Los socialistas crearán cuotas 'low cost' de un euro al semestre para intentar retener a sus afiliados más modestos

La hemorragia del PSOE no cesa: pierde 40.000 militantes desde que Rubalcaba tomó el timón y se hunde en intención directa de voto

Los socialistas sangran a borbotones en su interior, con una pérdida de 40.000 militantes desde que Alfredo Pérez Rubalcaba tomó su timón, y también por fuera: el CIS de abril les sitúa en un estadio electoral preocupante que no supera el 14% del voto directo, justo cuando el Gobierno de Mariano Rajoy provoca el mayor rechazo desde que asumió el poder.

Si la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conocida este viernes es inquietante para el Gobierno –casi el 70% de los consultados rechaza su gestión, todos los ministros suspenden y el PP pierde 10 puntos desde las legislativas de 2011– al PSOE le asesta un mazazo que solo puede contribuir a desestabilizar todavía más el débil liderazgo de Rubalcaba. Los socialistas descienden hasta el 13,7% en intención directa de voto mientras que su forma de hacer oposición repele a más del 70% de los consultados. A pesar de que el gabinete de Mariano Rajoy pasa por sus peores momentos – más del 90% de la población ve la situación económica mal o muy mal–, los populares siguen siendo los preferidos por la mayoría de los votantes y sacan seis puntos de ventaja al PSOE (34% frente a 28% en estimación de voto).

La forma en que Rubalcaba gestiona la forma de hacer oposición es rechazada por más del 70% de los ciudadanos consultados por el CIS

La hemorragia electoral que sufren los socialistas aumenta por días, inquieta a los dirigentes territoriales que se examinan en 2015 y se ve acompañada de una sangría interna que, de momento, se ha traducido desde hace 15 meses en la pérdida de 40.000 afiliados, 60.000 si se contabiliza desde el inicio de la crisis económica con José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno.

Lo más alarmante, reconocen fuentes de la ejecutiva federal, no es que haya habido miles de afiliados que hayan causado baja en el partido por considerar demasiado gravosas las cuotas -70 euros en pago semestral-, sino la enorme sangría motivada por la fuga de aquellos militantes que ya no comulgan con la forma de hacer oposición que tiene Rubalcaba desde que se colocó, en febrero del año pasado, al frente de Ferraz.

Aunque son motivos ideológicos, que no económicos, los que más han incidido en esta diáspora de la militancia socialista, de momento los planes de la dirección del partido para fortalecer su base social se centran casi en exclusiva en recuperar a los afiliados que han dado la espalda al PSOE por los problemas que encuentran para hacer frente al pago de las cuotas. En la conferencia política prevista para el otoño se prevé actualizar el censo distinguiendo entre afiliados, militantes y simpatizantes, al tiempo que se aprobarán cuotas low cost. Las superreducidas quedarán en un euro al semestre, una obligación simbólica a la que, según fuentes de Ferraz, ya se han acogido por anticipado más de 5.000 militantes. También va a darse otra posibilidad intermedia que consistirá en el pago de 30 euros cada seis meses.

Desde el inicio de la crisis, los socialistas han perdido cerca de 60.000 militantes, aunque el censo terminará de actualizarse en la conferencia política prevista para otoño

Si los datos que se aportan desde el partido son correctos, en la actualidad el PSOE contaría, después de la desafección sufrida el último año, con 210.000 afiliados y un número indefinido de simpatizantes que algunas fuentes cifran en más de 200.000. Entre estos últimos se ha incluido a antiguos militantes que causaron baja y fueron incorporados, en ocasiones sin saberlo, en este singular listado. En la conferencia de otoño todos estos censos se presentarán actualizados y se aprobará un estatus para cada categoría, asunto no pequeño ya que Ferraz ha asumido el compromiso de que los simpatizantes participen en la elección del próximo cartel electoral mediante un sistema a la francesa.

Para mimar a los afiliados que todavía resisten e intentar frenar la hemorragia provocada por motivos ideológicos, la secretaría de Organización que dirige Oscar López promete en su programa 'Hacer PSOE 2015' mantener un contacto más fluido con ellos, crear un portal del militante en Internet y poner en marcha un servicio de atención que responda a sus quejas. También se busca recuperar una parte de la militancia perdida creando un protocolo de acogida y regulando nuevas formas de participación en las tareas del partido.

Muchos de los afiliados que se han dado de baja han sido incorporados, a veces sin saberlo, en el listado de simpatizantes

Hay federaciones donde las fugas han sido más graves. En el congreso celebrado hace 15 meses en Sevilla, por ejemplo, los socialistas murcianos admitieron que habían perdido dos de cada tres militantes. Cuando después del verano se actualice el censo, admiten fuentes socialistas, “podemos encontrarnos con sorpresas desagradables como la de tener a miles de militantes dados de alta de forma ficticia”.

“Lo importante es que el PSOE se mantiene”, dijo este viernes por la tarde Oscar López con el gesto resignado cuando salió a la palestra en la sede federal de su partido para dar la cara por los resultados del CIS de abril.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba