatos del PSOE mejor posicionados para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del partido han querido poner tierra de por medio con las sicavs. Por ejemplo, Madina ha apostado en su programa, titulado Compromisos por un tiempo nuevopor una "revisión de la tributación de las sicav para extremar sus requisitos y elevar su tipo impositivo". Sin embargo, quien ha ido más allá en esta cuestión, hasta el punto de renunciar a la posesión de planes de pensiones privados es el nuevo hombre fuerte de la dirección de Izquierda Unida, Alberto Garzón

El portavoz de Economía de la Izquierda Plural en el Congreso y otros diputados de su grupo (también Toni Cantó, de UPyD) no se acogieron al Plan de Previsión social ofrecido por la Cámara al inicio de la legislatura (meses después las Cortes suspendieron estas aportaciones de su presupuesto, gestionadas por el BBVA, por motivos de ahorro).

Garzón ha recalcado que es necesario "profundizar la defensa del sistema de pensiones público y revelar el carácter antisocial de los planes de pensiones privados". A su juicio, "retroceder" hacia un sistema privado de pensiones implica "tener un sistema más volátil (que hace que las pensiones dependan de la estabilidad financiera) y un sistema totalmente insolidario (a diferencia del actual sistema de reparto)". Frente a esta posición que defiende el portavoz de la coalición comunista, el PSOE, en un proceso de desideologización que algunos comparan al batacazo del PASOK griego, vuelve a sufrir por la izquierda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba