La dirección del partido culpa de las desdichas de Rubalcaba al empeoramiento de la crisis

La intención de voto del PSOE se desploma hasta el 20% y dispara las alarmas en la cúpula de Ferraz

Si ahora se celebraran elecciones generales, los socialistas obtendrían el 20% de los votos, casi nueve puntos menos que en los comicios de hace un año. La crisis y, sobre todo, el aumento del paro, son las causas determinantes de este descalabro, según el análisis de Ferraz.

Los analistas más finos del Partido Socialista calculan que cerca del 70% de los votantes que tuvo Alfredo Pérez Rubalcaba en las elecciones de 2011 están ahora en el paro. En su opinión, esta es una de las causas principales de la desafección hacia esta formación política, pues buena parte de los ciudadanos siguen culpando a Zapatero y al anterior Gobierno de haber metido a España en un túnel de difícil salida. La foto de situación es explosiva: solo el 20% de los votantes estarían dispuestos a volver a confiar en esta alternativa, mientras que el resto de los antiguos seguidores del PSOE se ha refugiado en su inmensa mayoría en la abstención, según el último sondeo demoscópico que se maneja en la cúpula de Ferraz. En las legislativas celebradas hace ahora un año, los socialistas consiguieron casi siete millones de votos, el 28,7% del electorado, lo que les dio derecho a 110 escaños.

La foto de situación es explosiva: solo el 20% de los votantes estarían dispuestos a volver a confiar en esta alternativa, mientras el resto de los antiguos seguidores del PSOE se ha refugiado en la abstención

En la sede federal del PSOE han saltado todas las alarmas, en parte por el bajo porcentaje de intención de voto que refleja la encuesta, en parte también por los movimientos internos que se han desatado desde el descalabro del partido en Galicia, el País Vasco y Cataluña. Buena parte de ellos buscan mover el sillón a Rubalcaba y esperan para ello la señal de ataque del andaluz José Antonio Griñán, uno de los más firmes convencidos de que el PSOE no comenzará la remontada hasta que no se produzca el relevo en su secretaría general.

La mayoría de las cartas que recibe la dirección del PSOE no son para criticar a Rubalcaba o para ensalzar a la ex ministra Carmen Chacón. En ellas es habitual el caso del militante que ha quedado en el paro y pide trabajo.  Y es que los socialistas han afrontado desde las elecciones locales de 2011 un gigantesco ERE que ha expulsado a miles de ex altos cargos y de militantes de a pie de ministerios, ayuntamientos, comunidades autónomas, diputaciones, fundaciones y empresas públicas.

La travesía del desierto ha corrido paralela al agravamiento de la crisis y a un trasvase de voto hacia otras formaciones políticas que, de momento, tiene parada y fonda en la abstención. Esta es la razón por la que, según fuentes socialistas, la caída electoral del PP no se traduce de momento en una ganancia para el PSOE de la misma magnitud, ya que el grueso de los ciudadanos le sigue responsabilizando de casi todos los males conocidos  por conocer. Casi todas las caras visibles en el Partido Socialista tuvieron que ver con el pasado, esto es una evidencia, por lo que la ejecutiva que rodea a Rubalcaba sigue sin centrar solo sobre él el problema.

Casi todas las caras visibles en el Partido Socialista tienen que ver con el pasado, por lo que la ejecutiva socialista no centra el problema solo en Rubalcaba

El equipo del actual secretario general confía en llegar vivo a las elecciones europeas de junio de 2014, el primer gran termómetro para el Gobierno de Mariano Rajoy. Hay, pues, año y medio sin convocatoria electoral a la vista, tiempo que Rubalcaba quiere aprovechar para asentar su liderazgo y sus enemigos para convocar las primarias y elegir nuevo candidato.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba