Nacional

Los barones del PP hacen frente para que también gobierne la lista más votada en sus comunidades

Los presidentes de Galicia, Extremadura, Cantabria, La Rioja y Castilla y León apoyan que la reforma electoral prevista para las alcaldías se haga extensiva a los gobiernos regionales. Quieren alimentar el debate, pese a que habría que revisar los Estatutos de autonomía. Ni el Ejecutivo ni Génova han incluido esta opción entre sus medidas de regeneración democrática.

El presidente del Gobierno con la vicepresidenta y la secretaria general del PP, junto a los presidentes autonómicos de su partido.
El presidente del Gobierno con la vicepresidenta y la secretaria general del PP, junto a los presidentes autonómicos de su partido. PP

Las críticas que ha generado la elección directa de alcaldes que baraja el Gobierno (lo que la oposición ha bautizado ya como 'pucherazo') no han sido obstáculo para que un grupo de barones del PP eleve también esta propuesta al debate autonómico. Los presidentes de Extremadura, Galicia, Cantabria, La Rioja y Castilla y León apoyan abiertamente que la lista más votada sea también la que gobierne en las comunidades, impidiendo así que se constituyan alianzas entre formaciones minoritarias y de nuevo cuño, como Podemos, que combaten el bipartidismo.

De momento, tanto el Gobierno como Génova han incluido la elección directa del alcalde en su paquete de reformas de "regeneración democrática". Sin embargo, no puede decirse lo mismo de una medida similar a nivel autonómico, pese a que ya ha sido planteada por cinco presidentes regionales del PP. Desde Moncloa y la dirección nacional del PP tendrán ahora que posicionarse al respecto, puesto que lo era una idea incipiente ha pasado a convertirse en una apuesta decidida de estos barones. 

Fuentes populares consultadas por este diario ven "difícil" que el Ejecutivo haga extensiva a los presidentes autonómicos la fórmula "el que gana, gobierna" prevista para las alcaldías. Apuntan sobre todo a la complejidad de tal medida, ya que implicaría no sólo una reforma de la legislación electoral por la que se rigen las comunidades, sino que también --y aquí está uno de los principales inconvenientes-- haría necesaria la revisión de los Estatutos de autonomía.

Tanto esto último como la adopción en sí de la propuesta requerirían grandes acuerdos con la oposición, en muchos casos más allá de la mayoría absoluta dado que se necesitarían mayorías cualificadas o reforzadas. También el cronómetro corre en contra, pues las autonómicas de mayo están a la vuelta de la esquina.

Uno de los primeros dirigentes populares que puso esta cuestión sobre mesa, de manera decidida, fue el presidente de Extremadura, José Antonio Monago. Su equipo llevó el pasado febrero la propuesta de que gobierne el más votado a la Comisión de estudio para la reforma electoral del Parlamento extremeño. Y junto a esta iniciativa, también planteó listas abiertas, reducción del número de diputados de 65 a 45 y rebajar del 5% al 3% el porcentaje de votos para conseguir un escaño.

Precisamente, ayer, Monago volvió a insistir en ello en su discurso institucional con motivo del Día de Extremadura. "No sólo estoy de acuerdo con que el alcalde sea el más votado, deberían serlo del mismo modo los presidentes autonómicos", recalcó el presidente extremeño, que gobierna en minoría por la abstención de IU.

"No sólo estoy de acuerdo con que el alcalde sea el más votado, deberían serlo del mismo modo los presidentes autonómicos", recalcó ayer Monago

Por su parte, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, uno de los barones del PP con mayor proyección, también defendió en el último Campus Faes, celebrado en Guadarrama el pasado julio, que ostente el poder aquella formación que obtenga el mayor número de votos en las urnas. Preguntado entonces sobre si cabría ir más allá de dar una prima de mayoría al más votado en las municipales, esto es, que gobierne también quien logre la mayoría simple en las elecciones autonómicas, Núñez Feijóo manifestó que "cabría". No obstante, precisó que primero debe afrontarse la elección directa de los alcaldes."Cuestión distinta es que por algo hay que empezar", apuntó.

En la Comunidad Valenciana, su presidente, Alberto Fabra, también está a favor de que sea la fuerza más votada la que gobierne en las comunidades para dar confianza a los ciudadanos. En el mismo Campus Faes, Fabra ofreció una posición clara: "Yo creo que en estos momentos lo que se precisa en España, en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos, es estabilidad política".

Así, el líder del Ejecutivo valenciano comentó que existen "muchos ejemplos" de que la suma de partidos, "con tal de que no gobierne el mayoritario", va "en detrimento de esa estabilidad y ese marco o ese escenario adecuado para que las comunidades o los ayuntamientos puedan salir adelante".

Desde esta región, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, insistió la pasada semana en que "habría que pensar" la conveniencia de extender la elección directa a los presidentes autonómicos "a la vista de lo sucedido en Andalucía", en alusión al bipartito PSOE-IU. Tanto este Ejecutivo andaluz como el canario, conformado por Coalición Canaria y PSOE, habrían pasado a manos del PP en las últimas autonómicas con la reforma que se propone.

Barberá, que ya tiene la negativa de la oposición, arremetió contra la "amalgama de oportunismo" de los partidos de izquierda que "lo único que persiguen es desalojar el PP sin importarles nada el servicio a los valencianos". "Son totalitarios disfrazados de progresía regeneracionista y de eso nada", zanjó.

Un cambio en las reglas más pronto que tarde

De igual modo, el presidente cántabro, Ignacio Diego, ha considerado "un avance democrático" que la reforma electoral incluya también a las comunidades autónomas. Algo compartido por su homólogo de La Rioja, Pedro Sanz, quien ha subrayado que, "a corto, medio o largo plazo", la elección directa "tendrá que llegar a todas las administraciones porque es lógico y natural".

Desde la Junta de Castilla y León, presidida por Juan Vicente Herrera, la propuesta es vista con buenos ojos y se apela a un consenso amplio que evite "vaivenes" en la ley electoral cada cuatro años."Los problemas democráticos se resuelven con más democracia", sostiene el equipo de Herrera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba