El ‘aparato’ socialista se mueve para controlar el proceso de elección de candidatos

El PSOE teme un tongo de Rubalcaba en las primarias para limitar la participación de los simpatizantes

El debate interno que mantiene el PSOE para precisar cómo se elegirá el próximo cartel electoral está siendo todo menos pacífico. Algunas federaciones socialistas alertan sobre la intención de Alfredo Pérez Rubalcaba de desincentivar la participación de los simpatizantes en las primarias para garantizarse así un cierto control del ‘aparato’ sobre un proceso que teme se le vaya de las manos.

El debate que en estos momentos se da en la cúpula del PSOE sobre el reglamento de primarias es resumido así por uno de sus dirigentes: “Tenemos que elegir entre abrir de verdad el proceso a los simpatizantes que no militan en el partido facilitando su participación sin trabas o entre controlar las primarias desincentivando el voto de los que no son militantes, con el riesgo de hacer un ridículo espantoso con una baja participación”. Hay muchas formas de desmotivar la implicación de los más de 200.000 simpatizantes que el PSOE dice tener y una de ellas es obligarles con varios meses de antelación a inscribir todos sus datos personales en un registro para poder votar en las primarias. “Cuantas más obstáculos pongamos para que haya una participación masiva, más ridículo haremos en la noche electoral”, mantiene la misma fuente.

Obligar a los simpatizantes a inscribirse en un registro dos meses antes de participar en las primarias desincentivaría a muchos de ellos, se opina en el PSOE

Algunas federaciones, incluida la de Madrid, están presionando a la ejecutiva federal para que abra el censo de las primarias al mayor número de personas posible con el fin de impedir que Rubalcaba haga tongo y controle al máximo el proceso de elección del cartel electoral mediante una fórmula muy sencilla: poner obstáculos a los simpatizantes para conseguir que en la elección pese, sobre todo, la voluntad de los militantes del partido, tradicionalmente sometidos a la fuerza de las agrupaciones y las correspondientes tribus orgánicas.

Hay preocupación en las federaciones y también en el ‘aparato’ socialista porque las experiencias de primarias registradas en Italia y en Francia dejan el listón muy alto. A principios de diciembre, con una participación superior a los tres millones de personas, los italianos eligieron como candidato del centro izquierda al alcalde de Florencia, Matteo Renzi, quien arrasó en las primarias convocadas por el Partido Demócrata, derrotando a la vieja clase política del ala progresista. Con solo 38 años, Renzi se impuso a sus dos contrincantes, el veterano Gianni Cuperlo, de 52 años, que recibió el 18% de los votos, y a la opción más izquierdista de los tres, Giuseppe Civati, que consiguió el 12% de los sufragios.

En las primarias francesas la participación superó los dos millones y medio y en las italianas los tres millones de electores

Un listón parecido lo marcaron para el PSOE las primarias celebradas en Francia en octubre de 2011, en las que con una participación de más de dos millones y medio de personas quedó encumbrado como candidato del Partido Socialista el hoy presidente, François Hollande, después de disputar una segunda vuelta a Martine Aubry.

Con estas participaciones tan altas, más de tres millones en el caso italiano y más de dos millones y medio en el caso francés, resultaría un esperpento que el candidato socialista a las próximas legislativas saliera elegido en la primarias del PSOE solo por 200.000 votantes, aseguran veteranos diputados, conscientes de que la celebración de unas primarias abiertas es un “invento” que contiene “graves riesgos” para su partido en un momento en el que la situación del país requiere, por añadidura, de liderazgos fuertes.

Las primarias suponen graven riesgos en un momento en que la situación del país requiere liderazgos fuertes, se reflexiona en el Grupo Socialista

El reglamento que regirá las primarias será aprobado por el comité federal, el máximo órgano entre congresos, el próximo 18 de enero y hay amplio consenso en que incorpore solo una primera vuelta con carácter general. En esta misma reunión se formalizará la fecha de las primarias tanto para la elección del candidato a las legislativas como a las elecciones autonómicas. Hay acuerdo también en que el candidato valenciano sea el primero en ser elegido, una concesión de Rubalcaba a alguien como Ximo Puig que en el congreso celebrado en Sevilla en febrero de 2012 apostó por Carmen Chacón.

Pese a la fijación de las fechas por parte del comité federal, hay también quien opina dentro del PSOE que si las elecciones europeas acaban en un desastre, todo el calendario puede saltar por los aires. Ello significaría que las primarias podrían adelantarse al verano e, incluso, que podrían verse superadas por la convocatoria de un congreso extraordinario que aupara como lideresa del partido a la andaluza Susana Díaz, quedando finiquitada la carrera de Rubalcaba.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba