Pedro Sánchez aprovecha las horas bajas de los socialistas catalanes

El PSOE se apunta a la unidad de España como gancho electoral para arañar voto conservador

Los socialistas no están dispuestos a dejar que Mariano Rajoy se apodere en solitario de la unidad de España como bandera electoral. Las horas bajas que vive el PSC facilitarán a Pedro Sánchez competir en esta carrera y centrar el mensaje del PSOE, en un momento en el que negocia con Podemos para subirse al Gobierno de seis comunidades y cientos de ayuntamientos.

Pedro Sánchez durante el acto de fin de campaña del PSOE.
Pedro Sánchez durante el acto de fin de campaña del PSOE. GTRES

Los pitidos al himno nacional durante la final de Copa presidida por Felipe VI ha sido una ocasión de oro para que Pedro Sánchez demuestre que el PSOE no está dispuesto a quedarse rezagado en la defensa de la unidad de España y de los símbolos patrios. Fuentes socialistas relatan que su llamada al rey para solidarizarse con él no fue algo improvisado, sino un detalle muy medido que busca evitar que el PP se apodere del voto más sensibilizado con la afrenta que desde hace dos años y medio viene planteando Cataluña dentro del proceso soberanista. En la dirección del PSOE se ha contemplado con satisfacción como las imágenes de archivo de su líder con Felipe VI volvieron a recorrer este domingo todas las televisiones como acompañamiento a la información sobre su llamada solidaria.

El PSOE quiere evitar que el PP se apodere del voto más sensibilizado en España con la afrenta soberanista catalana

En el Partido Socialista se juega con la convicción de que en el tablero electoral acabará primando de nuevo el centro político, por lo que la mayoría de sus barones regionales están de acuerdo en hacer de la unidad de España uno de los ejes fundamentales de la campaña para las legislativas, máxime teniendo en cuenta que si Artur Mas no recula e insiste en ir a elecciones el próximo 27 de septiembre, toda la actualidad política volverá a girar sobre Cataluña y la pulsión independentista.

“No nos vamos a dejar arrebatar la bandera de la unidad de España por el PP, y menos cuando iniciamos la carrera hacia las generales desde en un empate técnico”, aseguran fuentes socialistas, seguras de que el Gobierno va a izar esta enseña, junto a la de la recuperación económica, para tomar distancias y ganar holgura hasta la cita con las urnas.

La debacle del PSC en las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, despejan a Pedro Sánchez el panorama para recorrer este camino sin las dificultades que encontró antaño su antecesor en la secretaría general, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando tuvo que lidiar con la tibieza de Pere Navarro y éste, a su vez, enfrentarse con el ala más soberanista de su partido. En Barcelona, el PSC ha quedado ahora casi reducido a cenizas como quinta fuerza política y ha pasado de once concejales a cuatro, mientras que en el conjunto de Cataluña ha sufrido también un desplome que se ha traducido en la pérdida de casi un millar de concejales. Solo el resultado conseguido en algunas grandes ciudades le ha permitido retener su segunda posición en número de votos, con Esquerra Republicana pisándole los talones.

Pros y contras de la caída del PSC

El revolcón del PSC en las urnas le genera a Pedro Sánchez un serio problema de fondo en el horizonte de las legislativas, pues será difícil que las gane sin conseguir buenos resultados en Cataluña, si bien en el corto plazo le aporta dos ventajas, aseguran las fuentes. La primera: el partido en su conjunto no tendrá contestación cuando defienda sin ambages la unidad de España sin tener que entrar en demasiados matices. La segunda: es improbable que la exministra Carmen Chacón se atreva a dar el salto a las primarias de julio y competir por la secretaría general cuando ha perdido pie en su organización y su partido lo ha perdido también en Cataluña. El 24-M ha evidenciado que Miquel Iceta no ha conseguido frenar la sangría electoral que sufre el PSC, aunque tiene altas probabilidades de mantenerse como cartel electoral si, finalmente, el 27-S Mas convoca a las urnas.

El PSC, reducido a cenizas en Cataluña, no tiene ahora fuerza para reaccionar al discurso españolista del PSOE

En la dirección del PP hay un sentimiento parecido al del PSOE sobre el terreno que todavía queda por conquistar de aquí a noviembre, pues después de haber jugado durante años al despiste ante el reto soberanista catalán, Rajoy decidió pasar a la ofensiva y mostrar una actitud más firme poco antes de la celebración del sucedáneo de referéndum que se celebró en noviembre. Ahora será uno de sus principales asientos de campaña, junto al de la recuperación económica. Ello explica la rapidez con la que el Gobierno convocó el fin de semana la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, reunida este lunes en Madrid para estudiar posibles sanciones tras la sonora pitada vivida en el Camp Nou.

Los socialistas tampoco dejarán la crisis económica de lado. En una reunión de coordinación celebrada ayer entre partido y grupo parlamentario, decidieron demostrar en el Congreso en los próximos meses que ya disponen de programa alternativo de Gobierno. En breve, presentarán iniciativas para que comunidades y ayuntamientos compartan programas de empleo destinados a jóvenes y parados de larga duración.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba